Anuncios

14 de septiembre de 2015

Raíces de destrucción masiva

Quizás un titular de estas características pueda resultar algo excesivo en una primera lectura, pero tras ver como las raíces de este Laurel de Indias se abren paso por el pavimento de hormigón deja de parecer tan exagerado. Grandes, gigantes, titanes. Un árbol es una fuerza viva natural y, cuando es necesario, deja escapar esta fuerza imponiéndose con autoridad sobre los elementos que lo rodean.
 
Raíces de un Laurel de Indias levantando el acerado 

No solo la copa es motivo de planificación cuando diseñamos un jardín o un espacio verde, varias de las preguntas más frecuentes que nos hacemos al plantar un árbol tienen que ver con la agresividad de las raíces. ¿Levantaran el pavimento? ¿Serán intrusivas? ¿Pueden resultar un obstáculo para el transito?

En jardines particulares este tipo de cuestiones son muy frecuentes y es algo que a los propietarios se plantean durante la etapa de planificación cuando se realiza el diseño del jardín. El caso de los Pinos Piñoneros (Pinus pinea) que tanto abundan en la costa de Huelva es un ejemplo de raíces intrusivas, pues esta conífera busca en el subsuelo las vías de agua que tiene a su alcance, invadiendo toda clase de tubería y obstruyéndola con el consecuente agravio para la vivienda a la que pertenece el jardín.

Y si para particulares los posibles problemas que pueden dar las raíces de los arboles están muy presentes, para los responsables de urbanizar las ciudades no es algo que suelan tener tan cuenta. Muchas de las situaciones que se dan en el acerado se podrían evitar atendiendo a la estructura natural de cada especie antes de ubicar definitivamente un árbol en un lugar concreto.

La forma natural del árbol depende de cada especie, aunque existen una serie de circunstancias que puede provocar variaciones significativas. Se puede afirmar que la parte aérea del árbol es el reflejo de las raíces, cuya forma final dependerá de su propia morfología y de las condiciones ambientales a las que esté sometido. Así pues, no solo muchas de las enfermedades y problemas que poseen las raíces quedaran expuestas en la parte aérea, lo cual nos ayuda a plantear las posibles soluciones, sino que además, la forma del sistema radicular se asemeja a la copa de cada árbol, pero invertida y con los condicionantes que impone las características del suelo y el clima sobre el que se desarrolla.

Generalizando y según este criterio, encontraremos tres tipos de raíces. Raíces de crecimiento vertical con una raíz central más gruesa entorno a la cual van apareciendo raíces segundarias. Las raíces de crecimiento horizontal, que se desarrollan superficialmente siguiendo la envergadura de la copa, principalmente las zonas que sirven de sumidero al agua de lluvia, y que son las raíces que más incidentes presentan al poseer una forma tan somera de agarrarse al suelo. Los árboles que presentan este sistema radicular son susceptibles de caer por la acción del viento. Frente a esta morfología, nos encontramos la raíz que es un cómputo de las dos primeras, el sistema radicular mixto, con crecimiento vertical pero sin raíz principal. Los arboles poseedores de estas raíces son los que mayor agarre tienen y, por tanto, son los que más fuerza mecánica ejercen contra la acción de las condiciones climatológicas.

Por todos estos motivos, hay que prestar mucha atención a la raíz de un árbol antes de colocarlo en un alcorque, que debe presentar el tamaño adecuado y estar relleno del sustrato que favorezca el desarrollo natural del árbol a plantar. En el caso de que no exista la posibilidad de facilitar al árbol el alcorque con el tamaño que necesita lo mejor es plantarnos cambiar de especie vegetal y colocar este árbol en un parterre donde encontrará espacio suficiente donde crecer en función de su estructura natural. 

Todos hemos visto en la red muchas fotos del estado de árboles que debido a las condiciones meteorológicas han acabado en un estado lamentable. En algunas ocasiones no se puede luchar contra la naturaleza, pero también es cierto que otras situaciones se pueden evitar con planificación. Algunas de estas fotos son hasta cómicas, como aquella donde aparece el tronco de árbol que sale directamente del pavimento mientras, en la misma acera, el alcorque donde debía de estar queda a un par de metros.

Estoy convencido, un árbol se asemeja a un gigante mitológico poseedor de una fuerza natural. Un organismo envuelto en cierta bruma legendaria, ya sea aislado o en conjunto formando bosques, y que crezca manteniendo su naturaleza en la ciudad se consigue con una planificación del desarrollo urbano adecuado, sensato y sostenible. Utilizar el árbol que mejor se adapte según su morfología, fisiología y características climatológicas a su ubicación final. Evitar encontrarnos con problemas de levantamiento del acerado por las raíces o que las tuberías de una vivienda se encuentren totalmente invadidas por raíces es posible.

Sígueme en:




También te puede interesar:   
       


Gracias por perder unos minutos de tu tiempo leyendo este post.

2 comentarios:

  1. Un post muy interesante. Cuánta razón tienes en el último párrafo de tu artículo, me has tocado la fibra. Lo pienso y no acabo de comprender por qué?, maldito dinero!
    Elegir determinados árboles y plantas cuando se sabe de antemano las problemáticas que acarrean; árboles que por su tamaño luego hay que podar, las raíces, los problemas de alergias y el seguir poniendo plantas venenosas en los parques, tantos fallos que con una buena planificación se podrían evitar.
    Gracias por el post, un saludo de una jardinera enamorada de su oficio.
    @maritxuweb.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En nuestras ciudades lo que ocurre es que todas las planificaciones se hacen con vistas a cuatro años ( a veces ni eso), que es lo que duran los mandatos y luego se dan situaciones de problemática con la vegetación. Muchas gracias por compartir tu opinión Mª Carmen. Te sigo en twitter. Saludos!

      Eliminar