Publicidad

25 de febrero de 2020

¿Por qué las plantas necesitan abono?

El sustrato del jardín, macetas y huertos urbanos es un recipiente con la capacidad de contener las sustancias que necesitan las plantas para vivir. El suelo donde se desarrollan las raíces contiene agua, nutrientes y aire. Y como todos los recipientes puede alcanzar un límite por encima del cual se sutura o, por el contrario, agotarse su contenido y empobrecerse. En este artículo analizaremos por qué se agotan los nutrientes del suelo y que hacer para corregirlo.
Abonado para plantas
Abonado

La propia actividad de la planta va requiriendo nutrientes para poder completar sus procesos biológicos. Las raíces van absorbiendo los nutrientes que poco a poco se incorporan a sus propios tejidos vegetales como son tallos, hojas, flores o frutos. En el medio natural, gran parte de estos nutrientes realizan un ciclo donde hay entradas y salidas de elementos de tal forma que aquello que se va agotando vuelve a recuperarse por la descomposición de restos orgánicos, por liberación de sales minerales, por la cercanía de vías de agua que los transportan, etc.
En jardines y huertos urbanos, este ciclo no se completa, pues gran parte de los nutrientes que salen no vuelven al sustrato. Para que las plantas que cultivamos continúen disponiendo de los nutrientes necesarios para vivir hay que realizar una contribución externa. Es por eso que desde la antigüedad se realizan aportes con abonos (más recientemente llamados fertilizantes), que se utilizan para que el sustrato vuelva ha recuperar el contenido de materia orgánica y materia inorgánica que tenía cuando iniciamos el cultivo de nuestras plantas.
Para vivir, las plantas necesitan una docena de elementos químicos. Estos se aportan en formas simples, pues las plantas sintetizan ellas solas todo lo que necesitan. Los seres humanos, en cambio, necesitamos formas complejas como las vitaminas en nuestra alimentación para poder subsistir.
Los elementos químicos que necesitan las plantas para vivir, se encuentran clasificados en dos grupos diferentes y, al mismo tiempo, cada uno de ellos individualmente contribuye de manera específica en los procesos de crecimiento y desarrollo de la vegetación. Independientemente de las cantidades que absorban las raíces de ellos, todos son indispensables para la vida de las plantas.
Los macroelementos son aquellas sustancias nutritivas que las plantas absorben en mayor cantidad y que, a su vez, se divide en dos grupos según la frecuencia que empleamos de fertilización. En el grupo de los macroelementos primarios tenemos al nitrógeno (N), fósforo (P) y potasio (K), y al grupo de los macroelementos secundarios pertenecen el azufre (S), calcio (Ca) y el magnesio (Mg).
En cantidades menores, las plantas absorben los llamados microelementos grupo al que pertenecen el hierro (Fe), cobre (Cu), zinc (Zn), manganeso (Mn), molibdeno (Mo) y boro (B).
Tanto macroelementos como microelementos ya deben estar disponibles en el sustrato para la época de mayor actividad vegetativa, es decir, cuando las plantas empiezan a crecer, desarrollan ramas, emergen las hojas de especies caducifolias, florecen o producen frutos. Es durante esta actividad frenética cuando las plantas tienen más “hambre” y necesitan ese aporte extra que se agota en el sustrato. Pero el abonado es una labor jardinera que requiere de precaución, pues el exceso puede provocar intoxicaciones químicas. Por esto último, el abonado se va espaciando en el tiempo, para que el suelo se vaya recargando paulatinamente y en las dosis de nutrientes que realmente puede contener. 
Te puede interesar:
Sígueme en:
También puedes leer:
Este blog se alimenta de tus comentarios ¡gracias por dejarlos!

8 comentarios:

  1. Hoy, un interesante artículo amigo José Luis, tan imprescindible para que nuestras plantas tengan un buen desarrollo y una buena producción al igual que cualquier otro ser viviente.
    Un abrazo josé Luis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces se malinterpreta que la función del abono es solo para mejorar la productividad de los cultivos, pero lo cierto es que las plantas ornamentales también se benefician y los fertilizantes les ayudan a alcanzar un mayor vigor que les sirve para prevenir enfermedades y plagas. Un saludo Juan.

      Eliminar
  2. Hola José Luis, muy bien explicado la necesidad de los abonos en nuestras plantas ornamentales, tanto de uso doméstico como de nuestros jardines.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Muy buen artículo, claro y conciso. El abono es esencial, mucha gente cree que las plantas se alimentan de agua.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, mucha gente piensa que las plantas solo viven de agua... Es más, olvidan el mundo que hay bajo el suelo y del que se sustentan las raíces simplemente porque no se ve. Gracias por el comentario Mónica. Un saludo.

      Eliminar
  4. Enhorabuena José Luis, maravilloso y completo articulo. Un abrazo.

    ResponderEliminar