5 de diciembre de 2023

El encanto atemporal del jardín cottage

 

En la campiña inglesa del siglo XIX surgió una inquietud notable en la relación entre naturaleza y jardín. En medio de una sociedad que abrazaba la industrialización, destacó un deseo por conectar nuevamente con la belleza bucólica de lo natural. En este escenario es donde nace al cautivador jardín de estilo cottage, un lugar donde la naturaleza se abraza con la creatividad humana en un baile armonioso.

Vista a través del jardín cottage

Vista a través del jardín cottage 

© Jack Holloway

El origen del jardín cottage se entrelaza con el movimiento romántico, ese fervor por la naturaleza que se reflejaba en el arte, la literatura y la filosofía de la época. Originalmente asociado con las casas de campo rurales, este jardín buscaba romper con la rigidez de los diseños formales precedentes. En lugar de geometrías perfectas y simetrías, en vez de controlar meticulosamente el espacio verde, se apostaba por la belleza espontánea, la sensación de entorno natural y crear una sinergia con la naturaleza.

Te puede interesar:


Es más, al principio el jardín cottage tenía una proyección práctica en donde igual importancia tenían los vegetales de los que obtener productos de la huerta como las flores de carácter principalmente ornamental. Con el tiempo lo práctico decidió terreno, nunca mejor dicho, a lo ornamental y hoy en día no es tan frecuente encontrar en este tipo de jardines plantas para obtener hortalizas y frutos.

Diseño del jardín cottage

La esencia del jardín cottage reside en su diseño aparentemente caótico pero cuidadosamente controlado. Se crean senderos serpenteantes que invitan a la exploración, bordes con formas orgánicas y plantaciones densas que celebran la diversidad de colores y texturas. En lugar de estructuras rígidas, encontramos pérgolas cubiertas de enredaderas, bancos de madera escondidos entre flores y encantadores rincones que invitan a la contemplación.

Diseño aparentemente caótico

Diseño aparentemente caótico 

© Mike Finn

En el diseño de estos jardines, se aspira a una belleza desordenada que emula la naturaleza en su máximo esplendor. A través de la combinación de plantas herbáceas, flores silvestres y arbustos, se crea un lienzo vivo donde las estaciones danzan con la floración continua y los colores vibrantes.

Combinación de plantas herbáceas, flores silvestres y arbustos

Combinación de plantas herbáceas, flores silvestres y arbustos 

© Mark

El jardín cottage se convierte así en un oasis de encanto y romanticismo, un espacio que transporta a los visitantes a una época donde el ritmo de la vida se mezcla armoniosamente con la naturaleza.

Plantas más frecuentes utilizadas en jardines cottage

La selección de plantas es crucial en la construcción de este paraíso floral. Entre las más frecuentes se encuentran las rosas, símbolos clásicos de belleza y fragancia. Las peonías, con sus exuberantes flores, se suman a la sinfonía de colores, mientras que la lavanda aporta su fragancia y tonos púrpuras al paisaje. Las silvestres, con su encanto natural, se entrelazan con las hortensias y las verbenas, añadiendo capas de textura y color al jardín.

Rosa en jardín cottage

Rosa en jardín cottage 

© Kristie

Peonia

Peonia 

© Kuromeri

Las hierbas aromáticas como el romero, la salvia y la menta no solo deleitan los sentidos con sus aromas, sino que también atraen a polinizadores, añadiendo vida al entorno. Las clemátides trepadoras dan una dimensión vertical, cubriendo pérgolas y paredes con sus flores vibrantes.

Verbena

Verbena 

© Rob Hodgkins

Clematis

Clematis 

© Michael Levine

Algunos jardines cottage de renombre

En la rica historia de los jardines cottage, existen algunos rincones que han dejado una huella imborrable en el mundo de la jardinería. Lugares como Hidcote Manor Garden, en Inglaterra, son testimonios vivientes del arte y la creatividad que subyace en este estilo de jardín. Diseñado por Lawrence Johnston en la década de 1900, Hidcote es célebre por sus “habitaciones de jardín”. Áreas divididas por setos y muros que crean atmósferas únicas y cautivadoras. Los cambios de escenarios son notables al atravesar sus diferentes secciones, cada una con su tema y plantación específica, llevando a los visitantes en un viaje emocional a través de la naturaleza.

Hidcote Manor Garden

Hidcote Manor Garden 

© Mark

Asimismo, Sissinghurst Castle Garden, otro tesoro inglés, cautiva con su encanto particular. Concebido por Vita Sackville-West y Harold Nicolson en la década de 1930, este jardín es un collage de colores, texturas y formas. Sus parterres de flores, cuidadosamente dispuestos con tonalidades vibrantes, y su torre en ruinas ofrecen una estampa que parece extraída de un cuadro impresionista. La combinación de diseño formal e informal crea una armonía única, capturando la esencia misma del jardín cottage en cada rincón.

Sissinghurst Castle Garden

Sissinghurst Castle Garden 

© Mark

Estos jardines icónicos han influenciado y cautivado a generaciones de amantes de la jardinería, mostrando cómo la imaginación y la pasión pueden moldear la naturaleza en creaciones que trascienden el tiempo y deleitan los sentidos. Son testimonios vivientes de la belleza atemporal y la evocadora elegancia que emana del jardín cottage, recordándonos que la unión entre la tierra y la creatividad humana esconde un retorno a la simplicidad y la belleza desordenada. Un lugar donde la armonía entre el hombre y la naturaleza se refleja en cada flor, en cada rincón y en cada sendero serpenteante.

También puedes leer:

Jardín de Lautaret: Refugio botánico en las cumbres de los Alpes

Flores y otras peculiaridades de las fucsias

Este blog se alimenta de tus comentarios ¡gracias por dejarlos!

2 comentarios:

  1. registrosakashicos.online
    Los jardines son santuarios de tranquilidad, donde la naturaleza susurra paz. Entre flores y verdes hojas, la mente se serena, creando un espacio ideal para la meditación y el rejuvenecimiento del espíritu

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy totalmente de acuerdo, no hay nada que me relaje más que pasear y disfrutar por un espacio verde apreciando cada pequeño detalle.
      Gracias por tu comentario. Un saludo.

      Eliminar