Anuncios

27 de enero de 2016

La nandina no se eclipsa

Crecer en un aparcamiento que se ubica en cinco terrazas y, además, sirven para albergar los vehículos de los cientos de visitantes diarios que ansiosos hacen cola para contemplar los Jardines de la Alhambra y del Generalife, puede empequeñecer a cualquier planta o flor que crece marginal en una cuneta. Pero se da una circunstancia que hace que los ojos curiosos se percaten de ciertas anomalías: el clima primaveral que está haciendo en pleno mes de enero y que nos ha privado del invierno.

Nandina domestica   

Sin embrago, la Nandina domestica ha obviado ambas estaciones y parece haberse quedado anclada en el otoño. Con una gran cantidad de hojas rojizas sin caer todavía, sus abundantes frutos que harían las delicias de todas las aves de la zona sino fueran tóxicos… ¿Quién sabe? Quizás los pájaros también olvidaron este inconveniente, la nieve y que existió una estación donde reina el frio. Ya empieza a ser preocupante este extraño clima que me lleva a considerar la importancia del impacto del cambio climático en la vida natural. En cualquier caso, el extraño día cálido, con sol del que se cuela entre ramas de árboles y arbustos, me permitió observar una Nandina otoñal como nunca antes la había visto.
  
En el Parque de María Luisa, en la “Avenida de Los Plátanos de Sombra”, hay un seto de Nandina, pero nunca la he contemplado con esta tonalidad. La he visto pasar del verde a directamente “pelada”, por eso cuando el otro día en Granada vi este ejemplar en ese estado, no pude evitar hacer fotos rápidamente, no fuera a ser un espejismo que se desvaneciera sin más. Pero no era un espejismo, se comportó y posó esplendida. Los turistas que pasaron por allí debieron de pensar que andaba muy despistado ¡Haciendo fotos al primer arbusto que encontré! ¡¿Qué iba a hacer cuando llegase la Alhambra con el impresionante jardín nazarí que crece allí?! Pero lo cierto es que todos los grandes jardines están constituidos de pequeños detalles que los hacen grandes, como los colores rojizos de aquella Nandina. Arbusto que en jardines se utiliza como seto, plantado a una distancia de 1 metro entre un ejemplar y otro, debido a que tiene un porte parecido al del bambú, de ahí su nombre común, Bambú sagrado. Pero, a pesar de ser utilizada como seto, también es posible cultivarla en contenedor, pudiendo llegar la considerable altura de 2 metros. En ambas ubicaciones, suelo y maceta, las necesidades que posee son un suelo bien drenado, pero húmedo, siendo resistente a las heladas y muchas de las plagas y enfermedades de jardines. Un cultivo fácil y éxito seguro en el jardín poseer una Nandina domestica. Como es el caso de la que aparece en la imagen que tomé en este aparcamiento de Granada. No quedó oculta, no quedó eclipsada y eso que en unos metros se encontraba la entrada a uno de los jardines más maravillosos del mundo.

Nandina domestica   

Sígueme en: 




También te puede interesar:   
       


Gracias por perder unos minutos de tu tiempo leyendo este post.

5 comentarios:

  1. Hasta hace unos años no conocia mucho de esta especie y cuantos más ejemplares veo más me gusta, salvo el del jardín de mis padres que no acaba de prosperar... ya sabes en casa del herrero... jajaja

    la verdad que es una especie muy intereante, con sus cambios de color.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, paciencia Mario. Si están germinando los aguacates en Galicia (tengo una fuente buenisima de información), puede que la Nandina del jardín de tus padres prospere y os dé mas alegrías ;) Un saludo.

      Eliminar
  2. Yo la tengo en mí jardín y me encanta, este año esta preciosa. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Enhorabuena Teresa! Ya me gustaría verla y disfrutarla. Saludos :)

      Eliminar
  3. En el sur imagino una primavera instalada plenamente,aquí en los montes de Galicia los Rosales aún están floreciendo, será lo correcto abonar y dejarlos tranquilos¿que te parece?
    Un abrazo

    ResponderEliminar