Anuncios

28 de septiembre de 2016

Lo llamaban el jardín de las delicias

Cuenta la creencia popular, a la postre historia reconvertida en tradición sevillana, que cuando el Rey Alfonso XIII contempló aquel fastuoso hotel que habían levantado en el llamado Jardín del Paseo de la Delicias, espacio que había sido verde vegetal ahora transformado en rojo ladrillo, montó en cólera (aunque yo creo que únicamente se sintió molesto), de tal forma que los audaces hosteleros, en un alarde de marketing emocional todo lo rústico que pudiera ser a principios del siglo XX, pusieron al hotel por nombre el mismo del monarca. Curiosamente el hotel contaba con unos jardines propios a tener en cuenta que hoy por hoy son considerados históricos, mientras que para los Jardines del Paseo de las Delicias aquel hecho constituyó el principio del fin de un espacio verde que en la actualidad son leyenda. 

Vegetación en el actual Jardín de las Delicias

Los más puristas podrán decirme que el jardín de las delicias aún se encuentra en el margen del río Guadalquivir, junto al puerto del Sevilla y frente al Parque de María Luisa, conservando entre la vegetación algunos de los pabellones de la Exposición Iberoamericana de 1929, a pesar, de que en la actualidad son conocidos popularmente como Jardines del Líbano. Este enclave verde no deja de ser un retal de lo que en su día fue, aunque perduren en el espacio ajardinado con claro estilo romántico, las obras escultóricas de temática pagana provenientes del Palacio Arzobispal de Umbrete que sufrió un incendio en 1762. Hoy en día este espacio incompleto continúa siendo un lugar con praderas, senderos de albero para recorrerlos, los pabellones y una hermosa arboleda ornamental compuesta por Palmeras, Cipreses de los Pantanos, Ceibas o Plátanos de Sombra entre otros y que en 1873 vinieron a sustituir muchos de los naranjos, más frecuentes en la zona verde. Pero los Jardines de las Delicias, de los que hablan las crónicas periodísticas de principios del siglo pasado, continuaban por la avenida que lleva precisamente el nombre de Paseo de las Delicias, siguiendo nuevamente el río por el recientemente restaurado paisajísticamente Muelle de Nueva York y desembocando frente al Palacio de San Telmo sede de la Presidencia de la Junta de Andalucía.

Ahora se llaman Jardines del Cristina, en relación a otro hotel que se construyó en el espacio verde y que posteriormente fue un centro comercial que albergaba el llamado, también, Cine Cristina en honor todo ello a Doña Cristina de Orleáns esposa de Fernando VII. He leído en algún periódico antiguo que incluso el Jardín de la Caridad, que se encuentra muy cercano, puedo pertenecer todo al mismo espacio verde, aunque no he podido constatarlo.

Los Jardines del Cristina tienen como reconocimiento el ser de los pocos en la ciudad de Sevilla que son conservados por jardineros municipales en vez de empresas de jardinería subcontratadas, si bien es cierto, que el trato que se le han dado en los últimos tiempos ha sido lo más anacrónico que se puede contemplar en un jardín. A las Casuarinas, Plátanos de Sombra, Yucas o Washingtonias, a las pérgolas, farolas fernandinas, láminas de agua o borduras de ladrillo viejo, se han unido en un cúmulo de despropósitos una renovada Plaza de la Puerta Jerez con borduras de bloques de granito pulido y acero mucho más moderno que lo que había anteriormente. El resultado es un espacio verde distorsionado, donde los caminos llevan nombres de poetas y, en los parterres, escrito en rocas, se hallan los poemas que éstos escribieron. Poesía que no encuentra especial acomodo entre tanta disparidad de criterio en diseño y restauración de espacios verdes.  

Bajo la sombra de los Plátanos en el Jardín de las Delicias


Lámina de agua en los Jardines de Cristina

Poema grabado en piedra en los Jardines de Cristina

Jardineros recogiendo las hojas caídas

Arboleda en los Jardines de Cristina, tras ella, se encuentra el Hotel Alfonso XIII
Bordura de ladrillo viejo. Tradicional

Nueva bordura de acero en el mismo jardín


Nueva bordura de bloques de granito pulido. Todo en los Jardines de Cristina y todo muy ecléctico

Pérgola en los Jardines de Cristina

       
Sígueme en: 




También te puede interesar:  
        


Gracias por perder unos minutos de tu tiempo leyendo este post.

No hay comentarios:

Publicar un comentario