Anuncios

25 de octubre de 2016

Otoño inédito

Es cierto que no me puedo quejar de vivir en una ciudad como Sevilla, pero también es verdad que presenta algunas carencias entre las que destaca la falta absoluta y total de un otoño típico. Sí, uno con esas estampas bucólicas de parques y jardines cubiertos de colores dorados, pardos y rojos. Consulto con avidez mi cuenta de Instagram y observo todos esos hermosos paisajes urbanos que no están a mi alcance o leo artículos digitales publicados por revistas especializadas tipo National Geographic sobre “los cinco paisajes europeos para recorrer en otoño”… y en esos momentos siento algo de envidia insana.

Otoño en Parque del Retiro de Madrid

7 de octubre de 2016

Ramas partidas

Es un hecho contrastado que los arboles, en comunidades boscosas, por causas naturales tienden a quebrarse o partir las ramas en sus ecosistemas. La edad, los cambios de temperatura, “autopodas” por ramas propias que se estorban, competencia por el espacio con ramas de sus vecinos, agentes climatológicos, etc., son algunos de los motivos que hacen que troncos y ramas se partan en los bosques naturales. Cuando los árboles son cultivados en la ciudades como parte del paisaje urbano en calles, parques o jardines, no pierden esta naturaleza, es más, al margen de lo que algunos piensan, continúan siendo seres vivos que crecen, se desarrollan y cumplen un ciclo vital, algo muy diferente a otros elementos que forman parte de la silueta en las ciudades como pudieran ser una farola o un semáforo.

Ataque de hongos en la corteza de un Plátano de Sombra (Platanus x hispanica)  en el lugar donde se realizó una poda