Anuncios

31 de agosto de 2018

Nueva visita a la cubierta vegetal de Torre Sevilla

Sé que es muy común el dejar las cosas para otro momento u otro día, algo que no hace mucho descubrí que se define con la bonita palabra procrastinación. Pues bien, en el diccionario debería venir una foto mía al lado de la definición de procrastinación porque dudo que haya una persona en el mundo que vaya postergando todo más que yo. Mis disculpas.

Terrazas con contenedores de cerámica 

El caso es que tres años después he vuelto a visitar el jardín de la cubierta vegetal de Torre Sevilla (anteriormente llamada Torre Pelli), de nuevo en verano y parece que las fotos son las mismas de mi última visita. Siempre que paso por la zona me digo que tengo que volver para observarlo, pero lo voy postergando y hace unos días me decidí a volver para ver como se había desarrollado después de tanto tiempo.

También hace tres años escribí un artículo al respecto en el que, en resumen, contaba que el proyecto completo es obra del estudio argentino de arquitectura Pelli Clarke Pelli y que se trata de un edificio sostenible que consiste (muy) básicamente en un centro comercial, donde se incluye Caixa Forum Sevilla, y una torre que compite en altura con la mismísima Giralda. La cubierta del centro comercial no es la típica que se mantiene en un único plano horizontal si la vemos desde fuera, pues forma volúmenes diversos, pendientes y desniveles ajardinados que según los arquitectos que la proyectaron tiene como objetivo aislar de la temperatura exterior gracias a un espacio abierto al paseo y la contemplación.

A mí me llama mucho la atención ésta cubierta vegetal por ser un jardín contemporáneo que es único en Sevilla. Vamos, que no es frecuente en mi ciudad. Además está la cuestión de poder visitarlo, pues un jardín privado es más complicado acceder a él sin permiso expreso del propietario, que te lo pueden dar, como he hecho yo mismo en alguna ocasión para escribir artículos en el blog. La cubierta vegetal de Torre Sevilla se encuentra actualmente en un limbo en el tema del acceso, pues es privado pero es un lugar destinado al ocio público.

Por suerte, la cubierta vegetal se puede observar perfectamente desde la acera y tuve la suerte de hablar con uno de sus jardineros cuando iba a entrar. Me comentó que no sabe si finalmente se abrirá al público en septiembre (que es cuando se inaugura el centro comercial) o quedará restringido únicamente para los clientes del hotel ubicado en la torre. Aprovechando mi alarde de extroversión, le pregunté por el mantenimiento del jardín y me dijo algo que ya suponía, la dificultad que supone la conservación de un jardín con una superficie tan irregular, a pesar que es fácil recorrerlo por los senderos creados a base de tablas de madera. Al mantenimiento se le añade la dificultad de poder regarlo uniformemente por el mismo problema de las pendientes. El agua escapa por escorrentía hasta la base de la colina, incluyendo en su recorrido la consiguiente erosión del escaso sustrato que debe tener la cubierta vegetal si lo comparamos con un jardín convencional desarrollado en el suelo.
 
No obstante, la falta de uso  le viene muy bien al mantenimiento de la plantación sobre la cubierta. Las alineaciones de pitósporos, adelfas, olivos, romeros, palmitos, clivias, calistemon y olivilla lucen estupendamente junto a los caminos de madera, aunque aún necesiten algunos años para crecer y que den un aspecto más frondoso al jardín. El acceso a la zona ajardinada de Caixa Forum Sevilla si se puede visitar sin problemas. Consiste en alcorques con jacarandas a cuyos pies crecen matas de lavanda o parterres con jacarandas también, pero con la superficie cubierta por festuca. Para finalizar, quiero hacer una mención a una zona con terrazas en las que hay unos contenedores de cerámica perfectamente regados en los que se cultivan romero, ave del paraíso o Cordyline entre otras especies. Merece la pena hacer una vista a la cubierta vegetal de Torre Sevilla si estás por la ciudad, aunque debamos conformarnos con contemplarlo desde fuera. 

Plantación de calistemon

Colinas y senderos de la Cubierta Vegetal Torre Sevilla

Lavanda en uno de los alcorques del acceso a Caixa Forum

Plantación de romero




 
Plantación de pitósporo
            
Sígueme en: 




También te puede interesar:



Gracias por perder unos minutos de tu tiempo leyendo este post.

2 comentarios:

  1. Gracias.
    Tiene buena pinta. Habrá que acercarse en alguna visita a Sevilla.
    Esos problemas de escorrentías son un defecto de diseño. En España se conoce la solución desde hace siglos, pues su orografía es accidentada: aterrazar. Otra más moderna sería enterrar el tubo de goteo (los hay anti-raices)
    Por lo demás, es estupendo que se creen esas cubiertas, sobre todo en sitios tan calurosos.
    Un saludo
    Raúl

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se puede aterrazar, pero no es el efecto que se le quiere dar al jardín. Se quiere un jardín sinuoso con pendientes y el tema del riego está previsto, solo explico en el artículo que es más complicado un mantenimiento así (todo, riego y ajardinamiento), con respecto a un jardín con la superficie en horizontal ¡Creo que no lo he expresado bien! Mis disculpas. Un saludo Raúl.

      Eliminar