25 de octubre de 2023

Jardín de Lautaret: Refugio botánico en las cumbres de los Alpes

 

En las alturas de los majestuosos Alpes franceses, donde las montañas se alzan imponentes y la naturaleza se presenta en su máxima expresión de belleza y resistencia, se encuentra un curioso rincón llamado Jardín Botánico Alpino de Lautaret.

Mucho más que simple refugio para la flora alpina, en este artículo hablamos de un santuario de la biodiversidad y una ventana a la historia de la botánica.

Vistas desde el Jardín Alpino de Lautaret

Vistas desde el Jardín Alpino de Lautaret 

© Louise Feige

Historia que comienza a finales del siglo XIX, un período de gran intensidad en lo que al estudio vegetal se refiere y que quedó plasmada especialmente en los jardines botánicos.

Te puede interesar:


El interés que suscitaban las plantas alpinas, hermosas a la par que resistentes a condiciones adversas, propició que se crearan con su correspondiente espacio para ello, colecciones específicas de estas especies vegetales en jardines botánicos del mundo entero.

Centro de visitantes

Centro de visitantes 

© Guillaume Baviere

Pero la pasión por las plantas alpinas no quedó recluida únicamente en determinadas superficies de jardines botánicos, pues fue más allá y se crearon jardines única y exclusivamente con vegetación de alta montaña. Este es el caso del Jardín Botánico Alpino de Lautaret, un lugar donde las plantas alpinas son las protagonistas.

Un poco de historia

En 1899, Jean-Paul Lachmann, profesor de la Universidad de Granoble, se propuso una misión: crear jardines de montaña para estudiar y proteger la flora alpina. Fundó tres de estos jardines en los Alpes, uno de ellos en el paso de Lautaret.

Cumbre de los Alpes

Cumbre de los Alpes 

© Gilles Péris y Saborit

Sin embargo, el difícil acceso a través de las montañas, lo complicado del mantenimiento y un presupuesto escaso, obligaron a Lachmann a centrarse únicamente en el Jardín de Lautaret.

Casi medio siglo después de su fundación, durante la Segunda Guerra Mundial, el jardín botánico primero sufrió el paso de tropas alemanas, luego fue ocupado por una compañía italiana aliada y finalmente sufrió varios saqueos.

Vegetación alpina

Vegetación alpina 

© Alexandre Dolique

A las perdidas humanas que incluyen personas ilustres como Aguste Prével, Jefe de Cultivo del jardín, hay que sumar el estado desolador en el cual acabó el lugar: documentos, libros, instrumentos, muebles, todo fue robado, mientras el techo de la edificación era perforado por las balas. Los mulos de los soldados y el ganado del Lautaret devastaron las plantaciones y se sustrajeron selectivamente las plantas más raras.

Colecciones botánicas

Colecciones botánicas 

© Guillaume Baviere

Todo quedó en estado de abandono durante 11 años, pero finalmente se inició un proceso de reconstrucción del jardín incluyendo la recuperación, en la medida de lo posible, de las colecciones dañadas.

Plantas alpinas nativas

Hoy en día, entre las especies que prosperan en este entorno, algunas de forma espontánea, encontramos plantas como Dryas octopetala, Vaccinium uliginosum, V. vitis-iodea, V. myrtillus, Centaurea uniflora, Arnica montana y Swertia perennis.

Dryas octopetela

Dryas octopetela 

© Marie Anne K

Dryas octopetala, pertenece a la familia Rosaceae y se caracteriza por sus matas bajas, hojas dividas y flores blancas. Vaccinium uliginosum es un arbusto de la familia Ericaceae que produce pequeñas bayas. Centaura uniflora, miembro de la familia Astaraceae, destaca por su única flor en un largo tallo.

Vaccinium myrtillus

Vaccinium myrtillus 

© Gris Arendal

Arnica montana, de la familia Astaraceae, es una planta perenne con flores amarillas utilizada en la elaboración de productos naturales. Swertia perennis, de la familia Gentianaceae, sorprende con sus flores azules o violetas.

Centaura uniflora

Centaura uniflora 

© Alexandre Dolique

No obstante, el jardín no se limita a estas plantas nativas. Reúne especies de la flora alpina de diversas cordilleras montañosas del mundo, como los Pirineos, los Cárpatos, el Cáucaso, el Himalaya y las Montañas Rocosas.

Arnica montana

Arnica montana 

© Gilles Péris y Saborit

Tesoro de biodiversidad, el Jardín Botánico de Lautaret constituye un testimonio vivo de la pasión y dedicación de aquellos que han trabajado para preservar la belleza y la importancia de la flora alpina.

Swertia perennis

Swertia perennis 

© Henna Ke.

Cada planta que se encuentra aquí nos habla de la resistencia y la adaptación de la vida a la alta montaña, una lección que nos inspira a cuidar y conservar la diversidad de nuestro planeta.

Así que, si alguna vez tienes la oportunidad de visitar los Alpes franceses, no olvides explorar este singular jardín. Te sumergirás en un mundo de maravillas botánicas y aprenderás a apreciar la belleza de la flora alpina como nunca antes.

También puedes leer:

Islas botánicas

Plantas mutantes

Este blog se alimenta de tus comentarios ¡gracias por dejarlos!

4 comentarios:

  1. Hola José Luis. Sin duda las plantas alpinas son maravillosas, aquí en el mes de junio y julio una visita a la alta montaña es sentirse en el paraíso, se acelera el corazón con tanta belleza. Así que sin duda este jardín será un lugar maravilloso. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Hola Lola! Qué gozada pasear por esos paisajes alpinos que tienes tan cerquita. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  3. servifress.es

    Las plantas alpinas, creciendo en altitudes extremas, ofrecen un espectáculo de resistencia y belleza. Sus aromas, variados y sutiles, reflejan la pureza del aire montañoso, transportándonos a un mundo sereno y fresco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pedro. Coincido, son todo un espectáculo estas plantas de alta montaña.
      Un saludo.

      Eliminar