28 de mayo de 2019

Un asiento poco recomendable

Obviamente, me quedé rápidamente con aquel curioso nombre común la primera vez que vi un Echinocactus grussonii. Y es que un cactus esférico, lleno de espinas radiales de 3 cm de longitud, cuando se llama Asiento de Suegra no puede pasar desapercibido. Un nombre buscado con sorna que no debe desviarnos de la importancia ornamental de un cactus muy utilizado en jardines y parterres de estilo contemporáneo.

Asiento de Suegra (Echinocactus grussonii)


Aunque el uso en diseño de jardines de E. grussonii está muy extendido y es posible su propagación para comercialización, se considera una especie de cactus rara y se encuentra catalogada en peligro de extinción. Originaria de centro México, ha llegado a conquistar algunos de los jardines botánicos más importantes del mundo. Incluso, es protagonista en algunos espacios verdes destacados como es el caso de Desert Botanical Garden (Jardín Botánico del Desierto), en Arizona cuyas imágenes de composiciones vegetales con E. grussonii aparecen con asiduidad en internet y redes sociales.

Creo recordar que la primera vez que vi un Asiento de Suegra fue en el Jardín Botánico de Aclimatación de la Orotava en Tenerife. Su crecimiento es muy lento, por eso no deja de ser un evento poder contemplar un ejemplar de los más grandes. Su aspecto es como el de un globo y suele crecer en solitario, si bien es cierto que algunos ejemplares llegan a propagar vástagos desde la base. Su superficie verde brillante se encuentra surcada por entre 21 y 35 costillas lineales que van desde la base hasta la parte superior. De estas costillas rectilíneas surgen las espinas que son de color amarillo, dándole ese aspecto de pufe de sala de estar que no invita precisamente a sentarse.

Los cactus también tienen flores. Además suelen  ser muy hermosas. E. grussonii florece en verano y presenta una flor en la aureola superior. Los pétalos son amarillos en la parte más central y ancha de la flor, mientras que conforme nos vamos acercando al final se van estrechando y tomando una tonalidad castaña. Eso si, para poder contemplar su flor debemos estar muy atentos porque la floración solo permanece durante tres días y luego desaparece hasta el año siguiente.

La circunferencia de la superficie de Echinocactus grussonii, casi perfecta,  convierte a este cactus en un codiciado elemento vegetal en parterres contemporáneos donde se da mucho valor a las lineas simples. Podemos encontrarlo aislado o en grupo formando un seto de cactus muy curioso y ornamental, como en el caso de las imágenes que ilustran este post. También es frecuente encontrarlo asociado a materiales empleados actualmente en jardinería, como por ejemplo con bordes de acero corten o una cobertura de grava decorativa.

Lo encontremos en un diseño contemporáneo o en un jardín botánico como especie vegetal ejemplar, en cualquier caso, siempre será mejor observar su belleza a una distancia prudente, evitar acercarse,  y mucho menos sentarse.

Echinocactus grussonii


Sígueme en: 



También te puede interesar:




Gracias por perder unos minutos de tu tiempo leyendo este post.    

10 comentarios:

  1. Sí que tiene un nombre curioso, sí... :) Curiosamente, desde hace un tiempo se han puesto de moda los pufs que emulan a estos "asientos de suegra", pero son de paja y no pinchan. ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tenía idea de que estuvieran de moda los pufs con aspecto de Asiento de Suegra!!! Me parece una genialidad 😂😂😂 Un saludo Martí

      Eliminar
  2. Realmente amigo José Luís es un cactus esférico precioso. Recuerdo en mis años de senderismo por la zona de Alicante en una pequeña montaña conocida creo con el nombre de la silla del Cid, existía en lo alto de la cima una planta llamada también "asiento de suegra" era circular también y de enormes pinchos. ¿Que tendrán las pobres suegras?
    Un abrazo. (No se el porque tus publicaciones no me llegan o me llegan tarde)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de la elección de los nombres de algunas plantas bien merece un artículo solo para ver todas las curiosidades que existen. Un abrazo Juan.

      Eliminar
  3. Pobres suegras verdad? Yo también tuve la oportunidad de verlo en Tenerife y me quedé fascinado por su belleza. Me parece genial poderlo combinar en diseños de jardín modernos aunque no es apto en un entorno donde hayan niños cerca a menos que estén fuera de su alcance.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algunas plantas, dependiendo de los usuarios, hay que tener muy presente el tema de los niños cerca. Por ejemplo, Cicca revoluta se pone con mucha frecuencia en jardines públicos y las hojas pueden pinchar. Gracias por tu comentario.

      Eliminar
  4. Yo la vi por primera vez en el Jardín Botánico de Valencia y vi ejemplares extraordinariamente grandes en Pinya Rosa en Girona. Me parece divertido que se les ponga nombre comunes tan simpáticos porque hace que las gente los retenga y a una persona que no sea aficionado a los cactus pueda reconocerlo y algunos sepan que se traa de un grusonii. Muy buen artículo, felicidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, los nombres simpáticos son más fáciles de retener. Muchas gracias Raúl. Un saludo.

      Eliminar