Te puede interesar:

3 de noviembre de 2021

Praderas de oxalis

 

Con la llegada de las primeras lluvias de otoño emergen las praderas de oxalis. Es verdad, se trata de una hierba espontánea no muy deseada en agricultura. Pero cuando surge sin molestar, en terrenos que han sufrido un verano tórrido y donde el amarillo de briznas pajizas fue el único color que se dejó ver, se agrace contemplar el verde de las praderas de oxalis.

Pradera de oxalis

Pradera de oxalis

Oxalis es un género que nombra a un conjunto de hierbas anuales y que puedes confundir fácilmente con otro tipo de hierbas, el trébol. Esto es debido a la forma de las hojas tan similares que poseen ambas plantas. Poniéndome en modo botánico estricto, la mayoría de las hojas de oxalis son trifoliadas (tiene tres folíolos), aunque hay especies con hasta diez. Además, otro rasgo característico es que cada folíolo tiene forma de corazón como el del trébol. Sin embargo, los tréboles pertenecen a la familia de las leguminosas y oxalis pertenece a la familia de las oxalidáceas teniendo sus respectivas diferencias aunque nos cueste encontrarlas a simple vista.

Falso trébol. Pero a pesar de contar con su propia familia botánica, oxalis es conocida con el nombre común de falso trébol, una circunstancia algo injusta porque es un género de hierbas con atractivo ornamental propio. Y no hablo solo de las que crecen libres en una pradera, pues también las hay domesticadas y que se usan para ajardinar espacios verdes.

Te puede interesar:


Me voy por las ramas y he venido a hablar de las praderas naturales de oxalis. Y es que varias especies de oxalis imponen su presencia vegetal en algunos bosques locales. Oxalis pre-caprae parece ser la especie dominante en algunos bosques formados por pinos piñoneros, así como, hace acto de presencia no deseada en cultivos de olivar, cítricos o almendros.

El éxito con el que Oxalis pre-caprae se propaga radica en los bulbos subterráneos que posee. De hecho, en las latitudes donde ha escapado a control es la única forma que tiene para propagarse porque con las condiciones climáticas de estos lugares no llega a fructificar y por tanto producir semillas. Si es posible ver la flor desde septiembre hasta mayo cada año, pues destacan los cinco pétalos amarillos de su flor sobre la pradera verde de hojas.

Sin embargo, la vocación inicial de Oxalis pre-caprae no era ser especie invasora, sino convertirse en planta ornamental. Se empezó a utilizar en jardinería para cubrir de verde parterres pequeños o alcorques pero, como siempre ocurre en estos casos, la falta de conocimientos botánicos de las especies que se cultivan propició que saltase los límites impuestos y los bulbos subterráneos que tiene se mezclaron con el sustrato del jardín, herramientas y calzados llegando más allá del espacio verde.

El caso es que una hierba en sí no es mala, por eso siempre que nos planteamos introducir una nueva especie vegetal en un espacio verde tenemos que ser conscientes de los riesgos que plantea, asesorarnos por personas expertas y establecer las medidas de control necesarias para poder disfrutar de las plantas ornamentales que más nos gusten.

Lo ocurrido con la hierba oxalis, que empezó su andadura como planta ornamental, incluso con especies del género que aún se cultivan con este propósito, y que nos trajo verdes estampas para el otoño, es un ejemplo que nos debe servir para concienciarnos de la importancia que tiene el conocimiento botánico, por mucho que nos guste contemplar las praderas de oxalis.

Oxalis triangularis, planta ornamental

Oxalis triangularis, planta ornamental 

Imagen de Mauricio Mercadante en flickr

También puedes leer:

La hiedra que trepa

Vegetales del futuro

Este blog se alimenta de tus comentarios ¡gracias por dejarlos!

4 comentarios:

  1. Hola José Luis. Sin duda son plantas preciosas y aquí hay unas con flores amarillas que en primavera son un espectáculo y también con florecitas rosa. Aquí les llamamos hierba de la maldición ya que cuando entra en una huerta es una pesadilla. Durante el invierno la parte aérea desaparece con las heladas y vuelven a asomar en mayo. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como he comentado antes, es una hierba espontánea poco deseada. Pero tampoco se le puede negar cierto atractivo.
      Un abrazo Lola.

      Eliminar
  2. Bien controlada es una de las hierbas que me encantan ver, disfrutar y fotografiar.
    Cordiales saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conocimiento botánico y control vegetal, así podemos cultivar las plantas que más nos gustan.
      Un saludo Juan.

      Eliminar