Anuncios

9 de enero de 2018

Lo que debes conocer sobre la propagación de plantas ornamentales

Una pregunta muy frecuente sobre jardinería es si al cotar una ramita de esta u otra planta crecerá un nuevo individuo igual. La respuesta es que depende del tipo de especie vegetal de la que estemos hablando, porque existen plantas que les resulta más fácil propagarse por esquejes que otras y éstas, a su vez, pueden presentar otro tipo de forma de propagación con la que consigan hacer crecer su población.

Estolones de Chlorophytum comosum. Los tengo puesto en un tarro sumergiendo el estolón en agua como un cultivo hidropónico hasta que los trasplante a una maceta con sustrato. Ya han comenzado a desarrollar las nuevas raíces y se aprecia claramente.


La semilla es el modo de propagación más natural que puede poseer una planta pues éstas contienen el embrión dentro del fruto con la posibilidad de dar origen a una nueva planta. La forma de propagar una planta mediante la siembra es tan sencilla como enterrar la semilla en sustrato dentro de una bandeja de alvéolos y regar hasta que se produzca la germinación. No obstante, la latencia, que en principio resulta una eficiente forma de protección de las platas frente a los depredadores, para los productores viveristas puede resultar un verdadero quebradero de cabeza.

Las latencia es una respuesta que realizan las plantas ante una condiciones medioambientales adversas, con lo que la semilla permanece sin germinar a la espera de un momento más oportuno. Las condiciones protectoras de un vivero se entienden como adecuadas, así que ante las distintas formas de latencia (químicas, físicas o mecánicas), hay que realizar una serie de prácticas para romperlas. Puedes visualizar el siguiente artículo en el que profundizo sobre las distintas latencias y como evitarlas pinchando aquí.

Sin embargo, al mismo tiempo que unas especies vegetales crean sistemas para proteger la continuidad de las nuevas plantulitas que emergerán del suelo, otras han desarrollado métodos de propagación vegetativa con la que obtener una población muy elevada de descendientes con el fin de que sobrevivan un porcentaje elevado de ellos a pesar de que las condiciones del ambiente en el que se desarrollaran no sean idóneas.

La propagación vegetativa es una forma de reproducción asexual que poseen las plantas y que consiste en la regeneración vegetal a partir de una célula, un tejido o un órgano (raíces, tallos, ramos u hojas) de la planta progenitora. La propagación vegetativa puede darse porque la planta posee un propágulo que ha desarrollado como un órgano natural, o porque poseen una capacidad natural para desarrollar raíces a partir de una rama que funcionará como esqueje.

En cuanto a los propágulos que podemos encontrar de forma natural (y con los cuales es posible obtener una nueva planta para nuestro jardín), son fácilmente identificables. Pueden ser: rizomas o tallos subterráneos con varias yemas, tubérculos o tallos engrosados que acumulan nutrientes con una única yema, los bulbos u órgano de almacenamiento de nutrientes subterráneo y grupo de plantas a la que pertenecen los tulipanes, estolón o tallo lateral que brota de la base del tallo y, finalmente, un cormo que es un tallo engrosado y retorcido con abultamientos sobre los que salen las yemas.

Por último, tenemos los esquejes o fragmentos de la planta progenitora que al introducirlos en sustrato son capaces de desarrollar raíces. El resultado obtenido es un clon de la planta original. Pero ocurre que no todas las plantas poseen la misma facilidad para desarrollar raíces a partir de un trozo de otra, por eso para estos casos es común el uso de auxinas como catalizador del enrizamiento. Las auxinas son unas hormonas naturales de las plantas que actúan como reguladoras del crecimiento vegetal. Se pueden extraer y ser utilizadas para provocar el desarrollo de raíces de los fragmentos de una planta progenitora y es posible encontrarla en el vivero o garden center para los que nos gusta practicar la jardinería.
   
Sígueme en:

Facebook 

Twitter

Comunidad “Jardinería y Paisajismo”

También te puede interesar:

La eterna variabilidad vegetal 

El bambú y un viaje exótico

Gracias por perder unos minutos de tu tiempo leyendo este post.

No hay comentarios:

Publicar un comentario