Anuncios

1 de agosto de 2012

LA IMPORTANCIA DEL SISTEMA DE RIEGO II

Difusor regando una pradera

En la entrada LA IMPORTANCIA DEL SISTEMA DE RIEGO hablábamos de la necesidad de instalar una red de tuberías hidráulicas que nos aportaran en el suelo el agua necesaria para el desarrollo de las plantas de nuestro jardín.
También hablábamos de la instalación de un sistema de riego localizado para zonas arbustivas y alcorques con árboles de alineación, y de la instalación de un sistema de riego con aspersores o difusores para zonas verdes con praderas.
Después nos centramos en definir los programadores del sistema hidráulico, las llaves de paso, filtros, tuberías con sus distintas formas de conexión, finalizando con el emisor característico de un sistema de riego localizado, el gotero.
Pero en esta ocasión nos vamos a centrar en el sistema de riego que necesitamos para el riego de superficies de una pradera, así mismo, de los emisores habituales más utilizados, aspersores y difusores.


Aspersores y difusores

Los sistemas de riego por aspersores se basan en la aplicación del agua en forma de lluvia sobre la superficie a regar, caracterizándose por su movimiento giratorio, que aplican sobre una superficie circular.
Los difusores utilizan el mismo concepto de aplicar el agua en forma de lluvia pero carecen de elementos móviles para girar.
Ambos pueden regular la boquilla de salida de agua teniendo un arco de riego de entre 30º a 360º, permitiendo adaptar la superficie de riego en áreas circulares o áreas curvas en función de las necesidades de diseño del jardín.
Los sistemas de riego por aspersión y difusión son muy utilizados para el riego de praderas y tapizantes, así mismo, es utilizado en instalaciones deportivas como campos de fútbol, golf, tenis, etc.  

Ventajas e inconveniente del riego por aspersión y difusión

La principal ventaja que encontramos en estos sistemas de riego es que nos permite regar terrenos con desniveles y poco uniformes.
Otras ventajas que nos proporciona el riego por aspersión y difusión son: uso en gran variedad de suelos con distintos tipos de textura, incluso la arenosa; también permite luchar contra las heladas o la aplicación de fertilizantes en el agua de riego.
El viento es el principal inconveniente de un sistema de riego por aspersión, pues dificulta el reparto uniforme del agua, así mismo, la forma de aportar el agua puede tener efectos negativos sobre algunas plantas ornamentales, ya que la humedad aumenta el riesgo de desarrollo de enfermedades.

Microaspersión y Microdifusión    

Para finalizar una variante de este sistema de riego, poco utilizado en jardinería, es la microaspersión y la microdifusión. En este caso los microemisores, distribuyen el agua en forma de lluvia hacia la zona del suelo ocupada por las raíces, consiguiendo, de esta forma, una uniformidad de riego equivalente a la del riego localizado. Este sistema reduce en gran medida la perdida de uniformidad en el riego causado por la acción del viento.

 

También puedes leer:

Participa dejando tu opinión en el apartado “comentarios”




1 comentario:

  1. El riego en las plantas, algo relativo, plantas que te aconsejan que deben estar siempre húmedas, sin encharcarlas, lo haces tal cual, metes un dedo en la tierra, la notas muy seca, a rocías tan sólo al llegar la mañana te encuentras la planta, caída, en su mayoría e me han muerto, hasta que he decidido regarlas cuando las vea muy pochas. Cuanto más las mimas, te salen esquivas

    ResponderEliminar