Anuncios

8 de enero de 2016

Cómo preparar un centro de mesa con suculentas

Cabalgando entre los límites que separan el diseño de interiorismo con el diseño exterior, me encuentro envuelto en la redecoración de mi casa. Pero como a estas alturas me cuesta separar ambos ámbitos, resulta que estoy decorando el interior pensando como si estuviera en exterior. Este aparente galimatías es más sencillo de explicar de lo que parece a primera vista. Tan sencillo como que estoy decorando mi casa con el denominado “estilo industrial” que también se emplea en diseño de jardines.


Este estilo consiste en emplear mobiliario aparentemente proveniente de una fábrica. Sillas metálicas con un intencionado desgaste, mesas donde se observan las tuercas, tablones de madera de aspecto rústico tratados con la adecuada cera,… He sido acusado de crear un espacio muy agresivo y decadente, pero es en este momento donde entran en juego mis adoradas plantas para dulcificar el ambiente. Aparecen en láminas botánicas que me han regalado desde el Real Jardín Botánico de Madrid, en floreros con el sempiterno Lirio blanco y, por supuesto, en macetas como plantas de interior.

Spathiphyllum, Potos, Crotons, Bromelias, Rhapis o Sansevieria son ejemplares de plantas apropiadas para crear un jardín de interior. Y a estas especies les puede acompañar las suculentas, plantas que poseen una curiosa forma de acumular agua de reserva, normalmente en las hojas, por eso aparecen siempre con ese aspecto globoso. Yo he decido crear un centro de mesa con suculentas variadas aprovechando un viejo contenedor blanco que perteneció a mi abuela. El color es el idóneo porque es mi preferido y casi todo lo estoy poniendo en ese color excepto el marrón de la madera rústica y el verde de las plantas. El contenedor, como se aprecia en la imagen, es un león sentado que sobre su lomo porta las plantas.

Yo he escogido este contenedor de mi abuela porque hace tiempo que quería darle un uso, pero el recipiente puede ser variado. Aquí es donde la imaginación debe aparecer y podemos reciclar cualquier cosa que nos pueda servir de contenedor, como por ejemplo latas, cacerolas viejas, cajas de madera, etc. Seguro que en casa tenemos algo a lo que le podemos dar una nueva función y el resultado puede ser espectacular.  

El siguiente paso es acudir a un vivero o garden center para comprar las suculentas. Un pequeño truquillo a la hora de confeccionar el diseño del centro de mesa, es utilizar la misma bandeja para portar las plantitas y hacer una prueba de cómo puede quedar la maceta con las suculentas. Yo he colocado las plantas que adquieren más altura en el centro, luego he bajado otro estrato intermedio y, por último, he dejado las plantas que cuelgan en el borde. En este punto se puede ir cambiando las macetas y el tipo de especies hasta alcanzar lo que a tu gusto puede quedar mejor. En mi caso en la zona central he puesto dos plantas de Aeonium purpureum y una Crassula ovata “gollum”, para la zona central un Lithops spp. (Planta piedra) y Echeveria elegans, y para que cuelgue por los bordes he plantado varios Sedum morganianum.

Para finalizar el centro de mesa con suculentas llega el momento en que tenemos que mancharnos las manos con el sustrato y plantar nuestras nuevas plantas. He colocado en el fondo del recipiente una capa con piedras de río para facilitar el drenaje y que la tierra no se encharque impidiendo a las plantas respirar por las raíces. Después  he echado el sustrato y he plantado las suculentas en la misma posición en que las había colocado en la bandeja, aunque aún estamos a tiempo de realizar un último cambio si lo vemos oportuno. El resultado puede ser muy variado por la cantidad de contenedores que podemos utilizar, la multitud de cultivares de suculentas que existen y la creatividad que pongamos al centro de mesa. He aquí el mío… 

Contenedor blanco con forma de león

Prueba ordenando las suculentas en la bandeja

Fondo de piedras para drenaje

Una vez añadido el sustrato, se plantan las suculentas

El resultado final
Lirios blancos 

Sígueme en:




También te puede interesar: 
         


Gracias por perder unos minutos de tu tiempo leyendo este post.

6 comentarios:

  1. Me encanta y que viva el reciclaje, en cuanto llegue a casa miro a ver que puedo emplear,..jejeje,..un abrazo desde Plantukis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Además es relajante elaborarlo y gratificante cuando observas el resultado. Un abrazo Raúl :)

      Eliminar
  2. Hola Luis, qué bien, no tenía ni idea de esto del "estilo industrial" me parece una opción estupenda de darle un valor a las cosas olvidadas. Estaría bien sacar algunas imágenes de pequeños rincones con esas suculentas creo que a la gente amante del interiorismo podría interesarle, y a los que no, bueno es una idea. Me ha parecido muy interesante, lo comparto, un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias joseme. El estilo industrial es muy utilizado en interiorismo, algo menos en jardines,... lo de decorar con suculentas y llenar todo el piso de plantas, si es capricho mio ;P Un saludo.

      Eliminar
    2. Las suculentas, cuanto juego dan y que poco nos piden, muy buena elección para decorar, practicas, rusticas, y muy decorativas en formas y colores...

      yo tambien te animo a que nos muestres mas fotos

      Eliminar
    3. Habrá más fotos porque tengo nuevas ideas ;) Gracias por el comentario Mario.

      Eliminar