Anuncios

11 de julio de 2014

Un jardín en cualquier rincón

Me alegra comprobar que existen vecinos de muchas ciudades y pueblos que aún conservan esa actitud verde de colocar un par de macetas a la entrada de la casa. Me parece genial. Tener un jardín en cualquier rincón no es complicado, es cuestión de voluntad. Crear un ambiente dedicado a unas pocas plantas en la entrada de la casa proporcionará un acceso a la misma más acogedor. Una transición del exterior al interior más natural y atractiva.


Encontrar un rincón en el hogar, un rincón de tan solo 3 o 4 metros, tal vez ni eso, en que podamos colocar unas cuantas plantas es posible. Es algo que no depende de un gran desembolso económico, podemos coger unos pocos esquejes para propagar tal y como se ha hecho durante siglos compartiendo de vecino a vecino. Para ello debemos dar más importancia a las plantas, elegir aquellas que se encuentran adaptadas a vivir en un espacio minúsculo. Plantas que no necesiten una profundidad muy elevada de sustrato, especies originales, ya aclimatadas, son formas seguras de conseguir nuestro pequeño rincón verde.

En numerosas ocasiones el desconocimiento de las plantas, de sus exigencias, ha provocado que se cometan errores en la plantación de un jardín. Cuando hay una plantación con amplia densidad de especies, aquellas que no están adaptadas, delicadas y frágiles, sufren mucho en su emplazamiento y terminan por desaparecer. Las adaptadas, mucho más vigorosas, pueden crecer alcanzando grandes proporciones y, en ocasiones, son hasta difíciles de controlar.

Aparte de estos dos grupos, existe un último grupo de plantas que aparecen de forma espontanea. Visitantes inesperados con una formidable capacidad de adaptación y resistencia a prueba de toda condición aparentemente adversa en la que habite. Y digo aparentemente adversa, porque para estas plantas no es un mal lugar para vivir, más bien lo contrario, tiene preferencia por vivir en esas condiciones. Plantas procedentes de jardines vecinos y que son diseminadas por el viento y las aves.

Una planta que define muy bien este caso es la Vinca major, una planta de origen mediterráneo pero que se encuentra ampliamente naturalizada por todo el mundo. La vinca es una planta cubridora del terreno y rastrera. Sus tallos en cuanto avanzan por la superficie del suelo tomando contacto, frecuentemente desarrollan raíces que le permite colonizar amplias zonas. Yo he visto a esta planta en jardines y en jardines vecinos, creciendo desde lugares inverosímiles como puede ser una grieta en el pavimento. Es una planta robusta y con una flor de gran valor ornamental. ¿No puede ser una candidata perfecta para crear un jardín en cualquier rincón?

Vinca major
La planta estrella utilizada para crear cubiertas vegetales o techos verdes, como también se los llaman, son los Sedum. Un género de especies vegetales numeroso y ampliamente distribuido por el mundo. El éxito de los Sedum para la naturación urbana se debe, por un lado, a que es un tipo de planta suculenta cuyas hojas cilíndricas son capaces de almacenar agua y, por otro lado, poseer una sistema radicular capaz de desarrollarse en una pequeña acumulación de tierra que pudiera haber en un muro de roca natural. 
 
Sedum
Encontrar la planta adecuada es cuestión de observación, de ver que plata nos puede dar el mejor resultado. Plantas que no requieren un esfuerzo económico ni de mantenimiento gracias precisamente a esta capacidad de adaptación o, mejor dicho, a esta preferencia a vivir en estas condiciones.

Y si en la planta no nos hemos gastado dinero, la maceta tampoco tiene porque ser un problema económico. Podemos reciclar cualquier contenedor, bote o lata cuyo destino sea la basura y darle un nuevo uso como pequeño mini jardín. En este caso es importante realizar unos orificios en la base del recipiente y colocar unas piedras o grava que permita el drenaje del agua.  

Muchos de los rincones del hogar de los que hablo están carentes de vegetación por ahorrase el mantenimiento y ya hemos visto que este motivo para rechazar lo verde en casa se puede reducir al máximo. Ya es cuestión de tener un poco de sensibilidad vegetal. Si la luminosidad lo permite, aportamos un sustrato de calidad, no necesitamos una gran superficie para tener un jardín en cualquier rincón. Es tan simple como de hacer un estudio cuidadoso del espacio y una búsqueda intensa de la planta adecuada que seguro da resultado.

 
También te puede interesar: 
         



¿Te ha parecido interesante este artículo? Participa y deja tu comentario al final del post.

1 comentario:

  1. Qué magnífica idea la de instalar huertos urbanos en lugares en los que se otorga vida a las aceras, comercios y locales. Me encanta el hecho de poder utilizar cualquier objeto en desuso y reconvertirlo en un bonito huerto. En nuestro blog tenemos información sobre los huertos urbanos que puede ser interesante para los usuarios. Les invitamos a visitarlo: http://www.terranaturale.com/posts/comprar-huerto-urbano

    Felicidades y un saludo.

    ResponderEliminar