Anuncios

16 de diciembre de 2013

El tiempo en el jardín

Se aproxima un nuevo año y el jardín no es ajeno al paso del tiempo. Hace unos meses estuve realizando un interesante curso sobre Restauración de jardines históricos y hubo una reflexión que me llamo poderosamente la atención: el jardín se crea, se proyecta, se diseña, pero es el tiempo el encargado de darle color, forma, volumen…    
Luire Garden de Piet Oudolf en Chicago Fuente: wikipedia

Inspirado por esta reflexión me parece interesarte analizar cómo afecta el transcurrir de días, meses y años en un jardín desde dos puntos de vista, el paso del tiempo anual y el paso del tiempo histórico del jardín. 

El paso del tiempo anual en el jardín

Es quizás la forma más visible de detectar como afecta el paso del tiempo en un jardín, sobre todo por los cambios estacionales. Primavera, verano, otoño e invierno. Las policromías estacionales del jardín son fuente de la propia esencia que ha de transmitir el jardín. Cambios de color y volumen que han de estar muy presentes en la mente del diseñador de paisajes a la hora de afrontar un proyecto de diseño, pues siempre debemos tener en cuenta el aspecto que tendrá el jardín, así como, el desarrollo del mismo a lo largo del año.

Un tipo de jardín donde se observan muy bien estos cambios estacionales son los llamados jardines de siembra de perennes New Wave Perennials (Nueva Ola de Perennes), que en los últimos tiempos se han puesto muy de moda e incluso, es un enfoque en el diseño de jardines que se ha vuelto dominante.

Este estilo de jardinería surge en Alemania durante el último tercio del siglo XX y consiste en lo que el paisajista holandés Piet Ouldof definió como Landscapes in Landscapes (El paisaje en el paisaje), en su libro homónimo. O lo que es lo mismo, consiste en diseñar el paisaje, no como una evocación de la naturaleza, sino creando un autentico paisaje natural.

Para conseguir este efecto natural se intenta recrear las asociaciones de plantas que crecen de forma espontánea en la naturaleza. Al inicio de esta nueva tendencia del diseño de paisajes se sembraban las gramíneas y plantas perennes de forma aleatoria quedando toda la vegetación mezclada para tratar de representar un ecosistema natural armonioso. Se obtuvieron diversos resultados, básicamente, porque al igual que ocurre en un medio natural, al final, hay una especie vegetal que con el tiempo acaba siendo la predominante sobre el paisaje.

Al dominar una especie vegetal sobre las otras de una misma siembra, hace que con el paso del tiempo la policromía estacional también sea dominante por la planta que prevalece, haciendo que tras el paso del tiempo se diluya y pierda fuerza ese contraste en cambio de color, forma y volumen del espacio verde diseñado.

El éxito de Piet Oudolf con este estilo de jardinería, y otro paisajista al que sigo y me gusta mucho, el británico Dean Pearson, es adoptar una estrategia diferente al diseñar el jardín de gramíneas y perennes. Consiste en abandonar la idea de la siembra aleatoria y crear contraste mediante bloques exclusivos e independientes de grupos de plantas. De esta forma las plantas no pueden colonizar el bloque adjunto y mantienen la proporción original de siembra.

Dando espacio a los bloques de plantas, conseguimos que esta proporción se mantenga en las mismas características de color, forma y volumen inicial con el paso de los meses, ya que las perennes anuales y gramíneas podrán prosperar, desarrollarse y competir con las más dominantes. Es más, el efecto visual estético que se alcanza es de mayor valor pues, a la vista humana, se aprecian mucho mejor las características intrínsecas de un grupo homogéneo de plantas, que una masa vegetal de colores y volúmenes discordantes.

El concepto de New Wave ha supuesto una nueva filosofía en el diseño de jardines que involucra una cierta dosis de experimentación artística con respecto al cambio estacional de color de un paisaje, a través, de la revalorización de los componentes vegetales del jardín y en comunión con el medioambiente. Un autentico homenaje a la naturaleza.

