Anuncios

17 de noviembre de 2013

Burbujas rojas en un mar de jade

Cuando el pasado mes de octubre estuve en el Real Jardín Botánico de Madrid hubo detalles que me llamaron la atención sobremanera. No se sí fue la expectativa de conocer este singular jardín, o fue la abundante vegetación, o simplemente fue el otoño. El caso es que al ver este majuelo, si usamos su nombre científico, Crataegus monogyna -término más apropiado ya que estamos en un lugar dedicado a la investigación y divulgación botánica-, me pareció que sus bayas de color rojo fueran como burbujas rojas que flotaran en un mar de verde jade.
Majuelo, Espino Albar (Crataegus monogyna)


Como se puede comprobar en la fotografía, el majuelo fructifica durante el otoño, algo que supone un recurso en forma de alimento para las aves del jardín. En el medio natural esta relación entre las aves y el majuelo es muy importante porque, por un lado los pájaros se alimentan del fruto del majuelo en una época en que escasean los alimentos y, por otro lado, el majuelo consigue alcanzar y desarrollarse en nuevos bosques gracias a la distribución que les proporcionan los pájaros. 
  
Pero tal vez nosotros no deseamos perder las bayas de color rojo de este arbusto en el jardín. Queramos dar color a la masa vegetal durante la época de más frío del año y, además, que los pájaros que habitan el jardín contribuyan a fortalecer el ecosistema del mismo. En este caso, una solución puede ser colocar un acopio con granos para que se alimenten las aves y dejen a las plantas con abundantes frutos durante el invierno.

Ya escribí sobre el majuelo en un post titulado Descubre que arbustos poner color en invierno, y en el mismo comenté que es un arbusto o arbolito resistente al frío y muy útil para formar barreras muy tupidas, así mismo, que destaca por sus frutos de color rojo oscuro con forma de tonel fácilmente reconocibles porque conservan restos de cáliz.

Pero el aporte de color del majuelo al jardín no termina con sus frutos rojos. Sus flores de color blanco alegran el jardín desde mayo hasta junio y la fragancia que desprenden supone el despertar de los sentidos de todos aquellos que desean adentrarse en un jardín propicio a las emociones. 

Desde el punto de vista del diseño de paisaje y por todas estas características, vemos que el majuelo posee un enorme valor ornamental, ya que puede llegar a ser un elemento a integrar e integrador tanto en parques públicos como en jardines privados. Virtudes que favorecen su plantación en estos espacios verdes de forma aislada formando un árbol de mediana estatura o en grupos, formando pantallas vegetales que delimiten zonas del jardín que favorezcan el diseño de espacios articulados, conectados y dotados de vida.

También es un arbusto apto para cubrir taludes porque es capaz de sobrevivir bien en estas condiciones ya que se adhiere perfectamente a paredes con pendientes, tal y como podemos comprobar en este ejemplar del Real Jardín Botánico de Madrid.

El majuelo se distribuye ampliamente por Europa, aunque tal vez sea en el Reino Unido donde es más frecuente encontrarlo formando parte de un jardín. En esta tierra se le da al majuelo un lugar especial dentro de historias de leyenda y cuentos para niños pues, según las creencias celtas, el majuelo constituía el portal hacia otro mundo habitado por elfos, hadas, duendes…

…Y a todos nos gustaba que nos contaran cuentos cuando éramos pequeños. Historias donde Pulgarcito, Hansel y Gretel, Blancanieves o Caperucita Roja deambulan perdidos por densos bosques con altos árboles y tupidos arbustos. Quién sabe si entre esta frondosa vegetación existían majuelos como este del Real Jardín Botánico de Madrid, donde los pequeños de ahora, cuando vienen a aprender los secretos de las plantas, se imaginan que se encuentran inmersos en un bosque de cuento y volando con su imaginación ven burbujas rojas surgiendo en un mar de verde jade.
   
Majuelo, Espino Albar (Crataegus monogyna)


Puede que también te interese:

  



¿Cómo te imaginas la vegetación del bosque de tu cuento favorito? Participa y deja tu comentario al final de este post.

No hay comentarios:

Publicar un comentario