Publicidad

25 de marzo de 2021

Frutos que no llegan

 

Hace unas semanas me hicieron una consulta: Mi higuera tiene 40 años y ya no da frutos ¿Cuál pude ser la causa?”. La respuesta corta es que los frutos suelen salir de ramas jóvenes y hay que podar anualmente porque de las ramas viejas cada vez es menos probable obtener frutos. Para entender esto tendremos que adentrarnos en procesos botánicos que explican que ocurre dentro de una planta y la importancia que tiene la renovación de parte de la vegetación. Veamos que luz arroja la respuesta larga a la pregunta inicial.

Rama de higuera

Rama de higuera

Y para eso debemos empezar por decir que las yemas son órganos complejos de las plantas. Meristemo vegetal, o lo que es lo mismo, pequeñas zonas de la planta con células poco diferenciadas, prestas a reproducirse en el momento adecuado para crecer en longitud, así como, crear ramas u hojas nuevas y, por supuesto, obtener la floración correspondiente a la especie vegetal.

Las yemas tienen distintas formas de agruparse en función de diferentes criterios, pero es curioso que independientemente del criterio elegido siempre hay tres tipos. Nosotros vamos a centrarnos en el criterio de la posición y para este caso tenemos yema terminal, cuando la encontramos al final de una rama, yema adventicia, cuando se encuentra en lugares poco usuales como el tronco o la raíces, y yema axilar, la más frecuente y la que nos interesa a nosotros pues es la que nos determina la floración primero y la fructificación después.

Te puede interesar:


¿Qué es una yema axilar o lateral? Se trata de un brote embrionario, formado de tejido meristimático como hemos comentado antes, y que se encuentra localizado en la axila de una hoja. Podemos afirmar que cada una de estas yemas axilares es un brote en potencia, unas se especializan en producir brotes vegetativos (tallos y ramas), y otras en cambio se especializan en producir brotes reproductivos (flores).

Este es el quid de la cuestión que planteamos al principio. Y es que una vez formadas estas yemas axilares, que poseen la capacidad de brotar en flores y por consiguiente obtener de ellas frutos, nos ofrecen dos opciones: pueden brotar de inmediato o permanecer latentes durante un tiempo.

Es posible que tengamos en nuestra planta, con ramas envejecidas, yemas axilares reproductivas que han permanecido latentes con la capacidad de dar flores y frutos. Pero conforme hay más madera y se van sucediendo los brotes reproductivos que se van agotando, ira disminuyendo paulatinamente la fructificación. Al podar un árbol frutal, estamos favoreciendo el rejuvenecimiento de la parte aérea, de manera que siempre tendremos yemas axilares preparadas para realizar su función reproductiva.

También puedes leer:

La roseta de echeveria

Luz mínima

Este blog se alimenta de tus comentarios ¡gracias por dejarlos!

2 comentarios:

  1. Una perfecta y comprensiva explicación amigo José Luis. La poda, siempre es necesaria pero esta creo, debe llevarse a cabo por manos expertas. Antiguamente, abundaban los buenos podadores, hoy en las capitales casi no se encuentran.
    Un abrazo y buena primavera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora que lo comentas, un error muy frecuente es creer que la poda de jardinería es igual a la poda agrícola, pero en realidad la primera tiene un fin ornamental y la segunda productiva. El intrusismo en uno y otro lado ha provocado más de una catástrofe. Coincido contigo en que la poda debe conllevar al menos conocimientos sobre al tema, aunque el ideal es tener experiencia. Un saludo Juan y buen fin de semana.

      Eliminar