Publicidad

23 de abril de 2020

Un jardín en el invernadero

Estamos tan acostumbrados a ver un invernadero como un elemento del jardín, que se nos escapa que un invernadero es un jardín en sí mismo. Al menos a mi me pasa. Tradicionalmente, los invernaderos están más ligados a la producción agrícola (recordemos las impactantes imágenes de los invernaderos de Almería vistos desde el espacio exterior), pero la realidad es que independientemente de la superficie que dispongamos, un espacio verde o el propio invernadero se transforma en un jardín muy hermoso si queremos verlo con esos ojos.

Un jardín en el invernadero
Un jardín en el invernadero 
Imagen de Free-Fotos en Pixabay

Gracias a un invernadero podemos cultivar plantas que no se adaptan a la climatología que tenemos en nuestro lugar de residencia y los vegetales tendrán un refugio extra que los protege contra las adversidades. Los invernaderos son estructuras de diversos tamaños, cubiertos de vidrio o plástico translucidos que permiten el paso de la luz del sol al interior.
La producción vegetal en sistemas similares a lo que conocemos como invernadero parece ser que está documentada desde el antiguo Imperio Romano, pues existen descripciones realizadas por Plinio el Viejo. Desde entonces, el uso de invernaderos para el cultivo de plantas ha ido evolucionando conforme se desarrollaba la tecnología y los materiales empleados para su elaboración, como en el caso de una mejor producción de vidrio.
El verdadero boom del uso del invernadero fue en Inglaterra durante la era victoriana, cuando comenzaron a construirse los invernaderos más grandes concebidos hasta la fecha. El mejor ejemplo que tenemos de esta tendencia se encuentra en los Jardines de Kew. Hablamos del Palacio de Cristal que fue diseñado Sir Joseph Paxton quién ya tenia experiencia en la construcción de grandes invernaderos y había experimentado con vidrio y estructuras de hierro. El Palacio de Cristal ya tenia una doble función para planta hortícola y ornamental.
En la actualidad, los invernaderos son espacios de cultivo de alta tecnología para las plantas que pueden incluir filtros de aire, calefacción, refrigeración, humidificador e iluminación. Además, todos estos elementos pueden estar controlados telemáticamente con programadores y aplicaciones informáticas. Pero tener un jardín en un invernadero no tiene que ser tan complejo.
Hoy en día es posible tener un pequeño invernadero en el jardín, patio o terraza, y cultivar en su interior plantas ornamentales puede ser una experiencia muy gratificante sin dejar de lado el uso lúdico y el aspecto ornamental. Su interior amplia las opciones de cultivo y es una realidad tener plantas que deseamos pero que en el exterior no podríamos como ocurre con algunas tropicales.
Siempre doblegados a las limitaciones de espacio, en su interior podemos cultivar macetas sobre mesas, tener estanterías con plantas, kokedamas colgando de la estructura metálica o una mesa con un par de sillas para sentarnos y disfrutar de una atmósfera tan vegetal. El diseño que deseemos, la disposición de especies vegetales en su interior, nos abre un abanico de posibilidades para contar con un espacio verde tan singular en el hogar.

Jardín de helechos en invernadero
Jardín de helechos en invernadero 
Imagen de Bhargava Marripati en Pixabay
Sígueme en:
También puedes leer:
Este blog se alimenta de tus comentarios ¡gracias por dejarlos!

4 comentarios:

  1. Es un tema muy importante el de los invernaderos que como bien dices pueden cumplir algunas funciones importantes dependiendo siempre del espacio que tengamos, y además, hoy día existen invernaderos que se adaptan muy bien al conjunto del jardín aportando un bello elemento más al mismo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No solo para un jardín como espacio ajardinado, pues un invernadero podría incluirse en un patio, terraza o azotea y tendríamos la posibilidad de dotar de vida un lugar en casa que quizás se encuentre infrautilizado. Un saludo Juan.

      Eliminar
  2. A mi los invernaderos me chiflan, cuando entro a un jardín botánico lo primero que busco esos invernaderos que te van a llevar a un sitio muy muy especial. Es cierto que se puede colocar en cualquier sitio porque se pueden ajustar las dimensiones pero estamos a años luz que sean visto como un interés de bien público. Un saludo Jose Luis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ocurre igual, cuando entro en un invernadero tengo la sensación de adentrarme en una atmósfera singular. Como comentas, esperemos que cambie su percepción productiva y se vean como un espacio verde más. Un saludo Raúl.

      Eliminar