Anuncios

7 de octubre de 2013

Cómo prevenir las enfermedades producidas por hongos


Llevo un par de semanas en mi cuanta de Twitter dando algunos consejos para prevenir las enfermedades criptogámicas (enfermedades producidas por hongos), pero en Twitter, al estar limitado un tweet a 140 caracteres, no me permite extenderme todo lo necesario para abordar con profundidad esta cuestión. Así que he decido escribir un post en el blog describiendo las acciones preventivas necesarias para evitar la propagación de las enfermedades producidas por hongos en las plantas, así como, un listado de aquellas que son propias de aparecer en otoño.

Oidio sobre la hoja del evónimo (Euonymus japonicus)

Para empezar habría que decir que a finales de septiembre, cuando ya empezamos a adentrarnos en el otoño, es una época propicia para que aparezcan los hongos patógenos que afectan al desarrollo vital de las platas. Las precipitaciones, que aumentan la humedad ambiente, y el descenso de temperaturas son favorables para que se produzca esta aparición de hongos dañinos para las plantas.

Cuando las condiciones climatológicas son las más adecuadas para estos agentes patógenos, se propagan rápidamente de una parte afectada de la planta a otra, y de una planta enferma a la siguiente.

Par evitar que los hongos se propaguen entre distintas zonas del jardín, lo primero que hay que hacer es podar la zona afectada. Una vez que se ha producido la poda de la rama o planta infestada hay que tener muy presente en realizar una correcta higiene de ropa, calzado y herramientas utilizadas, pues las esporas de los hongos se quedan latentes en estos lugares esperando su oportunidad y atacar a otra planta en la próxima utilización.

También es frecuente que a comienzos del otoño se produzcan podas necesarias para el mantenimiento del jardín. Podas rutinarias de setos, que aunque parezca que las plantas no estén afectadas por ninguna enfermedad criptogámica, pueden contener esporas de hongos que nuevamente pueden acabar en ropa, calzado y herramientas utilizadas.

Por eso en estos casos también es necesario realizar el lavado de estos elementos de trabajo que eviten la propagación de la enfermedad y, por consiguiente, el uso de productos químicos fungicidas. Lo ideal es realizar esta limpieza con agua limpia y un jabón fosfatado que elimine completamente las esporas de los hongos.

Otras medidas preventivas adecuadas para evitar la propagación de enfermedades son:

-elegir variedades adecuadas al medio, como ya he comentado anteriormente en este blog sobre el uso de utilizar plantas autóctonas y adaptadas al medio en el que viven

-desinfectar semillas, bulbos, tubérculos y esquejes que podamos utilizar para ampliar la cantidad de especies vegetales que conforman el jardín, tanto para plantar o sembrar de forma inmediata como para su conservación 

-si en el jardín ha habido enfermedades, quemar las hojas y ramas afectadas por la enfermedad manteniendo la debida precaución al realizar este tipo de acciones

-usar compost y abono bien fermentado para no dar lugar a que contengan esporas latentes en su composición que propicien la aparición de las enfermedades criptogámicas

-evitar producir daños a las plantas durante las labores de mantenimiento que provoquen heridas en arbustos y árboles  

-tener en perfecto estado de mantenimiento el jardín, con luz, espacio y nutrientes para que tengamos plantas sanas y fuertes.

Enfermedades criptogámicas a tener en cuenta en el jardín

Los hongos hasta no hace mucho tiempo estaban incluidos en el reino vegetal. Su salida de este reino se debe a que los hongos son carentes de clorofila y para su desarrollo no realizan la fotosíntesis, por lo que no pueden crear sustancias hidrocarbonadas, así que las toman de otros organismos vivos o bien de materia orgánica en descomposición. Por todas estas circunstancias los hongos forman ahora su propio reino, el reino mycota.

Los hongos están formados morfológicamente por una agrupación de filamentos microscópicos llamados hifas, que a su vez forman el micelio que es el aparato vegetativo de este organismo. La reproducción puede ser sexual o asexual, utilizando los hongos esporas para ambos tipos de reproducción.

La enfermedad comienza con la llegada de una espora a la planta, la cual germina y desarrolla su micelio, el cual se adentra en el interior de la planta. La penetración de las esporas puede ser a través de una vía natural como pueden ser los estomas o a través de una herida producida por poda, granizo, etc.

