Publicidad

23 de mayo de 2020

Música en los jardines de Villa Rufolo

Los jardines son inspiradores, algo que debió sentir el compositor alemán Richard Wagner cuando visitó los jardines de Villa Rufolo en Ravello (Italia). Del resultado de aquel instante surgió el encantado jardín de Klingsor en la ópera Parsifal, que nos relata la encarecida búsqueda del caballero de la mesa redonda en torno al Santo Grial. En este artículo realizamos visita virtual a unos jardines con encanto y que son marco incomparable para contemplar el Mar Tirreno.

Escenario en los jardines de Villa Rufolo
Escenario en los jardines de Villa Rufolo 
Imagen de Bea Towers en pixabay

El renombre que precede a los jardines de Villa Rufolo va mucho más allá de la visita de Wagner en 1880. El palacio, ya en el siglo XIII, era una lujosa construcción que albergaba en su arquitectura caracteres árabes y cristianos. Ha sido residencia de papas y soberanos e, incluso, los jardines han sido mencionados por Boccaccio en el Decameron como un lugar de gran esplendor vegetal.
Gracias al fenómeno del Grand Tour, Villa Rufolo fue mucho más allá y adquirió fama mundial. Como predecesor del turismo actual, consistía en hacer un recorrido por distintos puntos de Europa teniendo su inicio como actividad cultural a mediados del siglo XVII. Un par de siglos después, los viajes en ferrocarril que eran mucho más económicos, impulsaron al Grand Tour en la década de 1820 y se volvieron muy populares.
El noble escocés Francis Neville Reid, se hizo con Villa Rufolo en 1851 en pleno auge del Grand Tour y convirtió los jardines en un espacio verde lleno de matices singulares que atrajeron a muchos visitantes. Experto en arte y botánico, Neville supo imprimir en los jardines de Villa Rufolo el ambiente excepcional que podemos disfrutar en la actualidad.
Los jardines están constituidos por un conjunto unido en terrazas que asoman a la Costa Amalfitana. La abundante vegetación típicamente mediterránea incluye pinos piñoneros, cipreses, yucas, hortensias o cicas. Las pérgolas se encuentran cubiertas por buganvilias y las plantas de flor se encuentran repartidas en parterres geométricos. Destacan especialmente por su belleza en primavera los parterres de la terraza principal, donde se realizan combinaciones florales con mucho color.
Precisamente, la terraza principal es el lugar de celebración del festival veraniego de música y arte de Ravello. Se inició en 1953 con motivo del setenta aniversario del fallecimiento de Richard Wagner y, aunque en sus inicios solo incluía música clásica, con los años el festival incorporó también música de cámara, espectáculos de ballet, proyecciones de películas y diversas exposiciones artísticas.
El festival envuelto en una atmósfera única, sobre un jardín inspirador y con vistas al Mar Tirreno, se celebra entre finales de junio y principios de septiembre. En cambio, los jardines se pueden visitar en durante todo el año. Quizás este año sea complicado hacer la visita a pie, pero siempre tendremos la posibilidad de hacer la visita de manera virtual.

Terraza con vistas al Mar Tirreno
Terraza con vistas al Mar Tirreno 
Imagen de Titus en flickr
Conexión entre terrazas
Conexión entre terrazas 
Imagen de Leandro Thomas Fabian en flickr
Terraza principal de los jardines de Villa Rufolo
Terraza principal de los jardines de Villa Rufolo 
Imagen de Berthold Werner en wikimedia commons

Te puede interesar:

Feedback en redes sociales:
También puedes leer:
Este blog se alimenta de tus comentarios ¡gracias por dejarlos!

2 comentarios:

  1. Amigo José Luis, ¿quien no es capaz de inspirarse en tan bello lugar? Ese paisaje y la vegetación mediterránea es capaz de inspirar al peor neófito en la materia sea música o poesía.
    Buen fin de semana.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ya lo creo Juan! Además, en estos días en que estamos limitados para desplazarnos valoramos más lo maravillosos que son estos espacios verdes y encontramos matices que antes se nos escapaban. Un saludo.

      Eliminar