Anuncios

6 de febrero de 2018

Fiebre por el Membrillero Japonés

Es cierto que puede resultar complicado encontrar flores en esta época, pero no imposible. Lo que es realmente curioso es el caso del Membrillero Japonés (Chaenomeles japonica), que es capaz de presentar una hermosa y aparentemente delicada flor carmesí, resplandeciente con luz propia, pero al mismo tempo dejar en segundo plano un retorcido conjunto de ramillas completamente desnudas al carecer de hojas verdes que las cubran.

Membrillero Japonés (Chaenomeles japonica)

El darme grandes paseos por parques y jardines junto a mi fiel Duncan, me ha costado un constipado, con dolor de garganta y fiebre, de los que hacen época. En pleno temporal de frío y nieve que está asolando el norte de España, en Sevilla alcanzar 4º centígrados es como si estuviéramos en La Ponía. Tampoco me voy a quejar, pues como dice el refrán: “sarna con gusto no pica” y darme grandes paseos envuelto en espacios de naturaleza urbana es uno de los grandes placeres que tiene mi vida. Además, cuando te traes como botín fotográfico el espectáculo de la bella flor del Membrillero Japonés, hace que la fiebre haya merecido la pena.

El dedicarme a los jardines y la jardinería, tiene como resultado el observar cualquier espacio verde desde un punto de vista analítico y crítico. Me fijo en todos los detalles y me encanta descubrir aquello que para mi tiene un enorme valor aunque para otros pase totalmente desapercibido. Por supuesto, también encuentro muchos errores de diseño en el jardín o de ejecución de la obra de jardinería. Y al hilo de esto último, me encuentro en infinidad de ocasiones que en una alineación de arboles, todos de la misma especie, se cuela algún congénere de otra diferente. Por ejemplo, en una alineación de Jacarandas (Jacaranda mimosifolia) te encuentras de repente un Jabonero de la China (Koelreuteria paniculata). Esto ocurre principalmente en obras nuevas, cuando plantan los árboles a raíz desnuda y solo poseen un escuálido tronco caduco de hojas. Reconocer las especies en este estado es muy difícil y únicamente la experiencia te proporciona esa capacidad para distinguir unas especies arbóreas de otras. Por esta misma razón, las obras de ejecución de jardinería deben incluir equipos multidisciplinares al desarrollarla, porque no todo es obra civil.

Pero me estoy desviando del tema, y yo he venido hoy a hablar del Membrillero Japonés. Un arbusto de familia de las rosáceas y que es una apuesta segura para dar color en febrero, así como, aportar un enorme valor ornamental al jardín durante todo el año. De origen asiático, Chaenomeles japonica es un arbusto espinoso que requiere riego moderado en verano, pero que en invierno no requiere tanta agua. Le gustan lugares donde reciba el pleno sol, pues es en esas condiciones cuando luce más su atractivo floral. La floración es invernal, aunque puede tener otra estival menos copiosa. ¡Y todo se aprovecha del Membrillero Japonés! Pues su fruto es comestible y muy utilizado para elaborar mermeladas.

Flor de Membrillero Japonés

 
Fruto de Membrillero Japonés
           
Sígueme en: 




También te puede interesar:
          


Gracias por perder unos minutos de tu tiempo leyendo este post.

No hay comentarios:

Publicar un comentario