Publicidad

13 de enero de 2021

Plantas que duermen

 

Este título es sin duda una metáfora, las plantas no duermen. Al menos como lo hacemos los humanos y los animales. Pero de alguna manera cuando aparecen bajas temperaturas, los procesos biológicos que suceden en el interior de los vegetales se ralentizan y las plantas se sumergen en un letargo que culmina con la llegada de la primavera.

Rama de árbol en invierno

Rama de árbol en invierno 

Imagen de Peggychoucair en Pixabay

Esta latencia de las plantas es un proceso que les permite preservar los órganos más vulnerables de las heladas. Sin embargo, la vida no se detiene y las plantas continúan vivas. Llegar a este letargo implica un mecanismo en el que las especies vegetales detectan las horas de luz que reciben y que activa el momento apropiado para la latencia o dormancia.

El fotoperíodo es un proceso biológico a través del cual las plantas identifican la duración de la alternancia entre el día y la noche. De esta manera son capaces de determinar en que estación del año se encuentran y el ciclo solar. El fotoperíodo no solo sirve a las plantas para entrar en letargo en otoño y desvelarse en primavera, pues se trata de un mecanismo que emplean las especies vegetales para regular otras funciones biológicas.

Podemos considerar que el ciclo circadiano, alertado por el fotoperíodo, funciona como una especie de calendario que orienta a las plantas a la hora de determinar en que momento deben entrar en dormancia. Los vegetales (y la mayoría de los organismos vivos), poseen un sistema que les permite detectar un cambio ambiental cíclico. En el caso del fotoperíodo, existen unos pigmentos que detectan una determinada onda de luz que permite saber a las plantas si los días son más largos o más cortos. Otros factores externos que influyen en el ciclo circadiano de los vegetales son el aumento o disminución de las lluvias, así como, el aumento y disminución de las temperaturas.

Quizás sean los árboles las especies vegetales en las que mejor se detecta visualmente el efecto del ciclo circadiano y la llegada de la dormancia invernal. La caída de hojas en las especies caducifolias es la señal más llamativa de la latencia. En cambio, menos perceptible, es la parada de crecimiento de las especies perennifolias que se detecta principalmente por la ausencia de brotes jóvenes.

Mientras ocurre la dormancia, el ciclo del agua en el interior de los vegetales va mucho más despacio. Los nutrientes se desplazan dentro de las plantas a un ritmo muy lento, aprovechando las reservas que se han acumulado durante los períodos del año en el que la climatología es benevolente. También, gracias a que durante la latencia de las plantas las necesidades para vivir son mucho mas bajas. No hay que alimentar brotes nuevos, realizar la floración con su correspondiente polinización o engordar los frutos durante la fructificación, pues estos son los órganos vegetales que más necesidades de nutrirse poseen. Todos estos procesos vendrán después, ahora nuestras plantas duermen.

Hojas de rododendro

Hojas de rododendro 

Imagen de Jamie92 en Pixabay

Te puede interesar:


¡Suscríbete al canal de YouTube!

Feedback en redes sociales:

Facebook

Twitter

También puedes leer:

La roseta de echeveria

Luz mínima

Este blog se alimenta de tus comentarios ¡gracias por dejarlo!

6 comentarios:

  1. Hola José Luis. Me encanta esta entrada y de echo me la vuelvo a leer, es genial lo que cuenta. Muchas gracias y un fuerte abrazo. Cuídate mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lola. Me fascinan las curiosidades botánicas y creo que de alguna manera esa ilusión casi pueril se traslada a los artículos que escribo. Me alegro que te guste. Un abrazo y cuídate.

      Eliminar
  2. Como siempre amigo José Luis, un buen articulo sobre el ciclo de las plantas y que como bien explicas, no deja de ser un mundo maravilloso de seres vivos con sus necesidades y sus limitaciones.
    Gracias por compartir.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un ciclo que nos ayuda de alguna manera a entender a nuestras plantas y la mejor manera de cuidarlas para que luzcan en perfecto estado ornamental. Un abrazo Juan.

      Eliminar
  3. Bueno, casi como los niños. Cuando se duermen descansamos todos :-)
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo había visto así, pero estoy de acuerdo. Una similitud muy original XD
      Un saludo Mónica.

      Eliminar