Anuncios

10 de octubre de 2017

La enorme importancia de lo pequeño

No me cansaré de repetir que es necesario tener muy presente el tamaño que los árboles deben tener en edad adulta en función del espacio disponible para su desarrollo en el lugar donde van a ser plantados. Sé que al principio todos los arboles son pequeños y verlos en un alcorque así de inicio, con mucho espacio vacío y algo desangelados, pues llegan procedentes del vivero con escaso calibre, varias ramas y “pelados” casi sin hojas, puede resultar en apariencia desolador.

Altea (Hibiscus syriacus)

Supongo que el miedo ancestral del ser humano al vacío, hace que queramos ocupar todo el espacio disponible y no dejar nada en blanco. Pero a veces es mejor ser pacientes y darle importancia a lo pequeño porque la tiene y mucho. El caso del arbolado urbano no se encuentra exento de esta premisa, además, la falta de especies arbóreas de pequeño porte no puede ser escusa porque existen algunas variedades que ya están desempañando la labor de árbol urbano fantásticamente bien. En Sevilla, la ciudad donde vivo, el ejemplo más popular de árbol pequeño es el del Naranjo Amargo (Citrus aurantium), y en Córdoba, la ciudad donde he trabajado mucho tiempo como Técnico en Jardines, es frecuente el Ciruelo Japonés (Prunus ceresifera var. pisardii) como árbol de alineación. Pero existen muchos más, algunos son incluso arbustos grandes que podados con una altura de cruz de más de dos metros y dándole forma de copa a la vegetación área, pueden realizar la función de árbol para alcorque perfectamente bien. La Altea (Hibiscus syriacus) es una planta que nos sirve como modelo a seguir, pues posee la dualidad de ser plantado como arbusto o como árbol pequeño de alineación.  

Según el texto del Área de Medio Ambiente y Servicios Urbanos del Ayuntamiento de Barcelona en su publicación sobre la Gestión del Arbolado de Viario, se establece que para calles estrechas, con un ancho de acera inferior a 3,5 metros, se deben plantar especies arbóreas de porte pequeño, para calles medianas, con un ancho de acera de entre 3,5 y 6 metros, se deben plantar árboles de porte mediano, y para calles amplias, con un ancho de acera superior a los 6 metros, se deben plantar los árboles de porte grande.

Las posibilidades son variadas, tanto como queramos adentrarnos en el reino vegetal, aunque es verdad que siempre existirá un límite en la disponibilidad, la adaptación, el ambiente, las edificaciones y las infraestructuras, seguiremos contando con un amplio abanico donde poder elegir el árbol más apropiado a nuestras necesidades. En lo que a arboles callejeros se refiere, el tamaño no importa y hay que saber valorar la enorme importancia que tienen las especies de pequeño porte, a pesar de sus dimensiones.

Ciruelo Japonés (Prunus ceresifera var. pisardii)

Naranjo Amargo (Citrus aurantium)
Sígueme en: 




También te puede interesar:




Gracias por perder unos minutos de tu tiempo leyendo este post.

No hay comentarios:

Publicar un comentario