Anuncios

28 de noviembre de 2017

Baños muy naturales en el jardín

El agua es uno de los elementos más cautivadores en un jardín. Hace de regulador térmico, refresca el ambiente, es imprescindible para la vida de las plantas, refleja la vegetación, el cielo, las nubes, la luna,…. El agua puede llegar a ser magnética, sobresaliendo cuando el jardín se encuentra diseñado apropiadamente buscando el equilibrio entre todos los elementos que lo constituye.

Piscina Natural

Esta es la razón por la que el agua participa en los espacios verdes, en todas sus facetas, incluida en forma de piscina para uso lúdico. Pero estamos acostumbrados a la piscina tradicional, la que suele ser rectangular o, en contadas excepciones, con alguna forma circular. La que es necesario limpiar con regularidad para eliminar los restos en suspensión que acaban allí y en las que hay que diluir cloro para evitar que acabe corrompida por mantenerse estanca.

El uso láminas de agua en el jardín destinadas al baño, no es nuevo pues ya los árabes utilizaban las albercas de riego para sus huertas de placer con este fin. Estas albarcas no necesitaban de tantos cuidados como las piscinas modernas porque al circular el agua por canales para regar, se iba renovando con frecuencia.

Muy parecido a estas albercas árabes, ha surgido una reciente forma de entender el baño lúdico en los jardines en forma de piscinas naturales o biológicas. Obviamente, estas piscinas que recrean ambientes acuáticos utilizan la tecnología que existe en la actualidad, pero sin perder esas características de emular a la naturaleza. Paisajísticamente son un acierto porque pueden mimetizarse perfectamente con el estilo de jardín en el que se integran.

Para remontarnos al origen de las biopiscinas, tenemos que marcharnos en el tiempo hasta principios de la década de los 80’s, cuando se empezaron a construir las primeras piscinas naturales en Australia. Tras casi tres décadas, su uso se extiende por todo el mundo y no solo en jardines particulares o pequeños, pues se construyen piscinas naturales en grandes cadenas de hoteles que eligen este nuevo concepto de baño natural. También existen piscinas biológicas de uso público en Centro Europa, especialmente en Alemania.

Las piscinas naturales poseen dos partes claramente diferenciadas, una zona de baño y otra zona depuradora. En esta última, encontramos plantas oxigenantes y grava que realizan la labor de limpieza del agua eliminando las partículas que sirven de nutrientes a las algas. El  agua no permanece inmóvil y circula a través de un sistema de bombeo para ir regenerándose al pasar por el filtro natural. De esta forma evitamos el uso de sustancias químicas para la limpieza, así como, la frecuencia de la misma.

En el concepto no se excluyen bacterias beneficiosas para la limpieza, pues también entran a formar parte de la piscina dentro del ecosistema acuático. Así mismo, es posible introducir en la zona depuradora peces que contribuyen a la higiene del agua alimentándose de larvas de insectos.

En conclusión, al realizar un baño natural en una piscina biológica en el jardín, encontraremos que la relación con el agua es parecida a la que encontramos en plena naturaleza. Sentiremos algo similar a un baño en un lago o un río.




Fuente imágenes: wikimedia commons

Feedback en redes sociales:




También te puede interesar:



¿Te ha parecido interesante este artículo? Puedes dejar tu comentario al final del post.

No hay comentarios:

Publicar un comentario