Sin embargo, si le tengo que poner un pero a esta nueva corriente de diseño de jardines es al uso único de praderas de perennes y gramíneas como fuente de recreación de la naturaleza. El paisaje natural es muy rico y variado. Un desierto o un bosque constituyen también paisajes naturales que pueden ser inspiradores para el diseño de un jardín y, aunque me parecen fabulosos los jardines creados siguiendo esta nueva ola de perennes, creo que no debemos abusar de estos paisajes como única fuente de inspiración y contar con árboles y arbustos. Especies vegetales que aportan estratificación a un espacio vivo y, por supuesto, una serie de metamorfosis estacionales muy hermosas que enriquecen y dan valor al jardín diseñado a lo largo del año.     

El paso del tiempo histórico en el jardín

Siempre he escrito en este blog que un jardín es un espacio vivo, que se desarrolla y se encuentra en continuo estado de evolución. Aparecen nuevos materiales y nuevas tecnologías que se van aplicando a jardines con cientos de años de historia. Incluso aparecen nuevas modas y estilos de diseño de jardines que hacen desaparecer unas zonas del jardín para ser reemplazadas por otras. Como es el caso de los Alcázares de Córdoba y Sevilla, donde, con el paso de los años, el jardín hispano árabe fue ampliado por un jardín renacentista primero y estos a su vez, fueron ampliados por jardines de estilo barroco después. La huerta fue sustituida por un jardín de estilo inglés…  

…Y así sucesivamente. Los jardines históricos van generando su propia huella histórica, como si de una huella dactilar se tratase, y al igual que la huella de un dedo, un jardín constituye un espacio único, limitado, perecedero, irrepetible, con un desarrollo propio y una historia particular que constituye su propia esencia y, como si de seres humanos hablásemos, su propia personalidad.

No digo que esta evolución sea negativa, sino simplemente que el paso del tiempo es inexorable también para un jardín y al final va generando una serie de singularidades que lo hace característico.

Algunos desaparecen para siempre y quedan convertidos en jardines de leyenda como los jardines de la ciudad de Medina Azahara. Otros caen en el olvido y las plantas crecen, se imponen unas sobre otras, aparecen plantas espontáneas  en el jardín, se pierde su trazado original y cuando se tratan de restaurar ya no existen documentos escritos o gráficos que nos ayuden a imaginar cómo era el jardín al principio. En estos casos, cuando se rescatan estos jardines del olvido, se toman diferentes criterios a la hora de devolver al jardín su esencia original. Tal vez se hacen recreaciones de jardines según la idea que se tiene en ese momento concreto de la historia sobre el mismo. También, simplemente, se toman medidas de adecentamiento o se emplean nuevos materiales de construcción en espacios verdes que dan lugar a un anacronismo.

Un conjunto de medidas que crean la sinergia suficiente para que el jardín evolucione y cree un entorno natural único. Un espacio surcado con sus propios senderos. Caminos que en el transitar nos recuerdan el propio transcurrir del tiempo como si de un ser humano se tratase. La vida desde la infancia a la madurez. Un jardín, un parterre o una alineación de árboles crean paisajes diferentes según nuestra edad. Y según nuestra edad, y su edad, vemos un jardín distinto lleno de matices nuevos que nos evocan nuevos sentimientos y emociones.

Ulises, Perseo, Jasón…las viejas leyendas de la mitología griega me gustan desde mi infancia. Uno de los relatos que más me impresiona de la mitología es cuando Cronos devora a sus propios hijos para evitar ser destronado. Nada permanece ajeno al paso del titán ni siquiera un jardín. El tiempo es creador de jardines, pero al mismo tiempo lo devora creando espacios vivos con una marca característica. Un lugar con una huella genuina e irrepetible que el tiempo da color, forma y volumen.  

Dejo adjunto un video Time lapse. Cerezos en el Jardín Botánico de Broklyn donde se aprecia el paso del tiempo en el jardín.
   

Tal vez también te pueda interesar:




¿Te ha parecido interesante este artículo? Participa y deja tu comentario al final de este post.

2 comentarios: