Anuncios

22 de mayo de 2018

Jardines del Palacio de Cristal y la puesta en valor del patrimonio verde portugués

A pesar de la cercanía que existe entre España y Portugal, su jardinería posee diferencias fácilmente reconocibles. Quizás la esencial y que resume todo los demás, es que se entiende la jardinería o, mejor dicho, se siente de manera muy distinta. En el país luso, está mucho más arraigada la profesión de paisajista o diseñador de jardines y por tanto sus jardines suponen una apuesta en valor como patrimonio verde que difiere del resto de la Península Ibérica.

Jardines del Palacio de Cristal de Oporto.


Puede ser que la cercanía no sea suficiente y, en cualquier caso, siempre es bueno que exista diversidad cultural, además de por supuesto vegetal. Los factores que han influido en los jardines portugueses han sido el clima asociado al Océano Atlántico y las corrientes de aire caliente procedentes del Golfo, así como, una menor inversión americana favoreciendo otros lazos de origen africano y asiático.

Los Jardines del Palacio de Cristal en Oporto, son un ejemplo de la jardinería desarrollada en Portugal. Cercados por el Río Duero y el Océano, constituyen un conjunto de espacios verdes diferenciados con una historia de más de 150 años para contar. De estilo paisajístico romántico, los Jardines del Palacio de Cristal fueron diseñados por el paisajista alemán Émile David superada la segunda mitad del siglo XIX.

La motivación que llevó a la proyección de estos jardines fue la propia construcción del Palacio de Cristal, un imponente edificio desaparecido en la actualidad y que tenía las funciones de albergar un pabellón público para la realización de exposiciones. En la década de 1950 este edificio fue sustituido por otro de aspecto contemporáneo y con forma de media esfera. El cristal continuó siendo el material que regía la edificación, e inicialmente continuó llamándose Palacio de Cristal, hasta que en 1991 oficialmente cambió el nombre por el de Pabellón Rosa Mota, campeona portuguesa de maratón.  

Aunque el edificio que dio nombre a los jardines cambió, el espacio verde diseñado por Émile David aún se conserva y continúa siendo la antesala natural que da la bienvenida al pabellón multiusos. El jardín histórico del Palacio de Cristal es un espacio delimitado por una superficie de líneas elípticas y que posee parterres de igual figura redondeadas únicamente interrumpidas por los paseos que lo atraviesan. A un lado del conjunto paisajístico, el jardín de Émile David posee una fuente redonda que sirve de nexo de unión con la vistas del cercano Río Duero.

De esta primera época de los jardines se conserva la Avenida de los Tilos (su eje principal), y la avenida de los plátanos, así como, un bosquete y una serie de balcones que constituyen espectaculares balcones que hacen la función de mirador de lujo sobre el Río Duero.

Con el trascurrir de los años, y debido a las crecientes necesidades de esparcimiento urbano, van surgiendo nuevos jardines que se unen a los iniciales. Son un conjunto de espacios verdes temáticos que se conocen como Jardín de las Plantas Aromáticas, el Jardín Medicinal, el Jardín de los Sentimientos y, por último, El Jardín de las Ciudades Germinadas que fue inaugurado en el año 2009.

Oporto es posiblemente una de las ciudades más hermosas de Europa, y los Jardines del Palacio de Cristal, un aliciente más para recorrer una ciudad descubriendo nuevos destinos de turismo de jardines.

Construcción del Palacio de Cristal y los jardines. Dibujo de Federico Ruiz.

Jardines del Palacio de Cristal de Oporto.

Fuente en el Jardín de Émile David. Imagen por Béria Lima.  

Pabellón Rosa Mota

Balcón ajardinado sobre el Río Duero. Imagen por Béria Lima.
Fuente imágenes: wikimedia commons 

Feedback en redes sociales:




También te puede interesar:



¿Te ha parecido interesante este artículo? Puedes dejar tu comentario al final del post.

No hay comentarios:

Publicar un comentario