Anuncios

17 de diciembre de 2015

Pulpos a la jardinera

“Y en esta jardinera de aquí vamos a colocar unos pulpos”. Me dijo con tono serio y tranquilo. ¿Eins?!! Aquella indicación me resultó un tanto confusa. Rápidamente pensé en el anuncio del conocido juego de mesa en que se aceptaba “pulpo como animal de compañía”. “¿Unos Pulpos?” Pregunté extrañado a mi jefe que pacientemente, desde hacia media hora, me explicaba el diseño ayudado por los planos en Autocad que nos había enviado el arquitecto para el ajardinamiento que estábamos preparando en una urbanización en la Costa de Sol. Mi cometido sería delinear los planos, redactar la menoría y hacer el presupuesto. “Sí, hombre. ¿No los conoces? Aloe arborescens”. Una vez indicado el nombre botánico, el asunto empezó a esclarecerse.

Inflorescencia de Aloe arborescens

Desde aquella mañana en mi despecho de un vivero de Córdoba, no volví a olvidar el nombre de esta planta suculenta de la familia del Aloe vera. De hojas mucho más abruptas, con pinchos y menor anchura, Aloe arborescens no deja de ser una planta curiosa por su aspecto y la masa vegetal capaz de alcanzar. No llegué a ver como quedaron los “pulpos” en la suntuosa urbanización que se empezaba a erguir junto al mar de Málaga porque la crisis económica llegó y el proyecto quedo congelado. En cambio, el otro día paseando por un parque de Dos hermanas (Sevilla), vi el Aloe arborescens que crecía en estas jardineras, la altura de las inflorescencias naranjas, tratando de alcanzar a las palmas de la palmera Phoenix tras ella, y no pude evitar sacar unas fotos para mostrarlas en un post.

Su altura es cada vez mayor porque sobre las hojas con forma de roseta de la base van desarrollándose las nuevas hojas, formando una especie de tallo leñoso a medida que las hojas más viejas se van secando. Puede llegar a alcanzar los cuatro metros de altura, sin incluir el tallo cónico floral. Es una planta todo terreno. Originaria del Sur de África, que recordemos es una de las regiones del mundo que presenta clima mediterráneo, se adaptó perfectamente a vivir en Europa. Cuando la he colocado en el diseño de algún jardín, normalmente lo he hecho asociándola a una composición tropical, pero esta situación es un engaño de mi subconsciente, pues A. arborescens puede vivir perfectamente bien zonas de montaña, incluso, crecer en espacios de rocallas o en jardineras en terrazas, soportando temperaturas inferiores a cero grados y sequía. Sí deseas tu propio ejemplar en el jardín, te comento que no sería raro que complemente un espacio verde debido a la facilidad que posee para reproducirse por esquejes.

Pero a mí, lo que me tiene realmente fascinado es su inflorescencia naranja tirando al rojo. Sé que es una fecha en la que cobra especial relevancia la Ponsetia o Flor de Pascua, pero en invierno nunca pasarán inadvertidos a mis ojos los racimos cónicos que forman sus flores. Ni para mí, ni para muchos pájaros que pululan por parques y jardines, además de insectos, llámense mariposas y abejas, que llegada la época se sienten especialmente atraídos por la flor de estos “pulpos” de jardín. Otro motivo para cultivar A. arborescens es que presenta propiedades medicinales similares a las de A. vera. De sus hojas se puede extraer y fabricar un bálsamo que se utiliza como cicatrizante de heridas y quemaduras.

Tengo muy claro que ya no volveré a dudar de plantar unos “pulpos” a la jardinera, aunque dicho así, parece mucho más un título gastronómico. Pero no, A. arborescens es una planta robusta, hermosa, que nunca puede defraudar el verla crecer en un jardín y, por supuesto, de disfrutarla haciendo de tu espacio verde un lugar de mayor valor paisajístico y ambiental por toda la fauna auxiliar beneficiosa a la que atrae. ¿Aceptamos pulpo como planta para una jardinera?   

Masa arbustiva de Aloe arborescens

     
Sígueme en:




También te puede interesar:   
       


Gracias por perder unos minutos de tu tiempo leyendo este post.

2 comentarios:

  1. En mi trabajo estan en plena floraciín impresionante la mezcla de colores intensos. Un abrazo desde el blog de Plantukis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son impresionantes Raúl. Me añado a tu blog ;)

      Eliminar