Anuncios

8 de octubre de 2015

Colores otoñales y Parra Virgen

Encontrados colores y cambios otoñales. En una ciudad como Sevilla, donde la climatología se reduce a la simplicidad de nueve meses de verano (aún estamos a 30º C a medio día) y tres de un invierno suave, es complicado encontrar en parques y jardines esas espectaculares estampas del otoño pintando a su antojo las hojas de árboles y arbustos color oro, escarlata o pardo, como sí está ocurriendo en otros lugares. Aquí el otoño se encuentra algo distante, en las sierras de Sevilla y Huelva. Particularmente, además de por su Grutas de las Maravillas y otras ídem que provee la tierra, suelo escaparme siempre en esta época hasta Aracena en busca de ese otoño esquivo.

Parra Virgen sobre pared

Pero volviendo a Sevilla, a las grises paredes que la forman y a los jardines, he encontrado un signo inequívoco del otoño en una trepadora sin igual, una planta capaz de tornar estas grises paredes a verde, rojo o marrón, y hasta de proponer unas ligeras pinceladas de azul marino, casi negro, gracias a los frutos que da. Su nombre común es Parra Virgen, en “científico” se escribe Parthenocissus quinquefolia o también P. tricuspiadata, que es otra especie que presenta como variedad destacada la Veitchii.  

La Parra Virgen es una planta trepadora de la que guardo un recuerdo muy especial relacionado con mi primer trabajo de paisajismo. Cuando empecé en este mundo, la empresa de jardinería de Córdoba que me contrató para realizar la delineación de planos de obras, presupuestos y otros trabajos relacionados con los proyectos, me encargó dibujar un plano en Autocad. Era mi primer día. Todo estaba clarísimo en el croquis que mi jefe me había preparado, tanto las dimensiones del jardín, como la disposición de las especies vegetales numeradas. No había pérdida. Junto a uno de los muros de la propiedad había unos garabatos que representaban una planta. También había un número y un nombre.

Para quién no se encuentre familiarizado con Autocad explicaré brevemente que los documentos de planos al dibujarlos, para ahorrar tiempo y simplificar el trabajo, poseen unos bloques que representan objetos, maquinas, personas, mobiliario, especies vegetales etc., ya creados que se pueden insertar directamente. Los bloques, aunque algunos se pueden encontrar gratuitos, lo habitual es tenerlos que comprar o dibujarlos tu mismo y dejarlos guardados como bloques. Esta última fue mi única opción. Dibujé aquellos primeros bloques con toda mi ilusión y entusiasmo comenzando por la Parra Virgen, así que se trata de la primera planta que dibujé con Autocad y, a pesar de que finalmente quedó el dibujo un tanto rudimentario, aún se conserva la planta en aquel muro de una vivienda particular de Córdoba. Buenos recuerdos, sí, que hubieran sido muy diferentes en el supuesto de que mi por entonces empresa hubiera adquirido AutoArq paisajismo, la versión de Autocad para la delineación especifica de diseño de jardines y que cuenta con un archivo de bloques de especies vegetales. Esto no es una crítica. Creo que fue una forma insuperable de coger soltura dibujando con Autocad que de otra forma no hubiera tenido, ni siquiera haciendo los cursos que he realizado, y me permitió posteriormente entenderme muy bien con Arquitectos y Arquitectos Técnicos, algo básico en mi profesión.

Las ventajas de un muro ajardinado con Parra Virgen son muchos, algunos genéricos en todas las paredes verdes, captación de CO2 atmosférico, aislante térmico del interior del edificio, pantalla acústica, reducción del efecto de la isla de calor,…; en cambio otras virtudes son exclusivas, como evitar la nidificación de roedores porque pierde la hoja y, por supuesto previa a la caída, el efecto cromático del rojo cobre espectacular que puede llegar alcanzar una altura de 30 m. en una pared. 
    
Las fechas imprescindibles para no perder los cambios cromáticos de la Parra Virgen son: en primavera el color verde intenso de las hojas, a finales de verano su fructificación con las uvas de un tono azul muy oscuro, entrados en octubre el color rojo cobrizo de las hojas y, durante parte del otoño e invierno, las ramas peladas color pardo que permiten el asolamiento de la pared que la sustenta. Todo un espectáculo de color, el de la Parra Virgen, que viste algunos edificios de nuestras ciudades y que considero altamente recomendable. 

Uva de la Parra Virgen sin madurar
                        
Sígueme en:




También te puede interesar:  
        


Gracias por perder unos minutos de tu tiempo leyendo este post.

2 comentarios:

  1. Justo ayer dando un paseo me tope con una que ya esta poniendose "colorada", es una planta que me llama la atención desde antes de conocer su nombre.

    por cierto, te agrego a blogs que sigo un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es una planta que no pasa desapercibida y mucho menos en otoño. Te agrego también. Gracias y un saludo.

      Eliminar