Publicidad

6 de agosto de 2020

Secretos y mentiras de las plantas


Ya lo comenté en otro artículo. Cómo en todos los ámbitos, la jardinería no es ajena a mantener algunos secretos, así como, que surjan algunas mentiras. En este artículo descubrimos que ser precavido y minucioso, aunque pesado, puede librarnos de cometer errores, así como, que el árbol de las mariposas (Buddleja davidii) no es lo mismo que el sauzgatillo (Vitex agnus-cactus), algo que nos puede llegar a parecer por la masa arbustiva que forman y la inflorescencia que poseen.

Mariposa monarca y árbol de las mariposas
Mariposa monarca y árbol de las mariposas 
Imagen de Flensshot en Pixabay

Reconozco que puedo llegar a ser obsesivo. Aunque me paso el día entre plantas y trabajo con la nomenclatura latina sin problemas, siempre que puedo repaso los nombres científicos. Si lo tengo clarísimo y no puedo comprobar, no pasa nada. Pero si tengo la oportunidad, por muy obvio que sea para mi, me gusta repasar los aspectos botánicos del asunto que tengo entre manos.
A pesar de lo que pueda parecer, existen muchos motivos para cambiar el nombre científico de las plantas. Es algo que lleva ocurriendo desde que en el siglo XVIII Carlos Linneo estableciera un nombre en latín para ser usado en el mundo entero, especialmente motivado por la falta de acuerdo entre los botánicos, pero que se ha visto acrecentado en los últimos años con los modernos métodos de clasificación de especies vegetales.
La genética molecular ha permitido establecer diferencias más precisas entre las diferentes plantas. El uso de la información molecular nos sirve para determinar los patrones de descendencia, lo que ha desembocado en una vorágine para replantear la pertenencia de los vegetales a otras familias o géneros. Por todo esto no es de extrañar que aparezcan con frecuencia sinonimias en las nomenclaturas de las plantas.
Mucho antes de las modernas técnicas de científicas que establecen los nombres de las especies vegetales, la clasificación e incorporación en grupos de las distintas plantas se hacia atendiendo a aspectos descriptivos. Y esto es lo que me ha ocurrido alguna vez con el árbol de las mariposas y el sauzgatillo…, bueno eso y mi miopía. De lejos, con poca luz, confundo ambas plantas por la forma que tienen. Pero es mentira que sean la mismas especie vegetal.
Buddleja davidii es una planta muy apreciada en jardines, pues cuando llega la primavera se cubre de mariposas constituyendo un autentico espectáculo natural. Es un arbusto, o arbolillo según se haga poda de formación, de origen asiático pero cuyo cultivo se encuentra muy extendido en espacios verdes de todo el mundo desde que en la década de 1890 empezara a comercializarse como planta ornamental. Las hojas son lanceoladas y verdes con tonalidad grisácea porque se encuentran cubiertos de pelillos blancos, mientras que las inflorescencias forman un cono que puede ser de color púrpura, azul, rosa o blanca. La rusticidad del árbol de las mariposas es tal, que ha llegado a convertirse en planta invasora en algunos lugares.
Vitex agnus-cactus es un arbusto que tiene un origen mucho más próximo. Procede del Mediterráneo, posee una floración muy aromática e, incluso, el sauzgatillo atrae a las mariposas aunque su nombre común no haga referencia a esta circunstancia como ocurre con B. davidii. Las hojas son digitadas, es decir, que parecen dedos de una mano. La inflorescencia, aunque menos copiosa que el árbol de la mariposas, poseen también forma de cono cubierto de pequeñas flores azules.
Desde la primeras descripciones botánicas del árbol de las mariposas y sauzgatillo que sirvieron para realizar las primeras clasificaciones científicas, hasta las modernas técnicas de genética molecular ha llovido mucho. Ambos métodos han servido para arrojar luz a algunos de los secretos que albergan nuestras plantas.

Árbol de las mariposas (Buddleja davidii)
Árbol de las mariposas (Buddleja davidii) 
Imagen de ArmbrustAnna en Pixabay
Sauzgatillo (Vitex agnus-cactus)
Sauzgatillo (Vitex agnus-cactus) 
Imagen de StenPorse en Wikimedia Commons
Sígueme en:
También puedes leer:
Este blog se alimenta de tus comentarios ¡gracias por dejarlos!

2 comentarios:

  1. Muy buena aclaración amigo José Luis. Del árbol de las mariposas poseo dos ejemplares en el jardín y francamente es una pasada por esos bellos racimos florales que suelen atraer a las mariposas.
    Un abrazo y buena semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El árbol de las mariposas es un espectáculo natural y un acierto si lo queremos incorporar a un espacio verde. Un saludo Juan.

      Eliminar