Anuncios

5 de octubre de 2015

Geranio y Gitanilla

A pesar de que Geranios y Gitanillas, plantas ambas del género Pelargonium, están asociadas al cultivo en contenedor y a lucir en patios, terrazas y balcones, uno de mis recuerdos de la infancia era jugar con los Geranios que tenía mi madre plantados en sus arriates. En estos, lejos de lo que pueda parecer, eran y son capaces de imponerse a otras plantas, competir por la luz y crecer con vigorosidad y rusticidad.


Geranios y Gitanillas son especies vegetales muy resistentes debido a que han sufrido un proceso de selección similar al que han realizado agricultores con las plantas cultivadas eligiendo aquellos ejemplares que mejoraban la producción, proporcionaban mejor calidad, resistencia a plagas y enfermedades o adaptación a la sequía por citar algunos ejemplos. Pero en el caso de estas plantas, aunque algunos de estos aspectos se han seleccionado como la resistencia a plangas y enfermedades, también se ha tenido en cuenta la abundante floración acompañada de colores muy variados.

Otra diferencia con la selección agrícola, es que Geranios y Gitanillas han sido elegidos buscando estas características por las mujeres que poseían las plantas y las cuidaban. Durante décadas fue frecuente en pedir a la vecina una ramita (esqueje) de aquella planta con esa flor de color tan especial o que no marchitaba tras un caluroso verano. Posteriormente la plantaban triturando la base que iban introducir en la tierra porque así arraigaban mejor. Sin saberlo, con esta técnica favorecían el desarrollo de las raíces. Es verdad que en muchos casos, las ramitas no llegaban a dar una nueva planta, pero en otros casos si se producía el arraigo con lo que al mismo tiempo se seleccionaban aquellas plantas con una mayor facilidad de reproducción vegetativa.

Estas plantas de género Pelargonium no fueron las únicas que se sometieron a este proceso de selección jardinero, otras muchas plantas comunes de patios y jardines las acompañaron hasta los espacios verdes de la actualidad. Como también las han acompañado, durante este periplo de selección, el ataque de plagas y enfermedades constantes.

Si observamos agujeros en tallos y hojas unidos a la presencia de una oruga verde y peluda se trata de la mariposa africana, su mayor enemigo. Cuando veamos una mariposa de color gris revoloteando sobre las plantas es el imago de esta oruga y deberemos permanecer alertas. En jardines rurales el ataque es menor pues existe un insecto enemigo natural de la mariposa que las elimina, pero la acción de este depredador no alcanza el centro de grandes ciudades. Como tratamiento preventivo habrá que eliminar las ramas que estén afectadas.

Las plantas que yo conservo normalmente no necesitan una poda muy severa, pero esto depende de la frecuencia de la conservación y del la zona climática. En climas cálidos, como puede ser en el sur de la Península Ibérica, muy parecido al Surafricano originario de la especie, los Geranios crecen con mucha vigorosidad llegando incluso a crecer de manera desproporcionada sobre el terreno y trepando por paredes. Cuando esto sucede, hay que podar para controlar el crecimiento. Otro motivo para podar es cuando la planta vegeta en exceso dejando ramas, hojas y flores secas que habrá que eliminar, cortando la rama de forma que queden brotes para que vuelva a formar una mata tupida y con muchas flores. La época apropiada para realizar la poda es en primavera o finales de verano. En climas algo más fríos, los Geranios no crecen tanto, pero aún así, cuando los cultivamos en contenedor, es mejor que se encuentren en jardineras que en macetas para que tengan más especio para crecer.

Cuando presentan un aspecto inmejorable de floración, Geranios y Gitanillas lucen ideales para una fotografía. Algunos ejemplos…







    
Sígueme en:




También te puede interesar: 
         


Gracias por perder unos minutos de tu tiempo leyendo este post.

2 comentarios:

  1. en una época en la que parece que los jardines tienen que tener plantas y variedades exclusivas y raras, esta bien hacer mencion a un clasico como son los geranios y gitatanillas, duros, resistentes y muy patoso hay que ser para que no florezcan con profusion, una apuesta ganadora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo Mario. No hay que dar de lado la incorporación de nuevas especies, pero tampoco debemos olvidar los "clásicos". Muchas gracias por dejar tu comentario.

      Eliminar