Anuncios

19 de marzo de 2013

UN JARDIN MEDIEVAL EN LA VEGA DEL GUADALQUIVIR


Una visita que tenía pendiente de realizar, el Jardín Medieval del Convento de Santa Clara. Aunque se trata de un jardín del siglo XVII, la recreación posterior está inspirada en el jardín medieval. Cipreses, aromáticas, emparrados, patios con peristilos,…todo perfectamente integrado con la muralla almohade del casco antiguo de la localidad cordobesa de Palma del Rio. ¿Te apetece conocerlo?
Jardín Antiguo Huerto del Convento de Santa Clara 

Dos historias. Un mismo lugar.

Creo que el correcto análisis de este jardín debe hacerse desde dos miradas distintas en la historia, por un lado, el jardín en su contexto histórico real como parte de un convento de clausura, y por otro lado como es en la actualidad, la recreación de un jardín medieval realizado por Consuelo Martínez, José Antonio Rolo y Enrique Rodríguez a instancia del Ayuntamiento de Palma del Rio para albergar un museo municipal. 

A pesar de esta doble mirada histórica, en lo que respecta a la construcción de la edificación, y aunque hace años que las monjas del Convento de Santa Clara ya no rezan sus oraciones en este lugar de la vega del Guadalquivir, no se  percibe el olor de los sabrosos dulces que vendían en el torno y tampoco se conserva el huerto-jardín que servía para obtener el sustento necesario para la vida de clausura, si que podemos decir que la estructura esencial del enclave aún perdura.

Como convento que es, el conjunto arquitectónico cuenta con iglesia, cementerio, campana, campanil, dormitorio, refectorio, cocina, huerto y otras estancias. Un conjunto que se encuentra conectado y articulado por una serie de patios, que tras la recreación posterior dieron lugar a los jardines medievales que están expuestos al público hoy en día.

El huerto, un jardín para un convento.

El primer jardín que encontramos es el patio del Claustro, de estilo  mudéjar y con peristilo romano. Las hermosas columnas salomónicas del peristilo se atribuyen a Hernán Ruiz, y se encuentran delimitando un especio rectangular, que da forma a un jardín distribuido en crucero.

En el centro del patio, una fuente con forma de estrella andalusí y revestida de azulejo preside la escena. Los cuatro parterres que deja establecidos la distribución en crucero presentan cada uno en el centro un naranjo, y a los pies de estos, una tupida masa vegetal de mirto que se eleva desde un alcorque circular.  

Patio jardín del Claustro del Convento de Santa Clara
Inicialmente, cuando las monjas vivían en el convento, el patio del Claustro debía de estar compuesto principalmente por macetas con plantas típicas de un patio de estilo Andaluz, asimismo, el suelo de los parterres era de tierra, en la actualidad, y tras la recreación, el pavimento esta realizado en ladrillo y se distribuye en forma de espiga.

El siguiente patio que encontramos es el Patio del Laurel, un patio que por encontrarse junto a la antigua cocina del convento, sí que es posible que originariamente estuviera sembrado con especies destinadas a la alimentación. Por eso con la recreación se ha querido mantener esta idea y se ha creado un conjunto formado por una mesa vegetal y macetas de barro cocido donde el laurel es el  protagonista. Completa este espacio el pavimento de empedrado cordobés blanco y los frescos de la pared que se conservan desde la época de la vida religiosa del lugar.
Jardín Patio del Laurel
Especialmente acogedor me parece el Patio del Compás. Un patio con intensa influencia mudéjar, y que cuenta con un pozo, un naranjo, jazmines, el típico empedrado cordobés y un callejón con arco. Un espacio que posee la virtud de trasladarte a otra época.

Jardín patio del Compás
El siguiente y último jardín que encontramos es el Antiguo Huerto del Convento, que tras la recreación es un jardín geométrico de borduras de mirto y columnas vegetales de ciprés. Para darle más magia al lugar, una de las paredes del enclave se trata de la muralla almohade de adobe de Palma del Rio.

