Publicidad

25 de marzo de 2020

Una selección de jardines japoneses en Kyoto maravillosa

La lluvia golpeando hojas y ramas, el cambio de color y de textura en la vegetación, el musgo creando suaves y diminutas colinas verdes, sin olvidar por supuesto, los decorativos jardines zen de piedra, son algunas de las maravillosas estampas que os dejaran con la boca abierta en este vídeo. Son tiempos complicados los que vivimos en la actualidad y nuestro deber es quedarnos en casa. Por suerte, aún podemos continuar realizando “viajes” virtuales hasta los jardines más recónditos del mundo y en esta ocasión os invito a visitar esta selección de cuarenta jardines japoneses de Kyoto.


Lo moderno unido a lo pequeño se combinan en Kyoto y eso nos puede llevar a pensar erróneamente que la ciudad japonesa es como una “caja” muy limitada de espacio. Esto es cierto, pero también es verdad que disponer de una escasa superficie donde desarrollar un jardín no supone una limitación a la hora de crear un espacio verde dinámico y ornamental.
La “caja” es más bien un reto donde podemos dar rienda suelta a nuestra creatividad e imaginación, sin dejar de lado aspectos técnicos que nos garanticen la correcta viabilidad del espacio verde.
Esta característica local ha motivado que en la jardinería japonesa se haga un uso casi perfecto del cambio de escala a la hora de crear espacios verdes. Los creadores de jardines japoneses han sabido apropiarse del paisaje circundante y representarlo a escala después. Y es que existe una relación en la jardinería japonesa entre los diferentes elementos y seres que interactúan en el jardín, pues los primeros representan aquellos objetos naturales donde no es posible poseer el original, al igual ocurre con la roca y la piedra que simbolizan la montaña como elemento que encontramos en el paisaje.
A pesar de esta representación a escala, los jardines japoneses no se encuentran ajenos al medio natural que los rodea. Tampoco se trata se crear un espacio integrado con el exterior ni engañar al ojo humano, pues debe quedar constancia del valor ornamental que poseen naturaleza y jardín por separado.
Es decir, tener presente aquellos que observamos, que medio natural y jardinería son dos escenarios diferentes que se complementan beneficiándose ambos y realzando la valía de los dos, pero sin perder nunca el sentido proporcionado de belleza que debe conferirse a cada uno individualmente. En esta pequeña “caja” que son los jardines japones de Kyoto hay un tesoro verde y está en la mano de sus visitantes descubrirlo.
Jardines Ginkaku-ji en Kyoto
Jardines Ginkaku-ji en Kyoto 
Imagen de Michelle Maria en Pixabay
Sígueme en:
También puedes leer:
Este blog se alimenta de tus comentarios ¡gracias por dejarlos!

2 comentarios:

  1. Con esta gente simplemente hay que descubrirse amigo mio, son únicos para crear espacios de ensueño, belleza y relajación.
    Un abrazo y cuidáte José Luis.

    ResponderEliminar