Anuncios

18 de septiembre de 2013

El movimiento en el jardín

Es casi imperceptible. En la Grecia clásica se creía que los planetas al moverse emitían un sonido al que llamaron la música universal. Pero creían también que con el paso de los años los seres humanos nos habíamos habituado de tal manera a esta música que la obviamos y hemos dejado de escucharla aunque continúe ahí. Imperceptible en muchos casos, el jardín se mueve, solo hay que prestar un poco de atención y sentirlo.

Todos hemos percibido alguna vez el movimiento que hacen las plantas cuando el viento pasa a su través. En este sentido, el movimiento que más me ha llamado siempre la atención en el jardín lo produce el viento al pasar por las ramas de un grupo de álamos o chopos (Populus alba), que emiten un característico sonido al entrechocar sus hojas.

Este sonido, que provoca el viento al mecer ramas y tallos, son detalles que no podemos obviar al diseñar un jardín pues forman parte de la esencia del mismo y como ya he escrito anteriormente en este blog, el jardín puede llegar a ser una emoción, un sentimiento que se percibe a través de los sentidos.

Los álamos son arboles que naturalmente crecen en la riveras de los ríos formando pantallas vegetales, por eso en el jardín también tienen este uso, el de pantalla vegetal aunque se pueden plantar de forma aislada para darle este sonido, este movimiento especial al jardín. Existe, además, un variedad concreta de álamo (Populus tremula) que es característico por el sonido que hace al vibrar sus hojas. De ahí recibe el nombre de tremula, porque tiembla.

En el rio donde crecen los álamos podemos encontrar más movimientos del jardín. Concretamente el agua, uno de los elementos fundamentales del jardín de los sentidos hispano - árabe, no está nunca quieta.     

El agua se mueve en fuentes, en ríos o en lagos. Incluso el agua en los estanques, que como su propio nombre indica ha de estar en calma, presenta gran cantidad de movimientos. Una hoja que cae, un insecto que se posa, un renacuajo que salta de la hoja de un nenúfar, hacen que se formen ondas en su superficie.

El movimiento del agua en el jardín tiene varios efectos en el ecosistema del jardín. Como por ejemplo el sonido que realiza al discurrir o el frescor que produce, que es mucho mayor cuando el agua está en movimiento. El agua también atrae insectos, aves u otros animales del jardín, los cuales también contribuyen al movimiento. Después de todo el agua es fuente de vida en el jardín y fuente de emociones. El suave discurrir de un riachuelo o el agua brotando suavemente de una fuente produce un estado de tranquilidad y relax en el ánimo de las personas que se adentran en los sinuosos senderos de un jardín.  

Las plantas también contribuyen al movimiento del jardín, van cambiando, creciendo muy despacito, tan despacio que no lo vemos, como la música universal, pero está ahí, movimiento que siempre debemos tener en cuenta cuando diseñamos un jardín.  Porque un espacio vivo creado a partir de un elemento básico como son las plantas, es cambiante. Cambian sus formas, su color, su olor…Cambios que se producen con la llegada de las estaciones, con el paso de los días y el paisajista debe ser consciente de esos cambios. Ser capaz de predecir en la medida de lo posible como será el jardín en cada época concreta.

Las plantas van creciendo, van tomando forma. La caída de las hojas, la formación de la flor o el fruto, son pequeños movimientos que determinarán finalmente el paisaje que es un jardín. El movimiento implica cambio y el cambio será el que constituya con el tiempo el valor ornamental del jardín.

Pero las plantas no solo se mueven porque crezcan a lo largo de sus ciclos vitales o por la acción del viento. En un mismo día se puede producir el movimiento de las plantas cuando siguen al sol de Este a Oeste.  Un ejemplo de este movimiento diario es el de los Girasoles, que van siguiendo a lo largo del día la estela del astro rey de forma que su flor se mueve de Este a Oeste, del amanecer al ocaso. 

Como ocurre con el movimiento de los astros en el cielo y la música universal, parece que hemos olvidado que el jardín cambia, se mueve. Un fenómeno casi imperceptible protagonizado por plantas que crecen, el viento entre las ramas de los álamos, juguetones insectos que se afanan en su quehacer diario o el discurrir de un riachuelo. Un fenómeno casi imperceptible que constituye el jardín en movimiento.              

También te puede interesar:          



¿Qué más movimientos has visto tu que se producen en el jardín? Participa y deja tu comentario al final de este post.

4 comentarios:

  1. Me ha encantado esta reflexión. Ya que nos invitas, yo aporto un movimiento de mi jardín que me ha sorprendido. He plantado varios macizos de flores orientados al este. El jardín se veía precioso con matas de crisantemos, gazanias, digitales y una de gato sobre las piedras. Mi sorpresa ha sido que todas las plantas se han ido desarrollando hacia el sur. Mis flores han decidido que todas ellas mirarían hacia el sol que les gusta y les calienta. Ahora, cuando quiero hacer una foto de mi jardín en flor tengo que hacerla desde el sur para que todas me miren a la cara. Ellas ha decidido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde que germinan las plantas van buscando el sol, así que imagino que de alguna manera a lo largo de su ciclo vital siguen buscando el sol. En este blog existe una sección llamada Digital Photo donde publico imágenes de jardines, insectos, paisajes, naturaleza, etc. Estas invitado a participar con las fotos de tu jardín que seguro que es muy hermoso. Muchas gracias por tu comentario y vuelve cuando quieras. Un saludo!

      Eliminar
  2. Una maravilla este artículo, como nos tienes acostumbrados!
    Si hasta se siente esa brisa casi imperceptible junto al armonioso vaivén al que haces referencia. Independientemente de la estación del año y si esa brisa es fresca, tibia ó terriblemente cálida, es como una caricia en el alma.
    Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El jardín en casa, veo que no estas carente de poesía y sensibilidad para percibir los detalles minúsculos que conforman la esencia de un jardín. Muchas gracias por dejar tu comentario. Te invito a seguir participando en este blog. Un saludo.

      Eliminar