Anuncios

15 de junio de 2017

La madreselva y los aromas de jardín

Tuvimos que acercarnos temprano a la obra. El riego de la mañana había hecho que el pronunciado terreno que daba a la nueva cafetería dentro del parque, desprendiera mucha tierra. Como se trataba de una ampliación que contaba únicamente con las infraestructuras de la cafetería mencionada, así como, un centro de interpretación y estaban ambas en plena  construcción, afortunadamente no estaba abierto al público y podíamos volver a replantear la parte de jardinería. Después de todo era lo que nos competía. Optamos por colocar unas traviesas de tren ecológicas en el borde superior del talud y plantar sobre la superficie de éste madreselva (Lonicera japonica). Cuando las raíces de la madreselva hubieron crecido, habían creado una trama que contribuía a la retención del suelo evitando que se desprendiera. Se puedo continuar con el riego de la pradera de césped, pues hasta que no se fijó el terreno con la madreselva hubo que detener el riego automático y regar con manguera con mucho cuidado por el borde del talud.

Madreselva (Lonicera japonica)

Últimamente estoy escribiendo de especies de las que ya había hablado al principio de comenzar con el blog. No creo que sea tan nostálgico, pero al toparme súbitamente con el aroma de algunas plantas, recuerdo estas historias y no puedo evitar contarlas. Además me resulta muy divertido comprobar cómo he cambiado la forma de redactar, perdiendo la vergüenza. Tampoco es que haya tenido mucha en general, pero sí que me da pudor que sean leídas las cosas que me pasan por la cabeza. Bueno… ¡Hay gente pa tó! Como dijo Joselito el Gallo o su hermano, que la atribución de la frase no está aún muy clara.  

Pero no me he sentado a escribir sobre toreros y sus frases celebres. Tal vez, ni si quiera voy a hablar sobre la madreselva en concreto, pues lo que realmente me interesa contar es el poder que tiene el aroma en un jardín. No es la primera vez que el perfume de una planta en un parque, o cualquier otra zona verde, me rescata de mis atribulados pensamientos y consigue hacer que me transporte a otro lugar perdido en recuerdos. Aunque no lo usemos con frecuencia, dicen que el olfato es el sentido que tiene más capacidad de hacer que recordamos a pesar del tiempo que haya trascurrido desde que percibiéramos un aroma, es decir, cuando un olor llega hasta nosotros, si pasan muchos años y lo volvemos a percibir, somos capaces de reconocerlo. De ahí la importancia de realizar un jardín basado en los aromas. Y lo mejor es que el perfume no solo lo tenemos que encontrar en las flores, pues también hay plantas que son aromáticas en sus hojas y solo con frotar delicadamente con la mano podemos capturarlo, como ocurre con el arrayán (Myrtus communis), que desprende un suave olor a limón. El valor de los recuerdos es una buena motivación para poseer un jardín aromático, pero existe otra muy buena y es la acción que los perfumes realizan sobre los insectos. Muchas de las hierbas culinarias (romero, lavanda, tomillo, orégano, salvia,…), además de oler bien para nosotros, tienen el efecto contrario sobre muchos insectos plagas que su aroma le parece desagradable ahuyentándolos. El caso inverso ocurre con muchos insectos beneficiosos que son atraídos por el aroma de las flores añadiéndole más interés al jardín. Así ocurre con los mariposarios (jardines de mariposas) que se crean realizando plantaciones de plantas con perfume y contribuyen a dar colorido en hojas, flores y alas de mariposas al espacio verde. Las abejas, que realizan una importantísima misión en la naturaleza con la polinización, también se ven atraídas por el aroma del jardín.

En resumen, la fragancia más natural de una flor o una planta puede ayudar a que se perciba inmenso hasta el jardín más pequeño. Es posible crear un espacio verde en el hogar con aromas todo el año si acertamos con la elección de especies vegetales, lo que puede desencadenar recuerdos dormidos, liberar distintos estados de ánimo, contribuir al relax y provocar una espectacular visita de cientos de mariposas revoloteando a nuestro alrededor.

Arrayán (Myrtus communis)

                  
Sígueme en: 




También te puede interesar:



Gracias por perder unos minutos de tu tiempo leyendo este post.

1 comentario:

  1. En Flores Navarro estamos totalmente de acuerdo y es que hay flores y plantas que huelen tan bien... ¡Buen trabajo! Seguiremos leyendo más :)

    ResponderEliminar