Anuncios

1 de abril de 2014

LABORES EN EL JARDÍN PARA ABRIL

Puede parecer, por los periodos prolongados se sequía que existen en España, que en primavera siempre brilla el sol, pero es una afirmación incorrecta. De hecho la primavera es (y debe ser) la estación más lluviosa del año, algo que saben muy bien los agricultores pues reciben la lluvia primaveral como oro procedente del cielo para sus cultivos. Lluvia que, además, provoca que aparezcan los primeros rodales de hierbas espontaneas. Hogar de mucha de la fauna de insectos auxiliares que nos pueden ayudar a controlar ciertas plagas del jardín de forma ecológica.

Hierba silvestre hogar de la fauna auxiliar 

Aquellos que siguen este blog y mis perfiles en redes sociales están enterados que el pasado día 28 de marzo estuve en el Jardín Botánico de Córdoba asistiendo a las jornadas sobre utilización sostenible de fitosanitarios en zonas verdes, organizada por la Asociación Española de Parques y Jardines Públicos. Yo no soy muy partidario del empleo de fitosanitarios en zonas verdes urbanas, pero es cierto que ha salido un nuevo real decreto y creo que los que nos dedicamos a la jardinería y paisajismo debemos ser conocedores de toda legislación que nos compete en esta materia.

Tengo que reconocer que la jornada estuvo muy bien. Me gustaron mucho las ponencias de Raúl Nehring Andrade, Carme Lacambra Pifarré y Antonio Bravo Rodríguez. Además, en contra de lo que pueda parecer, cada vez existe más concienciación para hacer un empleo sostenible de fitosanitarios.

En este sentido me llamo mucho la atención la ponencia de Antonio Bravo, pues estuvo dedicada a la protección de la fauna auxiliar que nos ayuda a controlar muchas de las plagas que aparecen tanto en agricultura, huertos urbanos y jardines. Unos insectos depredadores o parasitoides que tienen su hogar en los rodales de hierbas espontaneas y silvestres de los que hablaba al principio.

Insectos beneficiosos cuya población se ha visto mermada a lo largo de los años por el empleo de plaguicidas. Pero no solo los insecticidas han afectado a esta población de insectos. La fauna auxiliar se ha visto mermada por el empleo de herbicidas sobre los rodales de hierbas silvestres que son su hogar y su refugio. Por razones como esta considero que hay que darle su importancia a la hierba espontanea y pensarse bien su eliminación, pues como vemos puede reportarnos también beneficios que debemos tener en cuenta. Como ya escribí en un post, las hierbas espontaneas son hermosas, resistentes y adaptadas al medio. Ahora además podemos añadirle a sus beneficios que forma parte del ecosistema de la fauna auxiliar.

En el blog de Antonio Bravo, llamado precisamente fauna auxiliar, podréis encontrar mucha información sobre los insectos beneficiosos para nuestro jardín, así como, un listado de las especies vegetales silvestres que son apropiadas para atraer a uno u otro, en función de la plaga que deseas controlar. Muy interesante. Os lo recomiendo.

Como vemos, abril es un mes importante para nuestro jardín. Es inestable, se intercalan heladas nocturnas, días de lluvia y variaciones de la integral térmica diaria elevada. La activad de las especies vegetales se incrementa mucho debido a que las plantas empiezan a despertar de su letargo invernal. A mayor actividad de la vegetación, mayor serán las labores que tendremos que realizar para tener nuestro jardín en un estado ornamental óptimo.
         
Labores generales en el jardín

El abonado durante el mes de abril será muy importante por dos razones. La primera es que la planta cuanto mejor nutrida esté, mayor será su vigorosidad y mayor será su resistencia natural hacia las plagas y las enfermedades. La segunda razón es que la planta va a producir gran cantidad de brotes y flores para el jardín, motivo por el cual realizará un esfuerzo extra que precisará de la ayuda que el abonado le puede proporcionar. Lo ideal es usar un abono granulado de triple acción con nitrógeno, fosforo y potasio, pero con bajo contenido en cloro, pues las plantas ornamentales son sensibles a esta sustancia. La dosis a emplear tiene que venir especificada al adquirir el producto. Siempre es conveniente utilizar la dosis correcta porque un exceso puede producir quemaduras químicas e, incluso, la muerte de la planta.

Prestar especial atención y proporcionar un buen drenaje a los cítricos, muy sensibles a los encharcamientos. En agricultura, los naranjos dulces destinados a producción son plantados en caballones para evitar los encharcamientos que provoquen la asfixia radicular de sus raíces.

Puede ser interesante tener en el jardín plantas como el clavel de india, menta o lavanda que son plantas aromáticas que desprenden un olor agradable para nosotros pero que para algunos insectos puede resultar desagradable, ahuyentándolos sin necesidad de usar químicos.
  
Labores en el césped

Se deberá segar una vez el césped durante al mes de abril, aunque esto dependerá del tipo de clima, de la propia experiencia según años anteriores y de cómo cada uno observe la altura que alcanza la pradera.   
En climas de tipo mediterráneos en la península, si no hay suficiente agua de lluvia puede ser necesario realizar algún riego, para lo cual, previamente, el mes anterior hemos tenido que revisar todo el sistema hidráulico para ver que no existen obstrucciones en las tuberías y que funciona correctamente.

Como las plantas del jardín, el césped necesitará en abril de un abono especifico que le haga crecer con vigor y le permita estar prevenido ante posibles situaciones adversas como puede ser falta de agua, plagas y enfermedades. También será conveniente la aireación del césped en aquellas zonas donde el agua, las raíces y el propio suelo hayan formado un fieltro en la capa más superficial. La aireación se puede realizar pinchando con una horca en la superficie de la pradera.

Para finalizar el apartado del césped decir que es buena época para realizar la resiembra del mismo en aquellas zonas donde se observen calvas o clareos en su superficie. Sobre la resiembra ya escribí un post, así que dejo el enlace para que se pueda acceder a la información y ver cómo se realiza esta operación: Cómo hacer una resiembra en el césped 
       
Preparación de alcorques y parterres

Las flores de las bulbosas deben cortarse a medida que se van marchitando y propiciar la regeneración del bulbo.
Las escardas si son necesarias, pues como comenté al inicio del post las hierbas espontaneas puede suponer refugio para la fauna auxiliar, mejor hacerlas de forma manual que con productos químicos.

En muchos de los arbustos del jardín pueden aparecer pulgones. Para eliminarlos podemos utilizar agua a presión, con una manguera por ejemplo, realizando una “limpia”. Si además a esta agua le añadimos un poco de jabón (uno de tipo lavavajillas para lavar a mano estaría bien), el resultado será aún mejor. Todo esto sin acercar en exceso la manguera para no dañar la planta.   
    
Flores en abril

En abril podemos encontrar flores de todos los colores y tipos. Aquí en el sur ya han florecido los azahares de los naranjos, los jazmines, las glicinias, los pelargonium (geranio y gitanillas). Podemos encontrar muchos árboles en flor, por ejemplo, frutales como los cerezos, o sin necesidad de que sean frutales, los magnolios. Y bulbos como iris, narcisos o tulipanes.
  
La flor de iris presente en el jardín en el mes de abril
Accede a la página de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), para conocer la predicción del tiempo para abril. Pincha aquí.

También te puede interesar:
          



¿Qué otras labores añadirías a esta lista? Participa y deja tu comentario al final de este post.

No hay comentarios:

Publicar un comentario