Anuncios

16 de mayo de 2013

COMO DISTRIBUIR LOS DIFUSORES Y ASPERSORES EN EL JARDIN


Seguro que en alguna ocasión habéis dado un paseo por el parque y os habéis encontrado con el camino totalmente anegado de agua. O también, conduciendo con el coche, habéis observado como el agua de riego de una rotonda había dejado un espeso charco en la carretera. Estas anomalías se deben a una mala distribución de difusores y aspersores en la zona verde, y con una correcta planificación se pueden evitar.

Una mala distribución en la colocación de los emisores de riego, además de producir un gasto innecesario de agua, ya de por sí un bien escaso, puede provocar numerosos problemas en el jardín, como por ejemplo, erosión del suelo, oxidación de elementos metálicos, proliferación de enfermedades fúngicas, etc.

Por eso en el diseño del jardín se hace necesario realizar un proyecto del sistema hidráulico de riego adecuado.

Cuando diseñamos un sistema de riego para nuestro jardín, nuestro objetivo es intentar asemejar la caída del agua de lluvia. Una caída de agua homogénea. Pero la lluvia no es el único factor meteorológico de importancia cuando hablamos de riego. El viento también juega un papel fundamental a la hora de plantear la distribución de emisores de riego sobre el terreno y asegurar una correcta homogenización de la caída del agua al regar.

Las formas de distribuir los emisores de riego, son prácticamente iguales que para el marcode plantación.

Marco cuadrado: En este sistema los emisores se disponen en la intersección de las diagonales de un cuadrado.

La disposición en cuadrado se utiliza de manera general en aquellos casos en los que no existe una elevada presencia de viento en la zona. Esta colocación de los emisores de riego sobre el terreno proporciona una buena cobertura en los bordes del jardín y da lugar a una correcta distribución del agua.

Marco rectangular: En una cuadrícula rectangular, difusores y aspersores se distribuyen en el centro del rectángulo.

La disposición en rectángulo es recomendable en aquellas circunstancias en las que el viento sea un condicionante permanente. Permite una menor superficie de riego, en relación con la distribución en cuadrado, pero produce un incremento de la uniformidad de distribución del agua.

Marco triangular o a tresbolillo: Los emisores de riego se sitúan en la intersección de las diagonales de un rombo o, según se mire, en dos triángulos equiláteros.

El marco triangular se recomienda en zonas de vientos frecuentes. La distribución del agua en esta disposición es el mejor que en el caso de marcos cuadrados.

Pero la distribución de aspersores y difusores no se puede limitar a estos tipos de colocación sobre el terreno. La geometría del jardín también hay que tenerla en cuenta si queremos evitar los problemas comentados anteriormente.

Hoy en día existen en el mercado aspersores y difusores con un ángulo de trabajo fijo de 45º, 90º y 180º, e incluso, con ángulo de trabajo regulable que se adapta a las características del diseño del jardín.

Estos aspersores con ángulo de trabajo regulable se pueden utilizar conjuntamente con la mezcla de los distintos marcos de distribución de aspersores o difusores, de esta forma podemos conseguir marcos de riego adaptados al diseño de un jardín. Por ejemplo si tenemos un camino o sendero con curvas, podemos obtener un marco de riego curvo ayudándonos con el uso de emisores con ángulo de trabajo variable y con la mezcla de marcos rectangulares y triangulares.

Recordad que una incorrecta distribución de los difusores o aspersores en el jardín provoca caminos encharcados, problemas de erosión y de enfermedades, y supone un gasto innecesario de agua, llevándonos a una situación de mala gestión de los recursos hídricos. Sostenibilidad.

Puede que también te interese:



¿Te ha parecido interesante esta información? Participa y deja tu comentario al final de este post.

No hay comentarios:

Publicar un comentario