Anuncios

31 de marzo de 2016

La primavera del árbol del amor

Hacía mucho tiempo que no conseguía sentirme bien, feliz, con los pequeños detalles que me depara la simple complejidad de la naturaleza. Motivos personales han hecho que últimamente encuentre la vida insípida. A ratos, mi hijo es lo único que consigue estabilizar la zozobra que agita mi alma. Pero el otro día, cuando fui a hacer las fotos de las Yucas de mi anterior post, sin proponérmelo, me encontré a mi mismo disfrutando del agradable sol de la tarde, del viento contra mi cara a la velocidad que marcaba el pedaleo en bici y me ensimismé con cada brote con el que las plantas saludaban a la primavera. Sonreí porque sí. Hasta me permití el tópico de alégrame de vivir en una ciudad única como es Sevilla, que nos brinda momentos tan sencillos como mágicos salidos de la nada, de las más rutinarias actividades que tenemos que hacer a lo largo del día.

Árbol del Amor (Cercis siliquastrum)

29 de marzo de 2016

Lluvia de primavera y Yucca elephantipes

Existe un sendero tras el cortijo que hay ubicado en el Parque del Alamillo de Sevilla que deja a un lado el Río Guadalquivir, con abundante vegetación rivereña de Álamos y Eucaliptos, y mantiene al otro lado, una plantación de Yucca elephantipes. Los arbustos tropicales están plantados en hileras, algunos tras la verja del antiguo edificio andaluz, otros ejemplares en la cuneta del camino. 

Grupo de Yucas junto al camino en el Parque del Alamillo

23 de marzo de 2016

Los principios de la jardinería en Monasterios y Conventos

Puede parecer que la jardinería medieval de Monasterios y Conventos quedara eclipsada por los encantos de sus coetáneos jardines árabes palaciegos, pero lo cierto es que la Edad Media fue una época de enorme valor entorno a una jardinería floreciente que monjes y monjas cultivaban en sus patios y claustros. Muchas ciudades giraron en torno a estos enclaves religiosos que con espacios reservados a la botica, a la cocina, el huerto o las flores supusieron la forma de sustento para miles de personas.

Claustro gótico de la abadía del Monte Saint Michel

17 de marzo de 2016

Cítricos para todo

Que en plena Edad Media, la cultura árabe que habitaba la Península Ibérica introdujera en sus huertos de placer y en las almunias, aquel fruto dorado procedente de Asia, supuso el pistoletazo de salida para el uso de uno de los géneros vegetales más longevo en los jardines de España y, probablemente, del mundo. Del cultivo de cítricos conservamos el valor ornamental del follaje copioso tanto en árboles como en arbustos, el sabor de la amplia gama de frutos, naranja, limón, mandarino, pomelo, lima,…, y un aroma que actúa cada año como pregonero de la Semana Santa, el Azahar.

Botones florales de Azahar formándose

16 de marzo de 2016

Cada vez más, jardines verticales

Si hace tres años pensaba que los jardines verticales eran una moda pasajera, en la actualidad he cambiado diametralmente mi perspectiva y considero que es una tendencia en jardinería que ha venido para quedarse. Cada vez encuentro más muros verdes y cada vez hay más interés por tener uno, aunque si reconozco que en principio están más orientados a organismos públicos o empresas privadas que a clientes particulares, que no deja de ser una tecnología  susceptible de mejora, pero en continua investigación y no es de extrañar que en breve los veamos con más frecuencia en su formato de lienzo vertical.  
Jardín vertical en St. Mary´s School

11 de marzo de 2016

El árbol de los mocos

Que dañino puede resultar para una mente obsesiva como la mía una nomenclatura del tipo “árbol de los mocos”. Ya no hay vuelta atrás. En su día me enseñaron que la Catalpa Bignonioides era el “árbol de los mocos”, no he podido olvidarlo y dudo que lo haga. Es más, ahora que voy enseñándole a mi hijo el nombre muchas plantas y, por cierto, es muy aplicado en ello, no he podido evitar usar ese nombre para este árbol de jardín. Probablemente él también lo recuerde así para la posteridad.

Frutos de Catalpa Bignonioides

9 de marzo de 2016

Llorones de jardín

Reconozco que leído a primera vista, el título de este post puede resultar un tanto desconcertante. Me explico. Cuando hablo de llorones de jardín me estoy refiriendo a porte que poseen una serie de arboles y no a los usuarios monarcas de las zonas verdes, los niños y las niñas. Aunque por otro lado, la estructura “llorona”, sí está relacionada en mi subconsciente a los más pequeños, pues no existe árbol que más me recuerde al bosque de un cuento que un Sauce Llorón (Salix Babylonica).

Sauce Llorón (Salix Babylonica

7 de marzo de 2016

Carmen de los Mártires en YouTube

La fotografía está muy bien. Me encanta sacar fotos de jardines, flores y plantas, pero hay ciertas cosas que podemos perder si no vemos el jardín en movimiento. Por esta razón, cuando estuve en Granada de visita en el Carmen de los Mártires, además de sacar todas las fotos de cada espacio del jardín, de las flores que tímidamente aparecieron en aquella mañana de enero, también me entretuve haciendo videos de algunos detalles singulares.

Una flor de Iris en el camino 

3 de marzo de 2016

A las puertas de la primavera

Despuntan los primeros azahares en cada naranjo, en cada calle de Sevilla. Sépalos, pétalos, estambres, ovario y pistilo, comienzan a dibujarse con nitidez. Aroma que lo inunda todo alrededor, heraldo de una primavera próxima, convirtiendo un simple recado a pie en una sucesión de emociones placenteras para el viandante en este marzo que da comienzo. Muchos insectos también se han percatado de tal circunstancia y hacen aquello que les dicta su naturaleza, polinizar.

Azahar