Publicidad

3 de diciembre de 2020

Parque Miraflores

 

Algo bueno que tiene la limitación de movilidad es que me esta permitiendo redescubrir lugares verdes que la fuerza de la costumbre y el pensar que siempre están ahí, han acabado por desaparecer de mi agenda. Además, son espacios con cierto encanto y volver a ellos me permite encontrar detalles que en el pasado pasaron desapercibidos. Es hora de otorgarles una merecida mención.

Sendero Parque Miraflores

Sendero Parque Miraflores

En esta ocasión he vuelto al Parque Miraflores que ostenta el privilegio de ser el parque metropolitano más grande de Sevilla. Noventa hectáreas de superficie verde que se encuentran encorsetadas entre un polígono industrial a un lado y una barriada al otro. Una estrecha lengua de vegetación dividida así mismo en dos parte muy bien diferenciadas por la ronda de circunvalación norte de la ciudad.

La zona sur es la más antigua y paisajista. Se puede recorrer a través de sinuosos caminos y consiste en una superficie irregular con praderas, así como, arbolado de profunda sombra muy apropiada para mitigar los rigores del calor en los períodos del año de altas temperaturas. Esta zona posee un lago natural por lo que es lugar de paso de aves migratorias desde hace muchos años.

Para alimentar el lago hubo que crear un arroyo artificial que bebe del antiguo cauce del Tagarete y que ha creado una de las estampas con más valor ornamental que llevo vistas este otoño. Se trata de un paseo alfombrado con las hojas pardas de los plátanos de sombra y que crea un marco único al canal, el cual refleja en la lámina de agua cielo, nubes y arbolado. Siguiendo este camino llegamos hasta el puente de la alcantarilla que conforma, junto a otros restos, un vestigio histórico de construcciones pasadas que nos dan una idea de como era el entorno del arroyo Tagarete antiguamente.

Para llegar a la zona norte del parque, la más moderna, debemos cruzar un puente que se eleva por encima de la ronda de circunvalación. El puente está ajardinado, una importante obra de ingeniería que se ideó para dar fluidez en el tránsito de la zona antigua a la moderna. Aunque en mi opinión el resultado no alcanza este propósito.

El motivo se debe a que la zona norte del parque rompe bruscamente con el estilo de jardín de la zona sur. No hay una transición equilibrada. La zona norte consta de plazas de superficie no uniforme acompañadas de llamativos colores y extensas praderas en las que salta a la vista que escasea una arboleda que debería ser considerable. Es como si al inicio de la plantación de árboles lo hubieran dejado de pronto y estubiera sin acabar.

Todo el espacio verde recibe el nombre por el Cortijo Miraflores y la Huerta de la Albarrana. Un conjunto catalogado hoy en día como Bien de Interés Cultural y que alberga un asentamiento rural de época romana, una torre almohade que se ubica en el cortijo, un molino de aceite del siglo XVIII, entre otros restos y hallazgos de diferentes épocas. También se les une la Huerta de la Albarrana de la que consta una primera mención de 1285.

En la actualidad, el Parque de Miraflores no ha perdido esa relación con el mundo rural de siglos pasados y podemos observar desde los caminos como crecen los diferentes cultivos de temporada en los huertos urbanos donde los vecinos de la cercana barriada se afanan por obtener las mejores hortalizas.

Paseo plátanos de sombra

Paseo plátanos de sombra

Lago natural

Lago natural

Puente de la alcantarilla

Puente de la alcantarilla

Jardín antiguo

Jardín antiguo

Arboleda

Arboleda

Puente ajardinado sobre carretera de circunvalación

Puente ajardinado sobre carretera de circunvalación

Zona sur del parque

Zona sur del parque

Pradera zona sur

Pradera zona sur

Huertos urbanos

Huertos urbanos

Te puede interesar:


¡Suscríbete a mi canal de YouTube!

Sígueme en:

Facebook

Twitter

También puedes leer en este blog…

Sendero de La Zarcita

Tanque de tormentas

Este blog se alimenta de tus comentarios ¡gracias por dejarlos!

2 comentarios:

  1. Es muy cierto lo que dices amigo José Luis, cuantas zonas bonitas tenemos cerca para visitar y muchas veces, por el mero hecho de saber que están ahí, no volvemos con la frecuencia adecuada. Ese extraordinario parque, hace tantos años que le visité que, prácticamente el recuerdo es casi nulo. Aprovecha que le tienes cerca, aunque te disguste algo el proyecto que acometieron.
    Un abrazo y buen resto de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El parque esta muy bien. Solo echo en falta más arbolado en la zona norte porque en Sevilla suele hacer mucho calor, pero esta parte del parque también tiene elementos positivos. Un saludo Juan.

      Eliminar