El agua también tiene su importancia en este lugar, pues aún se conservan las pilas donde las monjas lavaban la ropa. Además, aún se escucha el murmullo continuo del agua procedente del aljibe que se usaba para regar las hortalizas que se cultivan en el huerto y que servían de alimento a las monjas del convento. 
Jardín Antiguo Huerto del Convento de Santa Clara
Como conclusión debo volver a insistir en la idea de que este espacio era un lugar de cultivos, y considero muy importante no separar el concepto de huerto y jardín. Ambos, el jardín, tal y como lo entendemos hoy en día, y el huerto, proporcionaban el mismo placer sensorial a las personas en el siglo XVII.
Por tanto debemos desprendernos de esa percepción que tenemos en la actualidad de que el huerto no es parte del jardín, y como ocurre en el Convento de Santa Clara, ser capaces de ver que los patios, jardines y huertos, tiene el mismo valor. Que se encuentran totalmente integrados, como si de otra habitación se tratase, en el conjunto que forma toda la construcción. Un conjunto articulado donde cada espacio tiene una esencia particular, pero todos poseen la misma importancia.  
Tengo que agradecer a Eleuterio Marchal Calleja, Técnico Coordinador del Departamento de Jardinería del Centro IFAPA de Palma del Río, el haberme acompañado y explicado, de forma magistral, la historia del Convento de Santa Clara.

Patio jardín del Claustro del Convento de Santa Clara

Patio jardín del Claustro del Convento de Santa Clara

Jardín Patio del Laurel

Jardín patio del Compás

Jardín patio del Compás

Jardín Antiguo Huerto del Convento de Santa Clara

Jardín Antiguo Huerto del Convento de Santa Clara

Jardín Antiguo Huerto del Convento de Santa Clara


Puede que también te interese:



¿Te ha gustado el jardín del Convento de Santa Clara? Participa y deja tu comentario al final de este post.

5 comentarios:

  1. gracias por divulgar los jardines , nuestros jardines, los jardines son y serán una expresión del arte echo por y para el ser humano.
    hay que reivindicar el nombre de JARDÍN , antiguamente "HUERTOS DE PLACER"
    EL JARDÍN ES UN SENTIMIENTO, PENSAMIENTO HECHO LUGAR.
    Para mi el mejor jardín de Europa es el patio jardín del Patio de los >Leones de la Alhambra de Granada. Sin plantas, sin elementos vegetales que distorcionen su esencia. Es la representación del paraiso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Eleuterio por tu amabilidad y por enseñarme que el verdadero valor de un jardín se encuentra en su esencia, en lo que trasmite.
      Estoy de acuerdo de que el Patio de los Leones es uno de los mejores jardines de Europa, y el que este exento de elementos vegetales (como ocurre con los jardines zen de piedra), no le resta en hermosura.
      Recibe un cordial saludo amigo.

      Eliminar
  2. Muy bonitos esos patios y la descripción que nos deja ver mas allá de nuestros ojos. Mis hijos fueron a colegios de monjas y la mas chica, que fue a otro, pudo disfrutar de un colegio con hogar de monjas ancianas en donde los patios se llamaban según su uso o algún elemento. El patio del buffet, ya que lindaba con el comedor del colegio, el patio de Jesús, que tenía una galería antigua y mosaicos muy bonitos y la estatua del Sagrado Corazón bien grande, en medio y el patio de las parras que mas que patio era un hermoso jardín. Me has transportado a muchos patios que vi en mi vida, gracias por tan lindo post!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que mi post te haya traído buenos recuerdos. En realidad este lugar, con patios y jardines incluidos, hace tiempo que dejo de ser un convento. Por suerte, con la recreación en jardín medieval, aun conserva esa esencia que lo hace único. Recibe un cordial saludo Patricia.

      Eliminar
  3. Maravillosa visita, me trae recuerdos de los patios de mi colegio de la niñez: Instituto Santa Ana, barrio de Belgano, Buenos Aires. Tan amado, pleno de luz, de verdes, de alegría.

    ResponderEliminar