Te puede interesar:

17 de noviembre de 2021

¿Cómo se convirtió el abeto en el árbol de Navidad?

 

¿Cómo se convirtió el abeto en el árbol de Navidad? Pues como toda buena historia comenzó hace mucho mucho tiempo y el origen se encuentra en un nombre impronunciable, al menos para mi, Yggdrasil.

Acículas de abeto

Acículas de abeto 

Imagen de Ihtar en pixabay

Cuentan las leyendas, que Yggdrasil es el árbol de la vida o del universo y cuyas raíces y ramas mantienen unidos los nueve mundos de la antigua mitología nórdica. Pero Yggdrasil no solo aparece en la mitología nórdica.

Anteriormente, hay referencias al árbol de la vida en la mitología celta e, incluso, las religiones modernas hacen referencia al árbol que conecta el cielo con el inframundo a través de sus ramas y raíces. La misma historia contada por diversas culturas.

Volviendo a Yggdrasil, lo cierto es que no comenzó siendo un abeto, sino un fresno de hojas perennes. El trascurso de los siglos quiso que esta representación del árbol del universo fuera acogido con especial devoción en la Alemania de la Alta Edad Media.

Con la evangelización de los pueblos germanos, se taló aquel fresno que representaba a Yggdrasil y fue sustituido por una conífera, también de hoja perenne pero con forma de copa piramidal que evocaba el misterio de la Santísima Trinidad. El árbol fue decorado con manzanas y velas.

Te puede interesar:


Transcurrieron los años y poco a poco el uso del árbol de Navidad fue extendiéndose a lo largo y ancho del mundo. Durante los siglos XVIII y XIX fue cuando alcanzó su mayor grado de difusión. Primero entre la nobleza y poco después en hogares más humildes.

En el caso de Dinamarca, en 1808 la condesa Wilhelmine de Holsteinborg popularizó el uso del árbol de Navidad en tierras danesas. Al parecer la condesa se puso en contacto con el famoso escritor de relatos infantiles Hans Christian Andersen que escribió un cuento de hadas llamado El abeto.

El cuento trata sobre un abeto tan impaciente por crecer, tan ansioso por realizar cosas futuras, que olvida vivir el momento. Por ese motivo, el joven abeto envidiaba a otros árboles, como esos que acaban convertidos en mástiles de barcos y viajan por el mundo.

Pero un buen día, siendo aún joven, el abeto es talado y convertido en árbol de Navidad en un hogar. Finalmente, su desilusión es enorme cuando descubre que es el centro de atención solo durante las fiestas navideñas y acaba olvidado en un trastero.

Árbol de Navidad

Árbol de Navidad 

Imagen de Stocksnap en pixabay

Sin entrar en una proporción exacta de como influyó un cuento infantil en la adopción del abeto cómo árbol navideño, parece ser la especie arbórea más empleada para este cometido. Hasta los árboles de Navidad artificiales de la actualidad se basan en las características botánicas del abeto.

Con su atractivo es normal. El abeto, que hace referencia al género Abies, es un grupo de coníferas formado por 55 especies que se encuentra extendido en bosques de coníferas (especies de hoja perenne y con forma de acícula) de Asia, Europa y Norteamérica.

La península ibérica, en especial las sierras de Andalucía, posee un miembro destacado de este género botánico: Abies pinsapo. Un árbol de hasta 25 metros de altura, corteza color gris claro y rígidas acículas se sección cuadrangular.

Resaltan entre la frondosa copa piramidal las piñas grandes y cilíndricas, muy ornamentales, las cuales han contribuido a cimentar el enorme valor estético que posee Abies pinsapo.

Abies pinsapo

Abies pinsapo 

Imagen de Jacinta Lluch Valero en flickr

También puedes leer:

¿Qué aportan los Cedros al jardín?

¿Qué peligros debes tener en cuenta al plantar pino piñonero en el jardín?

Este blog se alimenta de tus comentarios ¡gracias por dejarlos!

2 comentarios:

  1. Hola José Luis. No conocía esta historia, así que muchas gracias por contarla. Este Abeto que menciones es precioso y la verdad es que da pena llevarlo a casa con lo bonito que esta en el bosque. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lola. Estoy completamente de acuerdo contigo, los árboles deben quedarse en el bosque y no ser talados. En la actualidad existen alternativas menos drásticas. Además, podemos utilizar el reciclaje creativo para tener nuestro propio árbol de Navidad en casa.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar