Anuncios

24 de mayo de 2018

El exótico jardín de orquídeas


Sin duda, algunas de las flores más queridas por los amantes de la jardinería se encuentran entre la amplia variedad de orquídeas que existen. Es una de las familias vegetales más extendida a lo largo del mundo y, aunque las asociamos a regiones tropicales y subtropicales, lo cierto es que podemos encontrar orquídeas en otros ambientes como los próximos al desierto, a la tundra y a la alta montaña.

Paphiopedilium godefroyae

La pasión por el cultivo de orquídeas es tan profunda, que existen numerosos espacios dedicados en exclusiva a su estudio, investigación y divulgación. Muy cerquita de donde vivo, en la ciudad malagueña de Estepona encontramos su ya renombrado Orchidarium. Y existen otros jardines botánicos que, si no son únicamente orquidiario, poseen uno suyo destacado dentro del mismo: el Jardín botánico Atocha-La Liria (Ecuador), el Jardín botánico de Medellín (Colombia), que posee un lugar para eventos llamado Orquideorama, el Jardín Botánico de Singapur que incluye el Jardín Nacional de Orquídeas, Herrenhauser Garten (Hannover) o el Jardín Botánico Lankester (Costa Rica), son algunos de los ejemplo que podemos encontrar.

Una mención especial merece el espectacular Jardín Vertical de Orquídeas que el afamado botánico francés Patrick Blanc instaló en el Jardín Botánico de Nueva York. Las orquídeas son en su mayoría plantas epifitas, es decir, que desarrollan sus raíces sobre la corteza de los árboles para agarrase únicamente, no para parasitar a las especies arbóreas que le sirven de soporte. Esta capacidad que poseen las raíces de las orquídeas para medrar en diversas superficies, las hace idóneas para formar parte de las estructura de un muro vegetal. Incluso, existen orquídeas capaces de crecer sobre las rocas aumentando aún más su idoneidad para incluirlas en jardines verticales. Por último, existe un grupo reducido de orquídeas que crecen directamente del suelo.

El Jardín Vertical de Orquídeas de Patrick Blanc es muy llamativo precisamente por la inmensa variedad de formas, tamaños y colores que las flores de las orquídeas pueden llegar  a ofrecer. Podemos llegar a encontrar flores de orquídeas enormes o pequeñitas de tan solo algunos milímetros de tamaño. También podemos hallar orquídeas con flores muy hermosas y otras de aspecto extraño o curioso, como la orquídea “cara de mono” (Dracula simia). 
  
La pasión por las orquídeas nace en el último cuarto del siglo XIX de mano del viverista de origen alemán Henry Fredirck Conrad Sander. En 1867 Sander empieza a trabajar como empleado en un vivero de Forest Hill llamado James Carter & Co., y que se ubica muy cercano a Londres. Durante este empleo conoce al explorador y estudioso de la flora Benedict Roezl, sirviendo Sander a éste último como agente comercial de los hallazgos que realizaba. Una vez que Sander deja el trabajo en Carter & Co., ubicándose como semillerista en St. Albans al sur de Inglaterra, realiza una gran labor de marketing que llevó a ambos socios al éxito. Roezl se retiró confortablemente del negocio una vez alcanzado este logro, mientras que Sander continuó con el negocio de las semillas y lo centró en las orquídeas. Los años de estudio, la gigantesca empresa de documentar las orquídeas existentes y su parentesco, auparon a Sander como el mayor entusiasta del cultivo de esta flor. Su importancia fue tal, que Incluso el Registro de Híbridos de Orquídeas de la Royal Horticultural Socity de Londres se llamó inicialmente la Lista de Híbridos de Sander.

El exótico jardín de orquídeas nace de los sentimientos que ha generado esta flor a lo largo de los años. Pasión que brota de la variedad de flores que podemos encontrar, unas bellas y otras curiosas, de las particulares condiciones de cultivo que nos facilita el adaptarla a los nuevos estilos de jardines que surgen en la actualidad y, sobre todo, de un proceso de estudio, de hibridación de variedades que se inicio a finales del siglo XIX y que se ha mantenido durante décadas a través de una extensa red de jardines botánicos y orquidiarios que los amantes de los jardines disfrutamos.  

Cattleya Hawaiian Variable ‘Prasan’. Autores de la imagen: Arne and Bent Larsen 

Rhyncholaeliocattleya Chia Lin 

Cattleya Mrs. Mahler ‘Mem. Fred Tompkins’. Autores de la imagen: Arne and Bent Larsen 

Cattleya Queen Sirikhit ‘Diamond Crown’. Autores de la imagen: Arne and Bent Larsen 

Orquídea “cara de mono” (Dracula simia)
Fuente imágenes: wikimedia commons   

Sígueme en: 




También te puede interesar:



Gracias por perder unos minutos de tu tiempo leyendo este post.

No hay comentarios:

Publicar un comentario