Anuncios

7 de abril de 2015

De flores y primavera

He estado un podo off en todo el mundillo bloggeril (si me permitís la palabreja) las dos últimas semanas, la primera de ellas porque estuve en Oviedo asistiendo al Congreso  PARJAP 2015 del que ya escribí y estuve dando buena cuenta desde Twitter y Facebook, por otro lado, porque me pilló la Semana Santa y decidí darme un respiro antes de sentarme de nuevo frente al monitor y empezar a teclear. He realizado lo que viene a ser conocido como una carga de pilas en toda regla que me ha venido genial la verdad.



Siguiendo el tema de los congresos, recuerdo que durante la ponencia del Catedrático de Botánica de la Universidad de Sevilla Enrique Figueroa Clemente en el PARJAP de 2014 de Valladolid, el profesor realizó un comentario que me pareció muy acertado, según él cada vez que iba a un parque o jardín público veía a más personas pendientes de mirar la pantalla del móvil y aunque, integrados físicamente en el espacio verde, se encontraban (o nos encontramos) cada vez más ajenos a los procesos que suceden a su alrededor

Así que en esta ocasión no he querido olvidar las flores, no he olvidado la primavera, y solo he cogido el móvil para sacar fotos a todos esos procesos que suceden a mí alrededor. Muchos de estos sucesos están interrelacionados con los lugares que he visitado y algunas de las imágenes ya han salido a luz por el momento en que se produjeron siendo este artículo en parte, un recopilatorio de las mejores fotos  de estas dos semanas.

Amenazando lluvia de fondo, como debe ser en primavera, la primera de estas imágenes es la del melocotonero (Prunus pérsica) que se encuentra en la Escuela de Grado de Ingeniería Agronómica de Sevilla. Fue la evidencia, el anuncio a todo color, de que comenzaba la estación de las flores.

Melocotonero (Prunus pérsica

Sin dejar atrás la lluvia e, incluso, atravesando una nevada en las montañas asturianas del tren que me llevaron a Oviedo, nos encontramos con las flores de la magnolia tulipera (Magnolia × soulangeana), cuyas flores parecía que se elevaban como en uno de esos concursos de globos aerostáticos sobre el cielo. El arbusto se encontraba por toda la ciudad, dejando a sus pies una hermosa alfombra de pétalos rosados.

Magnolia tulipera (Magnolia × soulangeana)
Y tulipanes, de los auténticos, había muchos en el Campo de San Francisco, pero no solos, asociados a las flores en racimos y de un azul brillante del muscari. El conjunto, el resultado, el efecto o la magia, según queramos verlo, son alegres y coloridos macizos de bulbosas.

Tulipán

Muscari
Las flores de los rododendros tampoco es que pasaran inadvertidas precisamente…

Rododendro
Más flores bulbosas nos dieron la bienvenida al Jardín Botánico Atlántico de Gijón, aunque las verdaderas protagonistas, además del agua en forma de lluvia ligera pero persistente, fueron sin duda las muchas variedades de Camelias que habitaban este singular espacio verde. Algunas compartiendo escena con diosas de piedra y musgo, otras independientes, únicas, fantásticas por sí solas.




Ya de vuelta, para finalizar y con algo más de sol un ciruelo, otra vez Prunus, en este caso domestica, como no puede ser de otra forma pues este lo tengo en casa.

Ciruelo (Prunus domestica)
Mis últimas fotografías están dedicadas a las flores y a la primavera, pero estoy seguro que vosotras y vosotros encontráis más. Como en otros post de fotografía, podéis enviármelas y las publicaré en la fan page de Facebook y en la comunidad de Google+ "jardinería y paisajismo". Muchas gracias por vuestras fotos y los comentarios al final del post.

Sígueme en:




También te puede interesar:


Hola vida

No hay comentarios:

Publicar un comentario