Publicidad

16 de mayo de 2020

Los múltiples jardines de Shakespeare

Romeo y Julieta, Hamlet, El mercader de Venecia, El sueño de una noche de verano y otras muchas son las obras que nos dejó para la posteridad William Shakespeare. De un valor literario incalculable, no es el único legado que el escritor inglés nos dejó. Los jardines también se han visto influenciados por las obras de Shakespeare y en muchos países anglosajones se cultivan espacios verdes temáticos con las plantas que aparecen en sus obras.

Jardín de Shakespeare en Central Park
Jardín de Shakespeare en Central Park 
Imagen Piqsels

Los múltiples jardines de Shakespeare no se encuentran en un único lugar, pues se encuentran repartidos en muchos sitios. Suelen formar parte de otros jardines mayores donde se reserva un espacio para rendir homenaje a la literatura de Shakespeare. Normalmente se encuentran asociados a jardines públicos de universidades, parques y festivales temáticos. Son especialmente frecuentes en los Estados Unidos.
Como son jardines basados en un tema concreto, suelen presentar elementos comunes. Pueden encontrarse distribuidos según caminos con una representación geométrica, así como, es habitual que la arquitectura y mobiliario de estilo Tudor estén presentes para crear una atmósfera de finales de la edad media o principios del renacimiento. Por supuesto, no puede faltar un busto o escultura del propio William Shakespeare que presida el espacio verde.
Setos de boj también aparecen en los jardines de Shakespeare; normalmente para establecer los límites geométricos en los parterres del jardín. Superficies donde habitan especies vegetales y placas que exponen fragmentos de la obra en la que aparecen las inmortalizadas plantas sobre las que escribió Shakespeare.
Estas representaciones de plantas y flores en muchas ocasiones aparecen en las historias de Shakespeare de manera simbólica. Por ejemplo, en una escena de Enrique VI, el monarca desoja rosas blancas y rojas como antesala a la lucha dinástica que tendría lugar durante la Guerra de las Rosas. Otras veces, los jardines de Shakespeare solo evocan escenas concretas de forma que existe cierta flexibilidad en las especies botánicas que se cultivan en estos espacios verdes.
Quizás el jardín de Shakespeare más visitado del mundo sea el que se encuentra en Central Park en Nueva York. De estilo romántico, con fuerte carácter paisajístico, posee sinuosos caminos que van dejando en sus bordes flores de temporada que muestran su mayor esplendor durante la primavera.
Con una superficie aproximada de hectárea y media, en su interior se cultivan romeros y pensamientos mencionados por Ofelia en Hamlet , cardo mencionado en la obra Mucho ruido y pocas nueces e, incluso, una morera blanca que según se cuenta, procede de un injerto de otro árbol que plantó el propio Shakespeare en 1602. Como en otros jardines de Shakespeare, existen placas informativas que identifican las plantas con las obras en las que aparecen.
También en Nueva York, en el Jardín Botánico de Brooklyn, se construyó un jardín de Shakespeare en 1925. Allí se cultivan más de 80 plantas de las que William Shakespeare habla en sus poemas y obras. Las placas identificativas, además de las características botánicas y del nombre científico, poseen el nombre que Shakespeare les asignó.
No solo en Nueva York encontramos jardines de Shakespeare, existen otros destacados en lugares como Cleveland (Ohio), Bethel y Brookfield en Connecticut, Evanston (Illinois), San Francisco y San Marino (California), en el Jardín Botánico de Johannesburgo en Sudáfrica, Viena (Austria) y Herzogspark en Alemania. Y todos los podemos visitar a golpe de clic gracias a la red de redes.
Es el caso de este vídeo de YouTube donde podemos hacer una visita virtual de 360º al Jardín de Shakespeare en Central Park.


Te puede interesar:

Feedback en redes sociales:
También puedes leer:
Este blog se alimenta de tus comentarios ¡gracias por dejarlos!

4 comentarios:

  1. Qué gran legado dejado por este gran maestro de maestros dramaturgo y poeta el gran William Shakespeare. Como siempre un gran articulo amigo José Luis.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un legado literario que ha llegado hasta los jardines. Me alegro de que te haya gustado el artículo. Un abrazo Juan.

      Eliminar
  2. es cierto que muchos artistas se han inspirado o han vertido en sus obras jardines, plantas... por algo sera ¿no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi modo de ver, muchos jardines son obras de arte así que es lógico que las distintas corrientes artísticas se nutran e inspiren entre si. Un saludo Mario.

      Eliminar