Publicidad

7 de septiembre de 2021

Vegetales del futuro

 

Hace unos días hablábamos de plantas mutantes y nos asomamos a la ventana de la evolución, de como hubo plantas que habían adquirido características que les permitieron una ventaja frente a adversidades y así han llegado hasta nuestros días. También dejamos entrever alguna pincelada de que esa evolución y adquisición de nuevas características se pueden inducir en un laboratorio, una avance científico que nos conduce a una pregunta ¿Cómo serán los vegetales del futuro?.

Cultivo de algodón

Cultivo de algodón 

Imagen de DJI-Agras en pixabay 

Muchos de esos vegetales del futuro ya se encuentran entre nosotros y han llegado con polémica. Los vegetales transgénicos o plantas mejoradas genéticamente, surgieron a finales del siglo XX como respuesta a la creciente demanda de alimentos debido a la superpoblación de nuestro planeta. El ser humano fue capaz de crear nuevos organismos con una recién adquirida capacidad de hacer frente a plagas y enfermedades, así como, incrementar el tamaño y la producción de las semillas o los frutos.

El método para crear nuevos individuos leído sobre el papel es sencillo. Simplemente consiste en introducir en el código genético una característica de un individuo donante en otro individuo receptor. Un ejemplo es el algodón Bt, un vegetal que ha recibido la característica de una bacteria llamada Bacillus thuringiensis para producir una sustancia con poder plaguicida de manera que el algodón es capaz de hacer frente sin necesidad de químicos artificiales a determinados insectos dañinos. El algodón no es el único vegetal que ha recibido la característica insecticida de B. Thuringiensis, pues es una de las fuentes más frecuentes para obtener plantas genéticamente modificadas.

Este es uno de los cambios que se prevé de cara al futuro. Vegetales que “roban” características a otros, más fuertes, resistentes, con frutos longevos, más grandes y numerosos. O tal vez, si nos adentramos en el terreno de la planta ornamental, especies con flores de colores imposibles, incluso, aprovechando efectos de luminiscencia y creando algunas que se iluminen en la oscuridad. Tan solo hay que incorporar en una planta la capacidad del hongo Omphalotus olearius de producir una encima particular que posee y que le confiere la habilidad de emitir una tenue luz en la oscuridad.

Te puede interesar:


Otro gran cambio que empieza a emerger esta relacionado con el tema de la super población y la necesidad de aprovechar el espacio. Los huertos verticales están generando toda una revolución a la hora de optimizar cada metro cuadrado de superficie, creando un reto complicado desde el punto de vista de la ingeniería. Altas naves, con un complejo entramado de sistema de riego, elaborados sistemas de iluminación que cubran las necesidades de luz de las plantas que se encuentran más profundas, plataformas elevadoras que permitan las actividades de trabajo en los cultivos, así como, complejos cálculos que garanticen la fiabilidad de las estructuras pueden llegar a ser denominador común en las granjas del futuro.

Unas condiciones específicas de cultivo que provocan la necesidad de vegetales capaces de desarrollarse como cultivos hidropónicos y que dependan de luz artificial para desarrollarse. Es decir, plantas con raíces adaptadas a tomar nutrientes directamente desde el agua y con necesidades de luz muy similares a las plantas de interior.

El futuro es ahora. Muchos de estos cambios que hace muy poquitos años nos parecían ciencia ficción ya se empiezan a notar con fuerza. Tanto las plantas genéticamente modificadas como los jardines verticales han completado un período de asentamiento y comienzan otra nueva etapa de desarrollo de nos abre una abanico de posibilidades que determinaran como serán los vegetales del futuro.

El hongo O. olearius se ilumina en la oscuridad

El hongo O. olearius se ilumina en la oscuridad 

Imagen de Noah Siegel en Mushoroom Observer

Cultivos verticales del pabellón de Estados Unidos en la Expo Milán 2015

Cultivos verticales del pabellón de Estados Unidos en la Expo Milán 2015 

Imagen de Michael Wahl en wikimedia commons

También puedes leer:

Plantas mutantes

El mensajero de las plantas

Este blog se alimenta de tus comentarios ¡gracias por dejarlos!

6 comentarios:

  1. Todos estos estudios y trabajos que se llevan a la práctica están muy bien, pero a la larga no sabemos qué impacto puedan tener. Así, como tienen a favor a muchos y a sus creadores, también tienen en contra a muchos detractores. La ciencia, avanza más que nunca a pasos agigantados y estamos cansados de oír aquello que, en su día era beneficioso hoy ya no lo es tanto. Existen siempre voces científicas discordantes.
    Cordiales saludos José Luis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo en que siempre ha habido detractores del progreso y pioneros que han puesto el germen a descubrimientos que luego han resultado ser fundamentales para el desarrollo de la humanidad. El progreso, el cambio, no es malo por si mismo, es malo algunos usos que podemos darle.
      Un saludo, Juan.

      Eliminar
  2. José Luis esta es una entrada muy interesante y que da para mucho, para mi el progreso es bueno en su justa medida y sin que se nos vaya de las manos. Si todos estos avances causan daños a la flora silvestre creo que a la larga será malo. Esperemos que piensen no solo en generar dinero. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad esta es una visión personal de como pueden en el futuro ser las plantas, así que es probable que haya aspectos en los que me equivoque. Pero me temo que en el tema económico será difícil errar. La última fotografía que aparece en el artículo con cultivos verticales del pabellón de Estados Unidos en la Expo de Milán 2015 hay una clara referencia a como será el alimento del futuro (American Food 2.0) y la industria agroalimentaria es de los mayores motores económicos.
      Un abrazo Lola.

      Eliminar