Publicidad

2 de septiembre de 2021

Plantas mutantes

 

Los cómics han propiciado que nuestra imaginación vuele cada vez que escuchamos el término mutante, pero al margen de un universo de héroes y villanos, seres con asombrosos superpoderes, la naturaleza ha estado generando mutaciones. Algunas han sido un fracaso y otras todo un éxito y son estas últimas, como veremos en este artículo, las que hoy en día han dado lugar a los seres que pueblan nuestro planeta.

Cultivo de maíz

Cultivo de maíz 

Imagen de Albrecht Fietz en pixabay

Las características que definen la anatomía o estructura de todo ser vivo esta escrita en un código que se oculta en las células. El genoma es algo así como la “biblioteca” que almacena los genes, los cuales a su vez, vienen a ser como los “libros” que contienen la información que define las características de los seres vivos. Esta biblioteca es además única de cada individuo, aunque sea de la misma especie, todos poseemos una redacción que nos hace diferentes. Los cambios son minúsculos, es cierto, pero es que con tan solo cambiar una sola “palabra” de los “libros” que hemos dicho que son los genes, eso nos puede otorgar una habilidad o característica que nos permite evolucionar y adaptarnos ha posibles contratiempos que se presenten en el medioambiente.

La teoría de la evolución se basa en esto. En una población de individuos, por ejemplo un grupo de árboles de la misma especie, existe un árbol que ha sufrido una mutación que lo hace resistente al fuego. Pues bien, un rayo cae y se extiende un incendio por toda la superficie que acaba con esta comunidad de árboles. Al final solo sobrevive el árbol mutante que se propaga y son sus descendientes que han heredado su resistencia al fuego los que han llegado hasta nuestros días.

Te puede interesar:


Una mutación puede inducirse en laboratorio, pero debemos empezar por hablar de plantas mutantes que han aparecido de manera espontánea en la naturaleza debido a tres causas:

1. Errores durante la replicación del ADN: Si tomamos el ejemplo de los “libros” y la “biblioteca”, cada vez que se duplica una célula de tejido vegetal se está realizando una copia de ese material genético. Pero puede cometerse un error al transcribir el código del gen que en nuestro caso será en la transcripción del “libro” y obtendremos una mutación.

2. Daños ocasionales en el ADN: De forma fortuita, pueden producirse incidencias que cambien la transcripción en el código genético que varíe de manera significativa la redacción del “libro”. El resultado es un nuevo gen con unas características diferentes a las que tenía la redacción de origen y por tanto tendremos un nuevo mutante.

3. Elementos genéticos transponibles: Entre 1951 y 1957 la científica estadounidense Barbara McClintock a raíz de ensayos realizados en plantas de maíz, descubrió la existencia de fragmentos de código capaces de desplazarse de un lugar a otro. En el ejemplo del “libro” sería como si cogiésemos una “frase” y la colocáramos en otra parte cambiando de esta manera la redacción y de nuevo obtendríamos otra planta mutante. Estos ensayos llevaron a Barbara McClintock a obtener el Premio Novel en 1983.

Obviamente la realidad en las mutaciones es mucho más compleja y comparar genética con libros es simplificarlo en exceso. Pero puede hacernos entender someramente como aparecen nuevas plantas mutantes en la naturaleza y como ese conocimiento ha sido utilizado para inducir mutaciones en plantas tanto hortícolas como ornamentales.

Y es que el sector de la planta ornamental se encuentra en constante crecimiento, lo que ha propiciado la búsqueda de nuevos vegetales que presenten flores de colores asombrosos o un tamaño apropiado para que haga su cultivo más fácil en casa. Cada año se registran cientos de variedades mutantes de planta ornamental de géneros como Chrysanthemum, Rosa, Dahlia o Alstroemeria. Quizás no tengan poderes maravillosos como los héroes de los cómics que hablamos al principio, pero son plantas mutantes que poseen la capacidad aportar un añadido a la aspecto visual de nuestro rincón verde.

Alstroemeria

Alstroemeria 

Imagen de Jacques GAIMARD en pixabay

También puedes leer:

Las hormigas y el jardín

El mensajero de las plantas

Este blog se alimenta de tus comentarios ¡gracias por dejarlos!

6 comentarios:

  1. Interesante artículo. Yo creo que, todo genoma que se altere de forma natural y voluntaria para una adaptación con el medio, ¡bienvenido sea!, no me parece lo mismo cuando se actúa en laboratorios de forma premeditada ya no solamente en las plantas para obtener nuevos ejemplares, estos, al fin y al cabo, puede ser incluso correcto, pero no estoy de acuerdo que se aplique para cultivos que, de ellos tenemos la base fundamental de una buena parte de nuestra alimentación. No sabiendo con certeza a largo plazo que puede ocurrir.
    Un saludo y buen resto de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juan.

      En la naturaleza no se producen alteraciones "voluntarias", más bien son aleatorias y fortuitas. Unas poquitas si suponen una evolución, pero la mayoría no tienen éxito.

      En cuanto al tema del peligro de vegetales alterados genéticamente, más que en el alimento, considero que el verdadero peligro ecológico está en introducir una especie mejorada en laboratorio porque no sabemos que impacto puede tener en los ecosistemas. Esto mismo se ha realizado en la agricultura desde hace miles de años, desde que se hace mejora vegetal y selección de individuos más productivos o resistentes. Y la agricultura intensiva ya ha supuesto un cambio importante en numerosos hábitats, una práctica que ha alterado la configuración natural de la tierra. ¿Qué ocurre si aceleramos este proceso?. Hemos pasado de un proceso de mejora vegetal que podía tardar muchos años en realizarse a ser prácticamente instantáneo. ¿Puede la naturaleza adaptarse tan rápido a estos cambios?.

      Un saludo y buen fin de semana.

      Eliminar
  2. En mi faceta de ornitocultor la selección y fijación de mutaciones es algo a la orden del día. En las plantas la cosa da para una entrada del blog no... para un blog entero!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo contigo, Mario, es un tema muy amplio.
      Un saludo y buena semana.

      Eliminar
  3. Interesante sin duda José Luis y de acuerdo que lo mas preocupante es de lo que pueda pasar en los ecosistemas. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lola. El problema es que el aspecto del daño que pueda realizarse a los ecosistemas es, desde mi punto de vista, el que menos se tiene en cuenta a la hora del debate sobre plantas mejoradas genéticamente. Esperemos que se tenga más presente de cara al futuro y se establezcan los controles necesarios.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar