Publicidad

18 de junio de 2020

La esencia de parterres ajardinados

Un término muy utilizado en jardinería es parterre y quizás no se haya explicado en profundidad de donde procede y la importancia que posee en un espacio verde. En este artículo nos adentrarnos en un tema jardinero muy recurrente y cuyo descubrimiento puede llevarnos a poseer un jardín que nos proporcionará una atmósfera muy natural.

Crisantemo en un parterre
Crisantemo en un parterre

Los parterres nacen en Francia en el siglo XVI. Se popularizaron durante un par de siglos, después las modas cambiaron y cayeron en desuso, para finalmente volver renovados, con más fuerza y con el aspecto actual al que estamos acostumbrados.
Parterre es por tanto una palabra francesa que hemos adoptado y que fueron desarrollados por el viverista Claude Mollet, quién fue jardinero de tres reyes franceses: Enrique IV, Luis XIII y Luis XIV. En sus orígenes los parterres consistían en espacios geométricos de tierra que quedaban a ras de la superficie del jardín y con límites trazados por un seto vegetal en los que era común utilizar boj. En el interior de los parterres se realizaban patrones dibujados con arbustos que se recortaban para dar forma, al igual que el boj del borde, y que descansaban sobre una pradera.
Pero en el siglo XVIII surge una nueva moda en el diseño de jardines que va relegando a un segundo plano el jardín barroco que había sido hasta la fecha el abanderado del uso del parterre en las composiciones de jardinería. El jardín paisajista inglés rompía drásticamente con el carácter geométrico del parterre y con las formas recortadas de sus arbustos. Se imponen las praderas de suaves colinas, los arboles que crecen de manera natural y los arbustos que no reciben una poda formal.
Pero, con el tiempo, el estilo de jardín paisajista también empezó a perder popularidad y cuando se llegó a mediados del siglo XIX lo que destacaba era el estilo romántico en jardinería. Esta nueva coyuntura propuso un regreso idealizado al renacimiento, a la arquitectura griega e, incluso, a una visión fantasiosa de los jardines hispano-árabes. Y en éstos nuevos parterres que daban forma al ideal romántico, abundaban las camas florales donde se cultivaban especies anuales de temporada.
El nuevo concepto de parterre requería de un lugar elevado en el jardín para poder contemplar una masa compacta de flores de variados colores y cuya floración se hacía coincidir con otras especies vegetales para crear islas de color. Además, los parterres también eran una oportunidad de proporcionar floración al espacio verde empleando plantas de temporada que aportaran color en épocas en la que el resto del jardín permanece dormido.
Así hemos llegado hasta la actualidad. Ahora podemos ver parterres con col de invierno aportando ese color púrpura característico, el rojo intenso de la flor de pascua en Navidad, el ciclamen de variados colores, los atractivos pensamientos o los crisantemos en otoño. Incluso, plantas en parterres pero que se cultivan en macetas en vez de en la tierra.
El concepto de parterre, en esencia, sigue siendo el mismo. Superficies de tierra delimitadas por caminos, setos y borduras de diversos materiales que protegen en su interior camas florales que representan tramas o patrones de dibujos que nos transportan a épocas pasadas donde se idealizaba el paisaje en el jardín.

Ciclamen en parterre
Ciclamen en parterre
Col de invierno en parterre ajardinado
Col de invierno en parterre ajardinado

Te puede interesar:

Feedback en redes sociales:
También puedes leer:
Este blog se alimenta de tus comentarios ¡gracias por dejarlos!

2 comentarios:

  1. Como siempre amigo José Luis muy buena explicación de los parterres y su evolución. Personalmente, me siguen fascinando pero dejando algunas plantas a su aire sin trabajarlas mucho.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad las opciones que ofrece un parterre son muchas. A mi me sirven para tener una visión espacial de la superficie ajardinada. Un saludo Juan.

      Eliminar