Publicidad

28 de abril de 2020

El color de las plantas

La luz y el color de las plantas se encuentran estrechamente relacionados. Los pigmentos son sustancias químicas ubicados en las células vegetales y que muestran un color cuando realizan la absorción y reflexión selectiva de la luz. El pigmento más conocido por todos es la clorofila, pero existen otros pigmentos que muestran otros colores y los cuales nos abren un abanico de posibilidad en el diseño con plantas.

Ciruelo japones (Prunus cerasifera var. Nigra)
Ciruelo japones (Prunus cerasifera var. Nigra)

Siendo muy simple, diré que el espectro de luz es energía que identificamos con los colores del arco iris. Los pigmentos captan algunos de estos colores y los utilizan para realizar procesos químicos, mientras que otros espectros son rechazados y estos son los colores que vemos. En el caso de la clorofila, absorbe luz amarilla y azul y refleja la luz de color verde.
También sabemos que la clorofila interviene en los procesos químicos de la fotosíntesis de las plantas y así obtener la energía que necesitan para vivir. El resto de pigmentos o colores les sirven a las plantas para realizar la fotosíntesis con otros rangos de luz que no puede utilizar la clorofila. Pero además, estos pigmentos tienen otras funciones importantes. Algunos por ejemplo, son utilizados para atraer insectos y realizar la polinización.
Los pigmentos se encuentran en todos los tejidos vivos de las plantas. El verde de la clorofila tiene una mayor proporción principalmente en hojas y algunos tallos, mientras que otros pigmentos normalmente muestran una mayor proporción en raíces (recordemos el color naranja de la zanahoria) y flores. Sin embargo, es una ley natural flexible y por este motivo encontramos hojas de color purpura oscuro como en el caso del ciruelo japones (Prunus cerasifera var. Nigra).
Al igual que el ciruelo japones y muchos cultivares de plantas denominados atropurpurea como el agracejo (Berberis thunbergiiatropupurea’), de follaje rojizo, purpura e incluso negro, poseen un pigmento llamado antocianina. Siempre están presentes en las diferentes partes de las plantas, pero en mayor o menor proporción y por ese motivo no se aprecian en todas las plantas o en todos los órganos. La antocianina refleja un espectro de luz que va desde el rojo al azul y, además de las hojas de los cultivares atropurpurea, suele encontrarse en mayor proporción en las flores.
Más pigmentos presentes en las plantas, como el caroteno, que hemos mencionado de pasada pues es el responsable del color naranja de la zanahoria. De hecho, el nombre científico de la zanahoria, Daucus carota, le da nombre al pigmento pues carota significa zanahoria en latín. Curiosamente, se cultivan zanahorias de color amarillo. Aunque el caroteno es responsable también del color amarillo en la zanahoria, es la luteína el pigmento de color amarillo por excelencia y presente principalmente en numerosas frutas. Y finalizamos con el tomate y el licopeno, el pigmento rojo encargado de darle color. Caroteno, luteína y licopeno forman un único grupo de pigmentos llamados carotenoides.
Como ocurre con la pintura, cuando mezclamos distintos colores aparecen otros nuevos. Los pigmentos, al encontrarse en distinta proporción en los tejidos vegetales, van a propiciar la aparición de una amplia gama de órganos de diferentes colores. Se manifestará más en las flores, pues una floración llamativa atraerá a los insectos polinizadores.
Quizás en el diseño con plantas conocer los diferentes pigmentos nos pueda parecer que no tenga su importancia. Pero lo cierto es que no solo con el color de las flores se luce un diseño. Poseer una tradescantia de hojas purpura puede suponer un rasgo diferenciador en una atmósfera dominada por el verde.

Tradescantia zebrina
Tradescantia zebrina 
Imagen de Tammarazzi en Pixabay

Sígueme en:
También puedes leer:
Este blog se alimenta de tus comentarios ¡gracias por dejarlos!

8 comentarios:

  1. Hola José Luis, me encanta este post, nos lo explicas de una manera maravillosa, muchas gracias. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Intento explicarlo como si le enseñara a mi hijo de 10 años, por eso esta tan simplificado. Seguramente algún físico se lleve las manos a la cabeza 😂 Un saludo Lola.

      Eliminar
  2. Muy buen artículo y muy buen profesor para explicarlo ¡felicidades! es un articulo muy aclaratorio y sumamente didáctico José Luis.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que pueda ayudar para que llegue el mensaje a muchas personas, en espacial a los más pequeños. Un saludo Juan.

      Eliminar
  3. Hola!!! Debe decirte Jose Luis que estoy 100% de acuerdo con mis compañeros que desde una manera sencilla has explicado un concepto que suele atragantarsele a la gente para entenderlo y lo has explicado extraordinariamente.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi hijo no está tan de acurdo de que sea un buen profesor...¡supongo que dependerá de la asignatura!😅 Muchas gracias por el comentario. Un abrazo Raúl.

      Eliminar
  4. El tema de los colores de las plantas es apasionante y tu artículo, por tanto, muy interesante. Un abrazo, José Luis!

    ResponderEliminar