Anuncios

26 de junio de 2018

Elementos de un jardín para niños


Llegan las esperadas vacaciones de verano, atrás queda el colegio por unos meses y los niños pueden salir al aire libre y disfrutar jugando de su merecido descanso. Pero crear un jardín para que los niños y niñas jueguen requiere tener en cuenta una serie de consejos que no solo harán del espacio verde un lugar de esparcimiento, sino también un lugar seguro y eficiente.

Columpio creado con un neumático y cuerda 

En primer lugar, debemos colocar la zona de juego de niños en un lugar del jardín donde pueda ser observada por adultos y de fácil acceso. Después, podemos dotar al jardín de una zona con juegos o playground y si, además, éstos los hacemos de manera natural y aprovechando material de reciclaje, obtendremos un espacio muy divertido e ideal para dejar volar la imaginación. Construir un columpio reutilizando un viejo neumático y una cuerda atada a la rama de un árbol es un ejemplo. Otro juego DIY (hazlo tu mismo), es coger dos pallets y colocarlos en pirámide construyendo una doble escalera por la que trepar. Incluso si le ponemos una tela que cubra la entrada y salida, conseguimos crear una “casita” de jardín. El último ejemplo de juego DIY, es crear un circuito con objetos reciclados para sortearlos en los que podemos utilizar restos de ramas podadas, neumáticos, pallets,…. 
    
¡Ya hemos creado la zona de juegos infantil! Ahora tenemos que proporcionar un sombreado adecuado. Algunos jardines se diseñan sin tener en cuenta que la zona de niños tiene que estar protegida de los distintos agentes climatológicos (sol, viento, lluvia,…). En verano encontramos parques públicos con zonas infantiles con partes metálicas muy calientes y éstas pueden provocar quemaduras en la piel muy graves. Para que no ocurra esta circunstancia, tenemos que colocar la zona de juegos bajo la sombra de los árboles más frondosos de nuestro jardín. Aunque tal vez, por falta de previsión o porque los árboles son aún pequeños, no tenemos sombra suficiente pero podemos poner una carpa o una malla de sombreo en la zona a proteger de los rayos del sol. 
  
Hemos hablado de los árboles, pero el resto del jardín para niños debe poseer una vegetación acorde a los juegos infantiles. Las plantas que más diversión provocan, son aquellas que asemejen un jardín silvestre o natural, pues a simple vista pueden parecer el bosquecillo de un cuento o una lejana selva tropical. Debe ser una vegetación natural, rústica y resistente al juego de los niños y, sobre todo, que nos garantice el valor ornamental de los macizos arbustivos. Por supuesto, quedan descartadas las plantas consideradas peligrosas por las espinas de sus ramas, las que posean partes aéreas urticantes, arbustos con hojas de filo cortante como la Cortaderia selloana o aquellas que poseen frutos no comestibles.

Existen una extensa variedad de especies vegetales en el mercado que nos bridan la oportunidad de elegir las que son más adecuadas para crear el jardín de los niños. Normalmente las que sean autóctonas se acercaran más a lo que estamos buscando, aunque también habrá plantas naturalizadas que se den bien u otras que por sus características se recuperen fácilmente de roturas provocadas por los juegos. 
 
La hoja de la Cortaderia selloana es cortante 
              
Fuente imágenes: pixabay

Feedback en redes sociales:




También te puede interesar:



¿Te ha parecido interesante este artículo? Puedes dejar tu comentario al final del post.

No hay comentarios:

Publicar un comentario