Anuncios

22 de diciembre de 2010

JARDINES QUE ME GUSTAN: EL JARDIN DE LA CARIDAD


Hace algún tiempo tuve que realizar el inventario de un parque de Sevilla a mi elección. Elegí el Jardín de la Caridad, un pequeño jardín que está situado junto al Teatro de la Maestranza.

Su historia comienza a finales del siglo XIX, cuando el Hermano Mayor de la Hermandad de la Caridad, solicitó la cesión de estos terrenos al Cabildo hispalense para que pudieran ser transformados en un jardín que quedara situado junto al hospital que lleva su mismo nombre.


Tras su inauguración en Septiembre de 1902, el Jardín de la Caridad quedó incorporado al paisaje de la ribera del rio Guadalquivir, muy próximo a la Torre del Oro. Con el paso de los años se integró en la imagen que conforma esta zona ribereña, creando una estampa única e inconfundible, más si cabe, con la construcción del vecino Teatro de la Maestranza con motivo de la Exposición Universal de 1992.

No obstante, el Jardín de la Caridad, pasó de jardín histórico a jardín abandonado. Como ocurre tantas veces por desgracia, no se apuesta por dar valor a nuestro patrimonio y sufrió el abandono por parte de la Administración, quedando cerrado y degradado.

Pero este singular jardín histórico y pequeñito, pudo escapar de este estado de dejadez (esta vez sí intervino la Administración), y una vez que acabaron las tareas de limpieza y restauración, quedo abierto al público nuevamente en septiembre de 2004, recuperándose para uso y disfrute de la ciudad y sus visitantes.

El Jardín de la Caridad un espacio que evoluciona, se desarrolla y cambia.

A los jardines, al estar compuestos de elementos vivos, les ocurre como las plantas, que evolucionan, se desarrollan y cambian. Así pues la descripción del Jardín de la Caridad ha ido variado desde su inauguración hasta la actualidad. 

Los 2.800 m2 que ocupa su superficie están rodeados por una verja de fundición sobre zócalo de ladrillo que le proporciona un cierto carácter romántico al jardín.

Posee sinuosos paseos de albero que se adentran en parterres ajardinados, delimitados estos por setos de Euonymus, y en cuyo interior hay praderas cespitosas, arbustos, arboles y palmáceas de diferentes tipos.


El jardín longitudinalmente se encuentra divido por un pequeño mirador, construido de ladrillo de mampostería imitación viejo, y es de reciente construcción (se construyó en la entrada del garaje del subsuelo del Teatro de la Maestranza). Este mirador es de forma rectangular, posee pavimento de granito y jardineras en las que hay plantado Rosal floribunda.       


Las especies que podemos encontrar son las más comunes en parques y jardines del Sur de la península. Las podemos dividir en palmáceas, arbóreas y arbustivas. Entre las palmáceas encontramos Phoenix Dactylifera, P. Canariensis, Cyca Revoluta y Chamaerops Excelsa.

Entre las árboreas destacamos Jacanrada Mimosifolia, Magnolia Grandiflora, Ciratonia Siliqua, Citrus Aurantium, Grevillea Robusta, Ligustrum Japonicum y Prunus Cerasifera Pisardii. También encontramos algunas coníferas como Cupresessus Sempervirens “Stricta” y C. Arizónica.

Entre las arbustivas destacamos, además del Euonymus Japonica  antes mencionado para el seto, arbustos como Hibiscus Rosasinensis  y Thuya Pyramidalis. Por último entre las trepadoras encontramos Hedera Helix, Bouganvillea spp., Jasminum Officinalis y Wisteria Senensis.

Estatuas con vida e historia propia

Para acabar quisiera comentar la historia de la estatua de Miguel de Mañara ubicada en el jardín. Curiosa tanto por la historia del caballero que representa, como por la de Antonio Susillo que fue el escultor que la realizó.

Por un lado Miguel de Mañara y Vicentelo de Leca fue un caballero que tuvo una vida alocada y libertina, y se cuenta, que un día que volvía a su casa tras una noche de juerga tuvo una visión de su propia muerte. Esto le hizo recapacitar y cambio su forma de vida, dedicándose desde entonces a los más necesitados.

Fundó el Hospital de la Caridad que se encuentra al lado del Jardín, así como la hermandad de la Caridad de la que fue Hermano Mayor. Al parecer el escritor Zorrilla se inspiró en su vida para escribir el popular “Don Juan Tenorio”.

Por otro lado Antonio Susillo se encargó de realizar la estatua del caballero que se colocaría en el Jardín para su inauguración y que se convertiría en su obra póstuma. El escultor no pudo soportar la vanidad y el desamor de su segunda esposa por lo que se quitó la vida el 22 de Diciembre de 1986, tras lo cual la estatua se fundió en bronce y se inauguró cinco años después junto al jardín.  
¿Te gusta El Jardín de la Caridad? Participa y deja un comentario al final del post.


 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario