Anuncios

4 de octubre de 2014

Madrid y sus árboles

Una de los servicios que ofrezco en este blog es unir a todas aquellas personas que, como yo, comparten la afición/oficio por los jardines y la jardinería. Desde el primer momento tuve la intención de crear un nexo de unión donde cupiesen todas las noticias enviadas mientras estuviesen relacionadas con la temática de Jardines Que Me Gustan. En este sentido he recibido una nota de prensa que ha emitido la Asociación Española de Arboricultura para que le de difusión, en relación a los sucesos que han ocurrido en Madrid sobre la caída de ramas de árboles acabando como resultado en trágicos accidentes.

Arboleda en el Parque del Retiro. Madrid

Estos sucesos han provocado la crispación de los distintos partidos políticos en la capital de España, que lo han transformado en arma arrojadiza entre ellos en forma de acusaciones y reproches, volviéndolo de actualidad y, lo que más temo, transformando la imagen del árbol urbano, que está pasando a ser el enemigo público número 1, el malo de la película. De hecho una reacción que se ha producido a raíz de esta noticia, los apeos masivos que se están produciendo y se quieren producir en la ciudad donde vivo, Sevilla, personalmente creo que por mucho que los argumenten como necesarios, únicamente están justificados ante el temor que ocurra lo mismo que en Madrid.

Me gustaría recordar que los arboles de las ciudades, los que dan sombra en calles, parques y jardines nos dan muchos beneficios. No son el enemigo. 
  
Los arboles, como seres vivos que son, sufren transformaciones y cambios. Un desarrollo vital que provoca también podas naturales que tienen su origen por ejemplo en el peso o, como ocurre aquí en Sevilla, en la dilatación sufrida por las ramas durante la época de más calor.

Arboleda en el Parque del Retiro. Madrid
Un ejemplo de ciclo vital es el de “Pantalones” un olmo de 225 años de vida y emblemático del Real Jardín Botánico de Madrid que, a pesar de los cuidados que me consta que está recibiendo, se encuentra enfermo debido a su edad y el ataque de un hongo llamado grafiosis que ataca con virulencia a esta especie vegetal. Hoy en día existen variedades de olmos que son resistentes a esta enfermedad, existiendo por tanto una solución para no dejar a las ciudades sin olmos. Por supuesto, “Pantalones” no representa un peligro para nadie, simplemente sigue el camino que le marca su propia naturaleza. 
        
Es por esto que creo que la solución no es apear todos los arboles de la cuidad o someterlos a las terribles podas de terciados, donde únicamente se dejan tres ramas en vertical del árbol perdiendo todo su porte natural, sería mucho mejor el planificar de antemano que arboles son los idóneos para cada ubicación concreta en función de su morfología, tamaño final, porte y biología. Quiero romper una lanza a favor de los Servicios de Parques y Jardines, dejar trabajar a sus técnicos que serán los encargados de detectar que arboles son los que tengan que ser apeados o deban sufrir la eliminación de aquellas ramas susceptibles de caerse.
Arboleda en el Parque del Retiro. Madrid

En fin, supongo que cada uno de nosotros tendremos nuestros propios puntos de vista sobre este asunto. Existen muchos y válidos argumentos sobre la caída de ramas de árboles en Madrid que no es tan masiva como nos la quieren vender y espero que queráis compartirlos conmigo dejando un comentario al final de este post.  

Y sin más dilación os dejo con la NOTA DE PRENSA de la Asociación Española de Arboricultura

Ante las numerosas noticias aparecidas en las últimas semanas en los medios de comunicación por las sucesivas caídas de ramas y árboles en diferentes municipios y la alarma social generada, la Asociación Española de Arboricultura quiere manifestar su opinión en defensa del árbol como elemento patrimonial de alto valor social, y reivindicar una gestión digna de los árboles de nuestros municipios, partiendo de profesionales cualificados.
La Asociación Española de Arboricultura defiende y ha defendido desde su nacimiento, hace 20 años, el árbol ornamental como elemento patrimonial de alto valor social, cultural y paisajista, que hay que cuidar y valorar, partiendo de una formación cualificada de los profesionales que intervienen en su gestión en todos sus ámbitos.

Este hecho, nos ha llevado, como Asociación, a promover desde sus principios, la necesidad de una conservación de calidad en el arbolado urbano (Carta de Barcelona), siendo sus deficiencias muy comunes en todas las ciudades españolas, y llegando siempre a la misma conclusión: escasez de medios económicos, escasez de profesionales cualificados para su gestión y excesiva influencia externa sobre las decisiones.

La gestión del arbolado urbano debe partir de unas bases técnicas y debe ser tratada y valorada por técnicos especializados, profesionales competentes con experiencia y formación en arboricultura moderna –lo que denominamos Arbolistas–, con diferentes niveles de formación y especialización. Al mismo tiempo, reseñar la necesidad de contar con una política de arbolado que dirija su conservación a largo plazo.

Profesionales del árbol

Entendemos que debe considerarse y escuchar a todos los colectivos implicados en la gestión de los espacios libres urbanos, pero también debe tenerse muy en cuenta a los Profesionales del Árbol, responsables de la buena conservación y la seguridad de nuestros árboles urbanos, que en muchas situaciones se ven “obligados” a realizar u obviar trabajos en contra de sus criterios; bien por escasez de medios humanos, bien por presión social o política y, sobre todo, por falta de medios económicos.

Por estos motivos, la Asociación quiere hacer un llamamiento social a valorar y promover una gestión digna de los árboles de nuestros municipios, partiendo de profesionales cualificados, capaces de hacer las valoraciones técnicas y tomar las decisiones adecuadas, a la vez que se destina un presupuesto apropiado, que nos permita disfrutar del patrimonio arbóreo tan necesario para todos.

ASOCIACIÓN ESPAÑOLA DE ARBORICULTURA


Sígueme en:



También te puede interesar:




¿Te ha parecido interesante este artículo? Muchas gracias por tu comentario al final del post.

2 comentarios:

  1. No podía estar más de acuerdo. Es una pena cómo se ven algunos árboles, en Madrid ya hace algún tiempo los desmochan sin más (ni dos ramas verticales, ni nada) y da una sensación muy desagradable de mutilación, que es lo que es.
    Los recortes en jardines y limpieza han sido tremendos, así que en lugar de contratar profesionales tienen a gente que se limita a mutilar árboles sin ton ni son. Otros, que tendrían que haber sido podados, por que representan un peligro, no lo han sido.
    Espero que en Sevilla no pase lo mismo. Es una ciudad preciosa y sin sus árboles no sería ni de lejos la misma.
    un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jose Luis Molina Diaz19 de octubre de 2014, 2:18

      Yo también estoy totalmente de acuerdo con la nota de prensa de la AEA, pero difiero por completo de lo expresado por Aurea.
      Trabajo desde hace 13 años en el Servicio de Mantenimiento de Arbolado Viario de Madrid y desde entonces no se desmochan los arboles de Madrid, porque se han aplicado los más avanzados criterios de arboricultura, basados en las teorías de Alex Shigo, Christophe Drenou o E. Michau, padres de la arboricultura moderna, y se ha contado con el valioso asesoramiento de la Asociación Española de Arboricultura.
      A pesar de ello, la problemática de los árboles en nuestras ciudades es amplia, empezando por la herencia del arbolado plantado sin unos mínimos criterios técnicos; continuando por la difícil conciliación entre criterios técnicos, económicos, sociales, e incluso políticos en la gestión del arbolado urbano; y terminando por el desconocimiento que parecen tener algunos urbanistas al diseñar el espacio urbano, de las condiciones que precisan los árboles, en un medio que les es muy hostil.
      No obstante un alto porcentaje de los árboles recientemente caídos en Madrid estaban ubicados en parques o zonas verdes, medio que implica mejores condiciones de desarrollo que las que le ofrecen las calles con muchos elementos que dificultan su crecimiento natural, y que precisan por ello mucha mayor vigilancia y labores de mantenimiento más estrictas. De entre dichos árboles, las especies más habituales han sido :
      Ulmus pumilla ( de los que existen a miles, tanto en las calles como en los parques de Madrid), que son muy sensibles a la infección por hongos xilófagos que generan pudriciones (muchas veces internas e indetectables) que finalmente generan la fractura de ramas o tronco. Por ello desde hace más de diez años, se viene cambiando la especie por Celtis australis.
      Y Pinus pinea y Pinus pinaster, muy habituales en Parques y establecidos en praderas regadas con aspersión, lo que provoca poca estabilidad mecánica y capacidad de anclaje, especialmente cuando el suelo está saturado de agua por las intensas lluvias.
      Desde la entrada en vigor del Contrato de Mantenimiento Integral puesto en marcha por el Ayuntamiento de Madrid hace un año, el arbolado urbano ha perdido cuidados, porque se cuenta ahora con menos recursos debido a la crisis económica y a la fuerte rebaja en el canon de adjudicación de los Contratos, y la consiguiente reducción del personal, especialmente el destinado a su inspección y vigilancia para detectar con precisión y rapidez situaciones de riesgo.
      Por último, quiero aclarar que no se están realizando talas masivas e indiscriminadas. Tan sólo se están aplicando más estrictamente los criterios de valoración de riesgo, para evitar posibles accidentes que puedan provocar daños y continúen generando mayor alarma social.
      Un saludo

      Eliminar