Los daños producidos por hongos se suelen manifestar en las especies vegetales en forma de manchas, postulas y necrosis de diverso color sobre la superficie de tallos, hojas y raíces.

Oidio: Se conoce también como ceniza o cenicilla. Se manifiesta en forma de moho blanco, como harina o polvo de tiza, llega a cubrir toda la planta, tanto por el haz como por el envés. Los daños que producen son deformaciones en hojas y brotes. Las flores no se abren.

Roya: Hay tres tipos de royas que afectan a las plantas: roya blanca, roya amarilla y roya negra. Reciben este nombre en función a unas pústulas de color blanca, amarilla o negra que corresponden con cada uno de los tres tipos de royas que existen. En plantas ornamentales la roya más común es la roya amarilla que a mí personalmente me parece más un color dorado o pardo marrón. Supongo que es cuestión de la percepción de cada uno. El daño de que produce es que altera la vitalidad de la planta. 

Phytophtora o gomosis: Se manifiesta con lesiones en la corteza y madera de la parte baja del tronco. Se inicia la patología con una coloración parda hasta que finalmente la corteza se agrieta y se seca. También podemos detectarla porque la madera exuda una goma. Los daños que produce son perdida de vitalidad en la planta, perdida de la masa foliar y la citada exudación gomosa.

Gomosis en la corteza del plátano de sombra (Platanus hispanica)
Negrilla o tizne: También se le llama fumagina. Se manifiesta como un polvillo negro que puede llegar a cubrir gran parte de la superficie de la planta. Suele parecer tras la acción de pulgones, cochinilla y mosca blanca, insectos que al atacar a las plantas segregan una sustancia azucarada denominada melaza de la que se alimenta este hongo patógeno. Esta enfermedad actúa impidiendo el normal funcionamiento vegetativo de la planta con la consiguiente pérdida de vigor.

Negrilla en la hoja del pacifico (Hibiscus rosa-sinensis)
Brotitis: Se manifiesta en forma de un polvillo gris cuando la planta ha estado sometida a condiciones de humedad elevada. Se le conoce comúnmente con el nombre de moho gris. Los daños se producen sobre hojas y frutos, los cuales por la acción de la enfermedad se deforman en las zonas infestadas por la mancha gris. 

No quiero despedirme sin recordar que en un jardín bien cuidado y abonado, donde las plantas crecen fuertes y sanas, a estas enfermedades les resultará más complicado encontrar su oportunidad para atacar, crecer y desarrollarse. El uso de medidas preventivas, como el lavado de herramientas, calzados y ropa de poda, que eviten la aparición de hongos perniciosos para la salud de las plantas hará que disminuya las operaciones de mantenimiento en el jardín y el uso de productos químicos fungicidas, lo que al final también se manifestará en forma de ahorro económico en el cuidado del jardín.

Puede que también te interese:



¿Te ha parecido interesante esta información? ¿Qué otras enfermedades producidas por hongos te parecen importantes? Participa y deja tu comentario al final de este post.

2 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho tu blog. Una pregunta como conseguiste eliminar el blogspot y poner en la dirección directamente tu nombre?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pablo, me alegro mucho que te haya gustado mi blog. Eliminé el “blogspot” comprando el dominio del mismo y ahora publico el blog a través de Google Apps. Es un poco largo hacerlo, pero no es complicado ni requiere grandes conocimientos técnicos.
      Tienes que ir al escritorio de blogger, “configuración”, “lo básico” y por último “publicación”. Aquí en publicación buscar “dominio personalizado”, escribir el nombre del dominio que deseas y comprobar la disponibilidad. A partir de aquí te enviará a otra página de Google Apps, y deberás de rellenar la información para realizar la compra del dominio, aceptando las condiciones de la página a la que compras el dominio (en mi caso GoDaddy.com). Después pasas a Google Checkout y compras el dominio. Yo tengo entre las opciones “renovar mi registro cada año periódicamente”, para ir renovando mi dominio cada año.
      Cuando compré mi dominio el escritorio de blogger era el antiguo, así que no sé si habrán cambiado mucho los pasos. En cualquier caso Blogger dispone de un centro de ayuda y de un blog que te explica cómo realizar los cambios que deseas para tu blog.
      Espero haberte servido de ayuda. Un saludo.

      Eliminar