Anuncios

13 de diciembre de 2016

Implicar a los implicados

En los últimos tiempos, desde el altavoz que me proporciona este blog, he comentado en numerosas ocasiones la importancia de una correcta planificación previa antes de acometer el inicio de una nueva zona verde en un municipio. La planificación nos ayuda a crear espacios vivos, los cuales, en el futuro no se vean comprometidos por errores de difícil solución fruto de la precipitación.

Plátanos de Sombra (Platanus x hispanica) ocupando el acerado

Entre las actuaciones jardineras que requieren un planteamiento apropiado, se encuentra la plantación del arbolado urbano. Especies arbóreas que se han visto desprovistas en demasiadas e injustificables veces de casi todas sus ramas dejándoles un aspecto ridículo y, en ocasiones, llegando a sufrir el apeo por no haberse tenido en cuenta aspectos como el espacio disponible, el desarrollo del árbol, su estructura natural, su biología, las características del medio que los rodea, etc. Llegados a este punto, me he percatado en los cursos o jornadas que he asistido en los últimos tiempos en relación al tratamiento del arbolado urbano, que los profesionales que participamos en estos eventos estamos muy de acuerdo en todos estos puntos y, normalmente, ya llegamos concienciados por la obviedad de que los árboles son seres vivos que necesitan ser tratados como tales ¿Qué es entonces lo que está fallando? ¿Por qué seguimos cometiendo casi sistemáticamente los mismos errores en la urbanización de zonas verdes? Desde mi humilde opinión, creo que a todos estos eventos, cursos y seminarios y jornadas deberían asistir también los urbanistas, las personas que se dedican a trazar la huella que forman el entramado de calles, avenidas, edificios y espacios verdes de las ciudades. Yo al menos echo en falta la compañía de otros profesionales involucrados en las Gerencias de Urbanismo como pueden ser arquitectos, ingenieros, biólogos, políticos y, si me apuráis, hasta filósofos o poetas aunque su ámbito pueda parecer algo lejano en lo que a árboles se refiere. En un mundo que cada vez tiende más a la resolución de problemas profesionales mediante la formación de equipos multidisciplinares, quizás debería ser más frecuente contar con la presencia de más implicados en la creación y desarrollo del verde urbano. También es verdad, que muy probablemente la culpa de este desbarajuste de concienciación la tienen quienes proponemos, organizamos y difundimos eventos para destacar la importancia de la correcta planificación del arbolado urbano. No los hemos incluido o, más bien, no hemos sabido implicar a los implicados, valga la redundancia y el juego de palabras.   

Últimamente he salido a pasear con Duncan por un nuevo recorrido. Al llegar a cierto punto, hay una alineación de Plátanos de Sombra (Platanus x hispanica), cuyos troncos ocupan todo el ancho del acerado para los peatones. Las raíces han llegado a levantar el exiguo pavimento que delimita con un excesivo ancho muro de hormigón, cuya función es separar a los árboles de un talud que acaba en un aparcamiento. El resultado lo podéis observar en las imágenes que ilustran este artículo. He llegado a plantearme en alguna ocasión que fue primero, el acerado o lo árboles, pero conozco la respuesta, se construyó la acera, se colocaron unos pequeñísimos alcorques y se plantaron unos jóvenes Plátanos de Sombra que al crecer, han desdibujado la imagen de una calle que se ideó, seguro, con una perspectiva futura muy diferente. Eso sí, tengo que reconocer que desconozco quien disfruta más al pasar por encima de las caídas hojas pardas, si Duncan correteando y agazapándose en busca de una presa invisible, o su dueño al tomarse su tiempo pasando bajo la copa de los árboles como si de un ritual se tratase mientras levanta a cada paso un puñado de hojas. Yo creo que aún hay solución para estos Plátanos de Sombra. Se puede eliminar el ancho muro por uno mucho más delgado y ocupar el talud para que con los movimientos de tierras apropiados se incorpore al acerado, el cual, habría que reponer con alcorques muchos más grandes…. Claro que este es solo mi punto de vista y una forma de proceder que tal vez roce lo fantasioso por toparse con lo burocrático, lo ideal sería implicar a los implicados. 


             
Sígueme en: 




También te puede interesar:




Gracias por perder unos minutos de tu tiempo leyendo este post.

5 comentarios:

  1. Nunca mejor explicado. Muchas gracias por seguir mostrando y enseñando conceptos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Raúl! Muchas gracias por seguir tan incondicionalmente "Jardines Que Me Gustan" y el aporte de tus comentarios. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Totalmente de acuerdo. Pero que pasa si a los implicados no les importa, si no quieren ser implicados, si no quieren participar. Yo estuve alguna vez como responsable de arbolado urbano y eso pasó. Vi muchisimos de esos casos con platanos también. Y los quize involucrar (concejales, paisajistas, viveristas, arquitectos, responsables tecnicos del estado nacional y provincial, historiadores, forestales, etc) y unos pocos aparecieron y eso que habian ordenanzas que lo promovian. Poca participación. Hay cero formación ambiental, cero conciencia ambiental, cero ganas de participar sin recibir una retribución o sacar alguna ventaja comercial. No participaban pero luego criticaban. Los arboles se ponen nomas y si luego no funciona, se sacan, se compran nuevos y ya esta. No hay que planificar, hay sacarse la foto y luego se verá. Como todo en este siglo XXI. Disculpen por la catarsis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ricardo. Muchas gracias por dejar tu comentario. Al hilo de lo que comentas, yo no puedo remontarme tan atrás en el tiempo. Únicamente puedo aseverar que en la actualidad, en los eventos en los que he participado tanto como simple asistente como en funciones organizativas, no se ha tenido en cuenta incluir a otros profesionales. Además, es una cuestión que se ha comentado en los pasillos y parada para el café, no es solo una percepción mía. Es probable que a los implicados no les importe, pero han cambiado mucho las cosas y hoy en día está en auge toda la información relacionada con la ecología, el cambio climático y las "SmartCity"; aunque sea por un simple interés mediático, considero que es una buena oportunidad para dar ese paso e incluir a quienes deben involucrarse en la planificación del arbolado urbano. Un saludo.

      Eliminar
  3. ¡Interesantísimo blog que acabo de descubrir!. Enhorabuena, José Luis, todo un placer.

    ResponderEliminar