Anuncios

1 de mayo de 2012

PLANIFICACIÓN Y DISEÑO DE JARDINERÍA: INSPIRACION EN EL PAISAJE

En el diseño y construcción de jardines, la primera fuente de inspiración debe ser el paisaje, que es el origen primordial de sus materiales. En el mundo actual es complicado encontrar un paisaje natural y que no haya sido modificado por el hombre. Pero existen paisajes “culturizados” que aun conservan un cierto carácter primitivo, paisajes que han sido alterados por razones más básicas y productivas que la decoración o la comodidad. Como las dehesas que se extienden en la península ibérica, que constituyen un ecosistema de origen mediterráneo formado por especies arbóreas -principalmente Encinas y Alcornoques, pero también Pinos y Hayas-, y donde a través del inicial clareo de un bosque denso y posterior control de la vegetación leñosa, se consigue la estabilización del pastizal y su aprovechamiento económico.

En el ejemplo de diseño adjunto he tomado la idea de la dehesa como fuente de inspiración y lo voy a integrar en una vivienda de tipo moderno utilizando formas geométricas en su distribución.

Pulsar para ver ampliado

Para comenzar, en el cerramiento de la propiedad propongo construir un muro de piedra (nº 1) imitando los muretes que encontramos en las dehesas y que sirven para contener al ganado. Sobre este muro no vamos a colocar ningún tipo de vegetación porque considero que es un elemento más del jardín, que no requiere de vegetación adicional para señalar su presencia, y que con el tiempo el musgo que crecerá sobre el mismo le conferirá un aspecto naturalizado.

En la entrada de la vivienda vamos a colocar una alineación doble de Arbutus unedo de tamaño ejemplar (Madroño nº2), en una superficie rectangular delimitada por un borde de ladrillo imitación viejo (nº 3), y que contiene una cobertura de canto rodado de rio (nº4). Seguidamente, sobre dos formas rectangulares que se funden, proyectamos una alineación de Quercus ilex (Encina nº 5), que plantaremos en el rectángulo pequeño y bajo el cual extenderemos canto rodado de rio (nº4). En el rectángulo contiguo y más grande plantaremos una masa arbustiva de Lavandula angustifolia (Lavanda nº 6), y delimitaremos ambos rectángulos con una hilera de ladrillo de imitación viejo (nº 3). Este conjunto lo repetiremos cinco veces a una distancia de diez metros hasta llegar al muro trasero del jardín. En este muro trasero plantaremos una pantalla formada por Populus alba “bolleana” (Álamo blanco piramidal nº 7), como se observa en el plano adjunto.

Finalmente, en el centro de la piscina, he proyectado una isla rectangular delimitada por una fila de ladrillo imitación viejo (nº 3), y entre los cantos rodados de rio (nº4), plantaremos una masa arbustiva de Typha latifolia (Eneas nº 8). Esta formación se repite en la esquina de la piscina para darle continuidad hasta llegar a la parte trasera de la vivienda.

En toda la superficie del diseño sembraremos una pradera de césped (nº 9), de esta manera evocaremos los pastizales característicos de la dehesa.

Las claves de este diseño son:

1º Utilizar el paisaje como fuente de inspiración. En este caso la dehesa.

2º Integrar el muro de cerramiento dentro del diseño del jardín y darle su propia importancia dentro del conjunto.

3º Hemos utilizado formas rectangulares para fundir una vivienda con un diseño moderno y un paisaje primitivo como es la dehesa.
 Y hemos colocado una isla en la piscina imitando los elementos que podemos encontrar en un arroyo.


¿Te ha gustado este diseño? Participa dejando tu comentario al final de este post.